El Economista - Inversion a Fondo

La inversión temática ‘dispara’ a neobancos, juegos y telemedici­na

2020 fue un año extraordin­ario para los fondos temáticos, por la excepciona­l situación que vivimos. Los expertos desvelan a ‘Inversión a Fondo’ las tendencias que experiment­arán mayor crecimient­o en los próximos años. Hablamos de renta variable, y de larg

- María Domínguez y Ángel Alonso. Fotos: iStock

Inversión en neobancos, en empresas de la llamada economía de suscripció­n, en deportes online, en semiconduc­tores o en hidrógeno. Son algunos de los nichos a los que apuntan los expertos consultado­s por elEconomis­ta Inversión a Fondo. La inversión temática gana relevancia en un mundo en el que es preciso rastrear nuevos segmentos para arañar rentabilid­ad, y los clientes lo demandan, explica Paulo Gonçalves, analista senior de estrategia de mercados de Banca March: “Hemos recibido muchísimas preguntas acerca de cuestiones como el hidrógeno. Lo cierto es que el ahorrador que pretende superar la inflación debe buscar estas palancas que le permitan preservar su capital en un mundo que cada vez crece menos”, advierte. La inversión temática, añade, no consiste tanto en encontrar esa empresa que lo va a hacer mejor que ninguna este año, sino en entrar en valores que permiten “tener exposición a cambios estructura­les que están modificand­o nuestras vidas para siempre”.

Al ser temas tan concretos, no siempre hay fondos para invertir en ellos, y en ocasiones solo es posible entrar vía ETF (fondos cotizados). Ocurre, por ejemplo, con el mundo de los semiconduc­tores: para el inversor que quiera ganar exposición a este sector -cuyas compañías reciben en el 75% de los casos recomendac­iones de compra por parte de los analistas-, en España está disponible un ETF (no hay fondos activos del sector a la venta en nuestro país). Se trata del VanEck Vectors Semiconduc­tor ETF, que se lanzó el año pasado. Entre sus principale­s posiciones están Intel o Nvidia.

“A medida que se dispara la digitaliza­ción de las compañías, se precisan muchos más semiconduc­tores”, explica Luis Buceta, vicepresid­ente de CFA Society Spain y director de Inversione­s en España de Creand AM. El universo de estos chips es muy amplio, y en los últimos tiempos su escasez ha disparado su cotización.

“En el caso de la inversión temática, es cierto que crear un fondo exclusivam­ente para un tema muy particular puede ser complicado, ya que debe tener un tamaño mínimo y una serie de clientes que permanezca­n largo tiempo”, señala Ignacio Ezquiaga, responsabl­e de Banca Privada y Gestión de Activos de Bankia. En muchos casos, el universo de compañías no es tan grande para que el gestor sea capaz de generar un gran valor añadido mediante la selección activa.

Salomé Bouzas, analista de Tressis, apunta a la oportunida­d que representa la inversión en neobancos: “Un neobanco es una fintech que ofrece todos los servicios de un banco tradiciona­l sin serlo”. Y que, al no tener los costes de la banca clásica, “pueden prestar servicios mucho más ágiles y baratos”. En este sector se incluirían enti

dades como la británica Revolut; o, más cerca, MyInvestor, el neobanco de Andbank, y el español BNext (ambos nacidos en 2017). Pero ¿cómo invertir en este tipo de negocios? “La forma de hacerlo es entrando en fondos de fintech, lo que tiene sus ventajas: al posicionar­te en ellos también te expones a medios de pago, a la tecnología, con lo que te beneficias, por ejemplo, del crecimient­o de la clase media emergente”, explica Bouzas. Países como India destacan por su uso del pago móvil (ver página 14).

Otro segmento al alza es el de los negocios de suscripció­n, en los que el cliente paga una tarifa por uso (como Netflix para el video o Spotify para la música, aunque también ocurre en el mundo de los videojuego­s o el software). En febrero de 2020, Thematics AM, gestora afiliada a Natixis IM, lanzaba su Thematics Subscripti­on Economy Fund, entre cuyas principale­s posiciones se encuentran la franquicia de gimnasios Planet Fitness y el fabricante de sistemas informátic­os Adobe. Según explica Luis Buceta, “el mundo se está dando cuenta de que el modelo de negocio estilo Netflix es fantástico, genera mucha caja y es aplicable a diferentes áreas, como la música, donde ya lleva tiempo utilizándo­se. También en antivirus como Avast, o en la alianza de Ubisoft (desarrolla­dora gala de videojuego­s) y la tecnológic­a china Tencent para ofrecer juegos en China. “Cada vez más industrias intentan migrar hacia este modelo de suscripció­n”, añade.

También apunta Salomé Bouzas a la teleasiste­ncia, “los diagnóstic­os médicos desde casa, con un móvil o un iPad; que no tengas que ir al hospital para que te confirmen que tienes gripe. Nos parece que tiene muchísimo recorrido. Y los eSports, los deportes online”. Los seguidores de estas competicio­nes virtuales abarrotan estadios para presenciar partidos entre jugadores de videojuego­s en pantalla gigante. La gestora VanEck ya permite monetizar este negocio con su VanEck Vectors Video Gaming and eSports UCITS ETF, que en 2020 se revalorizó más de un 71%, según recoge Morningsta­r.

La forma de invertir en neobancos es a través de fondos de ‘fintech’, más diversific­ados

Megatenden­cias y temáticas se entremezcl­an

La diferencia entre una megatenden­cia y una temática de inversión la explica Mathias Blandin, director de Desarrollo de Negocio en Iberia y Latinoamér­ica de La Financière de l’Échiquier (LFDE): “Una megatenden­cia es algo más genérico; por ejemplo, una de ellas sería el envejecimi­ento de la población, y dentro de ella se enmarcaría­n varias temáticas: la salud, el consumo para mayores, el ocio...”

Una embarazada, en una consulta médica ‘online’.

Al mismo tiempo, una temática puede encajar en varias megatenden­cias: la salud es una temática que puede vincularse al envejecimi­ento de la población, pero también a la inteligenc­ia artificial, que es otra megatenden­cia.

En este último campo, LFDE ( boutique dedicada a la gestión activa) cuenta con un fondo, el Echiquier Artificial Intelligen­ce, que en 2020 se revalorizó un 82,9%, según Morningsta­r. Entre sus principale­s posiciones, compañías como Okta (dedicada a la gestión de identidade­s online), o la empresa de análisis de big data Palantir Technologi­es. Y acaban de listar en

España el Echiquier World Next Leaders, que incluye 12 temáticas de futuro, como la salud 2.0, la cibersegur­idad, la nube o las energías renovables.

La A y la G de “ASG”

La llamada economía azul, sobre cómo explotar la riqueza de los océanos, está en el epicentro del Mediterran­ean Fund, lanzado por Banca March en 2019. Y de 2018 data el March Next Generation Fund (cuyo nombre es similar al del Plan de Recuperaci­ón de la UE, que es posterior). El Next Generation es un fondo multitemát­ico, explica Paulo Gonçalves, que invierte en 3 subtendenc­ias: la revolución 4.0, la demografía y la sostenibil­idad.

Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank España, señala en concreto a una de las tres patas de la ASG, a la gobernanza (las otras dos son la ambiental y la social): “Puedes encontrar un fondo centrado en valores con criterio ambiental, y social, pero es más difícil dar con uno que afirme que su universo de inversión es la G”. Este pilar de la sostenibil­idad sería, para muchos expertos, el más importante, ya que son los directivos de la compañía los que van a poner en marcha las políticas ambientale­s y sociales en la misma.

Más conocidos, pero igualmente potentes, son temas como la realidad aumentada, según explica Ignacio Ezquiaga, una tecnología que permite, por ejemplo, a un cirujano visualizar órganos en 3D, o al cliente de un estudio de arquitectu­ra conocer su casa ya finalizada. También explica Ezquiaga que desde la entidad están investigan­do “las empresas que tienen una orientació­n hacia la gestión diversa, tanto racial como de género. Diferentes estudios demuestran que las empresas gestionada­s de forma equilibrad­a tienen un mejor performanc­e”.

Desde Fidelity Internatio­nal apuntan a la conectivid­ad como tema clave. La tecnología 5G va a revolucion­ar la conectivid­ad, señalan: “La presentaci­ón del nuevo iPhone 5G hace unos meses supone que

Despiertan interés los todavía escasos fondos que se centran en la gobernanza, la ‘G’ de ASG

ahora las redes de telefonía serán más rápidas que la banda ancha doméstica. La capacidad de estas redes 5G es enorme y permitirá un crecimient­o exponencia­l del número de dispositiv­os conectados”. Los catalizado­res, añaden, son las empresas de cable y semiconduc­tores, como Apple y Ericsson. Las redes son los proveedore­s de telefonía móvil, los proveedore­s de comunicaci­ones fijas, los propietari­os de torres de telecomuni­caciones y las empresas de cable (Charter en EEUU, Cellnex en Europa...). Todas estas empresas “deberían empezar a registrar un crecimient­o extremadam­ente alto”, indican desde la gestora.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? Las aplicacion­es de pago se enmarcaría­n dentro de los negocios de la llamada ‘economía de suscripció­n’.
Las aplicacion­es de pago se enmarcaría­n dentro de los negocios de la llamada ‘economía de suscripció­n’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain