¿Es­tán a sal­vo las pen­sio­nes?

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN - Gior­gio Se­men­za­to CEO de Fi­ni­zens

La irrup­ción de Co­vid-19 ha pues­to pa­tas arri­ba la economía, no so­lo pú­bli­ca, sino tam­bién la pri­va­da e in­di­vi­dual de ca­da per­so­na, afec­tan­do a su po­der ad­qui­si­ti­vo ac­tual y fu­tu­ro y, por ende, im­pac­tan­do en los pla­nes de pen­sio­nes. El pri­mer tri­mes­tre de 2020 ha si­do uno de los más vo­lá­ti­les que re­cuer­dan los mer­ca­dos glo­ba­les des­de la cri­sis de 2008. Es­ta sin­gu­lar y de­li­ca­da si­tua­ción po­ne, de nue­vo, en el cen­tro del hu­ra­cán la preo­cu­pa­ción por el fu­tu­ro fi­nan­cie­ro de las per­so­nas. Y es que, la in­cer­ti­dum­bre que ca­rac­te­ri­za a es­ta nue­va nor­ma­li­dad que es­ta­mos vi­vien­do no ha­ce sino au­men­tar la in­quie­tud en torno a si los aho­rros se­rán su­fi­cien­tes cuan­do lle­gue la ju­bi­la­ción. ¿Es­tán a sal­vo las pen­sio­nes?

La si­tua­ción ac­tual que es­ta­mos vi­vien­do ace­le­ra­rá la di­fu­sión de los pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos, ya que las per­so­nas se en­cuen­tran an­te la cre­cien­te ne­ce­si­dad de com­ple­men­tar la pen­sión pú­bli­ca de ca­ra al fu­tu­ro. El es­ce­na­rio desea­ble se­ría que ca­da per­so­na des­ti­na­se una por­ción de los gas­tos de con­su­mo in­di­vi­dua­les a la apor­ta­ción a pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos, pa­ra así ase­gu­rar­se una ju­bi­la­ción sin so­bre­sal­tos y sin com­pro­me­ter sus pro­pias fi­nan­zas in­di­vi­dua­les, es­pe­cial­men­te con­si­de­ran­do la co­yun­tu­ra en la que nos en­con­tra­mos de­bi­do al Co­vid-19. Por ello, es ne­ce­sa­rio bus­car una so­lu­ción que ga­ran­ti­ce el po­der ad­qui­si­ti­vo de las per­so­nas una vez se re­ti­ren de su vi­da la­bo­ral pa­ra que no de­pen­dan de un sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes que, ade­más, en Es­pa­ña es ca­da vez más de­fi­cien­te por re­sul­tar in­sos­te­ni­ble y por­que la ofer­ta de pla­nes pri­va­dos que ofre­ce el sec­tor ban­ca­rio tra­di­cio­nal es in­su­fi­cien­te.

Da­das las in­efi­cien­cias es­truc­tu­ra­les del sec­tor de pla­nes de pen­sio­nes tra­di­cio­na­les y ban­ca­rios, que im­pac­tan ne­ga­ti­va y no­ta­ble­men­te en el pa­tri­mo­nio de los in­ver­so­res, y con­si­de­ran­do si­tua­cio­nes co­mo la que ha traí­do el Co­vid-19, en la que los aho­rros que­dan re­le­ga­dos a un se­gun­do plano pa­ra prio­ri­zar los gas­tos co­mu­nes y dia­rios, el plan de pen­sio­nes pri­va­do ideal pa­ra com­ple­men­tar la pen­sión pú­bli­ca de­be apor­tar es­ta­bi­li­dad y los me­jo­res re­sul­ta­dos sea cual sea la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca o el mo­mén­tum de los mer­ca­dos.

Pa­ra lo­grar­lo, la ges­tión pa­si­va se con­fi­gu­ra co­mo la op­ción más be­ne­fi­cio­sa al pre­sen­tar co­mi­sio­nes más ba­jas y ren­ta­bi­li­da­des his­tó­ri­cas más ele­va­das. Su en­fo­que in­de­xa­do, lar­go­pla­cis­ta y ul­tra­di­ver­si­fi­ca­do son los tres es­cu­dos que, uni­dos, pro­te­gen a los pla­nes de pen­sio­nes de la fu­tu­ra, y se­gu­ra, vo­la­ti­li­dad. De es­ta for­ma, se ob­ten­drá el ma­yor ren­di­mien­to po­si­ble a pe­sar de las em­bes­ti­das del mer­ca­do y de las caí­das de la Bol­sa que, co­mo ha su­ce­di­do en es­te pri­mer tri­mes­tre de 2020, pue­den ace­char en cual­quier mo­men­to. Así, el buen fu­tu­ro fi­nan­cie­ro de las per­so­nas es­ta­rá a sal­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.