¿Qué di­fe­ren­cias hay en­tre la ren­ta bá­si­ca y el in­gre­so mí­ni­mo vi­tal?

El in­gre­so mí­ni­mo vi­tal (IMV), que se ha con­ver­ti­do en te­ma de no­to­ria ac­tua­li­dad con la im­ple­men­ta­ción por par­te del Go­bierno de Es­pa­ña de es­ta me­di­da a par­tir de ju­nio, es una pres­ta­ción muy ex­ten­di­da en Europa. El IMV lo en­con­tra­mos des­de los 400 eu­ros

El Economista - elEconomista Pensiones - - EL INFORME - Vi­cen­te Nie­ves. Fo­tos: iS­tock

En una era de cre­cien­te de­sigual­dad eco­nó­mi­ca y de ele­va­do ries­go pa­ra el fu­tu­ro del tra­ba­jo, al­gu­nas pro­pues­tas co­mo la ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal (RBU) o el in­gre­so mí­ni­mo vi­tal (IMV) han ido ga­nan­do re­le­van­cia co­mo po­si­bles pa­lia­ti­vos an­te la trans­for­ma­ción que es­tán su­frien­do las eco­no­mías, que pue­de ver­se ace­le­ra­da por la cri­sis del co­ro­na­vi­rus, de­jan­do a mi­les de per­so­nas fue­ra del mer­ca­do la­bo­ral. Sin em­bar­go, aun­que re­sul­ta ha­bi­tual me­ter en el mis­mo sa­co am­bos con­cep­tos, la ren­ta bá­si­ca y el in­gre­so mí­ni­mo son pres­ta­cio­nes com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Sin ir más lejos, la pri­me­ra no se apli­ca de for­ma es­tric­ta en nin­gún país del mun­do, mien­tras que la se­gun­da es una pres­ta­ción muy ex­ten­di­da en los paí­ses desa­rro­lla­dos y, so­bre to­do, en Europa, don­de el Es­ta­do de Bie­nes­tar es más po­de­ro­so que en otras re­gio­nes avan­za­das.

Por un la­do, el in­gre­so mí­ni­mo vi­tal es una pres­ta­ción con unos pa­rá­me­tros muy cla­ros, que sue­le ir di­ri­gi­da a co­lec­ti­vos so­cia­les muy des­fa­vo­re­ci­dos, con ba­jos in­gre­sos y que sue­len for­mar par­te de la po­bla­ción ac­ti­va (bus­can­do tra­ba­jo) si es­tán en con­di­cio­nes pa­ra ello. Por ejem­plo, el IMV en el que es­tá tra­ba­jan­do el Go­bierno de Es­pa­ña se en­tre­ga­rá ba­jo unos re­qui­si­tos que ha de cum­plir el be­ne­fi­cia­rio du­ran­te el pe­rio­do que es­té re­ci­bien­do la pres­ta­ción. En­tre ellos des­ta­ca la ne­ce­si­dad de bus­car tra­ba­jo y es­tar en dis­po­si­ción de in­cor­po­rar­se al mer­ca­do la­bo­ral, te­ner unos in­gre­sos muy ba­jos, a la par que se eva­lua­rá el pa­tri­mo­nio del in­di­vi­duo pa­ra de­ci­dir si pue­de ac­ce­der a es­ta pres­ta­ción. De lo con­tra­rio, es­tos be­ne­fi­cia­rios sal­drían del pro­gra­ma de in­gre­so mí­ni­mo vi­tal.

Lle­ga­rá en ma­yo a Es­pa­ña

El in­gre­so mí­ni­mo pre­ten­de crear una es­pe­cie de red o sue­lo pa­ra to­das aque­llas per­so­nas que ca­re­cen de los in­gre­sos su­fi­cien­tes pa­ra man­te­ner un ni­vel de vi­da digno. Es­ta pro­pues­ta lle­ga­rá al Con­se­jo de Mi­nis­tros en ma­yo des­pués

de co­te­jar da­tos en­tre CCAA y la Ad­mi­nis­tra­ción Cen­tral pa­ra eva­luar có­mo coor­di­nar es­ta pres­ta­ción que aho­ra es com­pe­ten­cia de las au­to­no­mías.

Por el con­tra­rio, la RBU es un pro­gra­ma en el que se ha­ce una trans­fe­ren­cia di­rec­ta de di­ne­ro, de for­ma in­con­di­cio­nal -se tra­ba­je o no, te de­di­ques a bus­car em­pleo o a pa­sear por la pla­ya-, y es pa­ra to­da la po­bla­ción, se­gún la de­fi­ne el Banco Mun­dial en un li­bro pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te de­di­ca­do al es­tu­dio de la ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal. De es­te mo­do, la ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal llega a to­dos los ciu­da­da­nos en for­ma de de­re­cho, sin que és­tos ten­gan que cum­plir nin­gún re­qui­si­to. Es­to a ve­ces ge­ne­ra cier­tas du­das en­tre los teó­ri­cos: ¿de­be­ría re­ci­bir­la un ase­sino que ha cum­pli­do su con­de­na? O ¿a qué edad se de­be ad­qui­rir el de­re­cho pa­ra re­ci­bir­la?

Por otro la­do, la ren­ta bá­si­ca se­ría mu­cho más ca­ra de fi­nan­ciar, pues­to que cu­bre a to­da la po­bla­ción de for­ma in­con­di­cio­nal. La ma­yor par­te de las oca­sio­nes en las que se ha pues­to a prue­ba un pro­gra­ma así, la idea fi­nal era sus­ti­tuir to­das las pres­ta­cio­nes exis­ten­tes por una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal, lo que re­du­ci­ría los cos­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos de ges­tio­nar de­ce­nas de pres­ta­cio­nes. Sin em­bar­go, se po­dría que­dar cor­ta -en tér­mi­nos mo­ne­ta­rios- pa­ra las per­so­nas que más lo ne­ce­si­tan, mien­tras que se­ría re­dun­dan­te pa­ra los ciu­da­da­nos con ma­yo­res in­gre­sos, que tam­bién la per­ci­bi­rían. Es­tas son al­gu­nas de las crí­ti­cas a la RBU.

El in­gre­so mí­ni­mo y su ex­ten­sión

El IMV es­tá muy ex­ten­di­do, mien­tras que con la RBU so­lo se han rea­li­za­do prue­bas con po­co éxi­to. En uno de los úl­ti­mos tra­ba­jos pu­bli­ca­dos por Eu­ros­tat so­bre el IMV se ex­pli­ca­ba que en los 35 paí­ses ana­li­za­dos exis­tía al­gún ti­po de in­gre­so mí­ni­mo vi­tal, so­la­men­te “en Bul­ga­ria los pro­gra­mas son muy li­mi­ta­dos, par­cia­les o po­co sis­te­má­ti­cos, es­tan­do res­trin­gi­dos a ca­te­go­rías li­mi­ta­das de per­so­nas y no cu­bren a mu­chos de los que ne­ce­si­tan apo­yo”, des­ta­ca­ba el in­for­me.

Da­do que ca­da país tie­ne unos es­tán­da­res de vi­da di­fe­ren­tes y con unos cos­tes dis­tin­tos, re­sul­ta más ajus­ta­do a la reali­dad sa­ber qué por­cen­ta­je de la ren­ta dis­po­ni­ble me­dia del país al­can­za el in­gre­so mí­ni­mo vi­tal. No es lo mis­mo una pres­ta­ción de 300 eu­ros en Por­tu­gal que en Di­na­mar­ca. Se­gún los da­tos de la OCDE de 2019, Ja­pón es el país que ma­yor co­ber­tu­ra ofre­ce con un IMV que re­pre­sen­ta el 65% de la ren­ta dis­po­ni­ble me­dia del país, se­gui­do de Ir­lan­da (1.450 eu­ros al mes) con una co­ber­tu­ra del 64% y Ho­lan­da del 60% (1.400 eu­ros men­sua­les).

La ren­ta bá­si­ca no se im­ple­men­ta en nin­gún país com­ple­to aho­ra mis­mo

Es­te in­gre­so mí­ni­mo vi­tal bus­ca me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas en ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.