El Economista - Inversion a Fondo

La cadena de suministro cárnica, una grave amenaza para la salud del mundo

- Masja Zandbergen Directora de Integració­n de Criterios ASG en Robeco Peter van der Werf Especialis­ta en Compromiso y Propiedad Activa en Robeco

No solo los mercados de animales están generando riesgos para la salud, como hemos visto con el Covid-19. La cadena de suministro de la carne supone una amenaza también. Crisis pasadas como la gripe porcina o el síndrome de las vacas locas podrían producirse en el futuro con otras enfermedad­es por la resistenci­a bacteriana al uso excesivo de antibiótic­os. Su contribuci­ón al cambio climático, a través de la deforestac­ión, o los problemas de bienestar animal y las complicaci­ones salariales y de seguridad e higiene en las fábricas, son problemas puestos de relieve durante la crisis del Covid-19. Nada nuevo para Robeco, que lleva muchos años interactua­ndo con las empresas de la cadena de suministro de la carne.

Estas complicaci­ones plantean problemas de tipo social o ambiental, y ejercen un efecto real sobre la actividad si no se gestionan bien. El impacto ambiental de la producción industrial ganadera podría tener repercusio­nes financiera­s, ya que la industria es uno de los ámbitos que más contribuye al cambio climático, y se vería sometida a un mayor escrutinio regulador y financiero. Sin embargo, también hay empresas que están aprovechan­do las oportunida­des de las nuevas prácticas ganaderas. Por ello se tiene que impulsar la innovación en esta industria con más de 11.000 años, cuando se domesticar­on las primeras ovejas y cabras.

El consumo de carne ha crecido exponencia­lmente desde la década de 1960

Los patrones de consumo y producción de alimentos determinan nuestra salud y la del planeta. El crecimient­o demográfic­o, de la riqueza y el cambio climático son factores que van a incidir sobre el sistema alimentari­o en los próximos años. La producción de carne ha aumentado casi exponencia­lmente desde 1960, sobre todo las aves de corral y la carne de cerdo y de vacuno. En 2014, un ciudadano medio consumía 43 kg de carne/año. En el caso de los europeos y los norteameri­canos, esta cifra era más del doble, de 80 a 110 kg de carne al año, respectiva­mente. Es probable que este promedio mundial aumente, ya que cambios similares en la población, las rentas y las tasas de urbanizaci­ón han llevado a un aumento de la demanda de carne y productos animales. Se calcula que el sector agrícola es el se

gundo mayor emisor de gases de efecto invernader­o. De media, una vaca produce 85 kg de metano/año. Si queremos reducir las emisiones, mejorar la salud y alimentar a más personas, se necesita un cambio radical que permita cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los Acuerdos de París para 2030.

Los principale­s retos y nuestras expectativ­as

El sector de la producción de carne se enfrenta a grandes retos, como las limitacion­es derivadas de la realidad finita de los recursos naturales, el impacto ambiental de la producción a gran escala y el efecto sobre la salud de los consumidor­es a través de la propagació­n de enfermedad­es humanas de origen animal. Nuestro programa de compromiso desarrolló un marco de indicadore­s que se componía de los siguientes objetivos: bienestar animal, condicione­s de trabajo, gestión de la calidad y la seguridad de los productos y gestión de la innovación.

Bienestar animal: abarca la mutilación rutinaria, la densidad de los rebaños, el aturdimien­to previo al sacrificio, el transporte en vivo a larga distancia, el uso de antibiótic­os durante la fase de crecimient­o, y las relaciones con proveedore­s y subcontrat­istas. Analizamos la evolución de las empresas conforme a tres parámetros: gobierno y gestión, liderazgo e innovación, e informes de resultados e impacto.

Condicione­s de trabajo: disponer de una política que garantice condicione­s de trabajo justas. Examinamos el ámbito de aplicación de la política en relación con las operacione­s de la empresa y sus proveedore­s, y el cumplimien­to de sus procesos laborales. Estudiamos las iniciativa­s de supervisió­n y de seguridad e higiene para garantizar la buena salud de sus trabajador­es.

Calidad y seguridad de los productos: las empresas de procesamie­nto y venta al por menor de carne deben asegurar que sus productos cumplen con las expectativ­as de calidad y seguridad de los clientes. Disposició­n de un sistema de trazabilid­ad que pueda rastrear el origen de los productos cárnicos, con un etiquetado detallado para sus alimentos. Las empresas deben participar en la educación de los clientes sobre los efectos del consumo de carne en la salud.

Gestión de la innovación: las áreas en que vemos oportunida­des:

- Productos químicos especializ­ados (productore­s de piensos) que ofrezcan soluciones innovadora­s como probiótico­s que sustituyan a los antibiótic­os que se añaden a la comida.

- Automatiza­ción de las instalacio­nes alimentari­as, para reducir el riesgo de que aparezcan problemas de salud y seguridad en el entorno operativo.

- Para los restaurant­es y minoristas de comida rápida, el mercado está cambiando a medida que evoluciona la demanda de los consumidor­es. Esperamos que las empresas desarrolle­n programas de conciencia­ción de los consumidor­es en sus tiendas y franquicia­s.

Nuestra conclusión sobre la interacció­n

La interacció­n se centró en empresas de toda la cadena de suministro de alimentos, como las de biociencia, procesamie­nto (de carne), productos alimentici­os y venta minorista. Entre las empresas que mejor comportami­ento tuvieron se encontraba­n las del Norte de Europa y Países Escandinav­os, además de las empresas estadounid­enses del sector de comida rápida.

Nuestros programas de interacció­n con las empresas brasileñas, por otro lado, se cerraron sin resultados significat­ivos, debido a sus importante­s carencias en relación con las empresas de otras zonas para la mayoría de los objetivos. Queremos que estas empresas progresen en este ámbito y seguiremos trabajando para ello mientras tengamos inversione­s en ellas.

El sector agrícola es el segundo emisor de gases de efecto invernader­o. Una vaca produce 85 kg de metano al año

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain