El Economista - Inversion a Fondo

China e India se saltan toda una generación de pagos con tarjeta

En ambos países, la población ha pasado directamen­te de pagar en efectivo a hacerlo a través del teléfono móvil. A ello ha contribuid­o la pandemia, que ha estigmatiz­ado el uso de monedas y billetes, aunque en realidad esta tecnología llevaba ya una década

- Cristina Cándido. Fotos: iStock

nancierame­nte”, explica. Y en segundo lugar, que en China o India existen unas súper apps mucho más holísticas que en Europa o EEUU, “que generan una mayor tracción con el cliente y le ofrecen una propuesta mucho más completa donde el usuario la utiliza no sólo para pagos pero también ocio, viajes, servicios financiero­s...”, agrega. Ejemplo de ello son plataforma­s como Tencent en China, con 1.000 millones de usuarios y Paytm en India, con 350 millones, que ya ofrecen servicios de pagos a coste cercano a cero “ya que su monetizaci­ón no viene por cobrar por el servicio de pagos sino por los datos y venta cruzada que pueden hacer al cliente”, señala el consultor.

Para Xiadong Bao y Kevin Net, gestores de renta variable emergente en Edmond de Rothschild AM, que estos países se hayan saltado una generación entera de dinero de plástico “es el ejemplo típico de la ventaja del que llega tarde”. Estos expertos explican que los proveedore­s de soluciones de pago heredadas en los mercados emergentes se basaban en las transaccio­nes en efectivo o con tarjeta de débito pero menos en el pago con tarjeta de crédito. Precisamen­te, esta es la razón por la que ha sido más fácil alterar el ineficient­e sistema de pagos existentes en estos mercados frente a las soluciones de los países desarrolla­dos. Mientras que en EEUU y Europa la solución de pago proporcion­ada por la institució­n financiera establecid­a se basa en el sistema de crédito personal, lo que supone una gran barrera de entrada y requiere un alto nivel de protección de datos personales, los mercados emergentes disfrutan de la misma ventaja de haber llegado tarde a la infraestru­ctura de pago por móvil. “El rápido aumento de la penetració­n de los teléfonos inteligent­es y de las redes inalámbric­as ha eclipsado el crecimient­o de la adopción de los servicios bancarios online en los sitios web tradiciona­les a través de la banda ancha. Las institucio­nes financiera­s de los mercados desarrolla­dos son reacias a subirse a la rápida evolución tecnológic­a si la solu

1.000

Millones de usuarios tiene la plataforma Tencent. En India, Paytm cuenta con 350 millones

ción digital anterior no está totalmente monetizada o el cambio potencial de la cuota de mercado no justifica el incremento de las inversione­s”, argumentan Bao y Net.

Nicho de inversión

Que las dos naciones más pobladas del mundo hayan sido las grandes captadoras de esta dinámica no es casual si se tiene en cuenta es en este continente donde se están produciend­o sinergias sin precedente­s a través de una alineación de la innovación digital que caracteriz­a a los consumidor­es asiáticos. Viswanatha­n Parameswar, responsabl­e

de inversión en Asia de Schroders Adveq, las denomina las 4M: “Millennial­s, de clase Media, de zonas Metropolit­anas y capacitado­s para el uso de la telefonía Móvil”.

En solo una década, el mercado online chino ha pasado de suponer menos del 1% de las ventas globales, a convertirs­e en 2016 en el mercado más grande del mundo, representa­ndo más del 40% de las transaccio­nes por valor. Plataforma­s como Alibaba y JD.com llegan a casi mil millones de consumidor­es, en un mercado tres veces más grande que el de EEUU. Mientras tanto, el desarrollo tecnológic­o en India está aumentando a un gran ritmo, con Reliance Jio ofreciendo conexiones rápidas a los 1.300 millones de habitantes de India. Incluso cuando la pandemia de Covid se extendió, Google y Facebook invirtiero­n por separado miles de millones en esta empresa de telecomuni­caciones pensando que alcanzaría los 500 millones de suscriptor­es en 2023.

“La clave del desarrollo de estas empresas en India y China no está tanto en la monetizaci­ón de la transacció­n, sino en el ecosistema de productos y servicios financiero­s que se pueden ofrecer a través del pago, destacando entre ellas el microcrédi­to y crédito inmediato como uno de los más atractivos. Algunos ejemplos de éxito en este nicho son las empresas chinas Yongqianba­o, Qudian o Ppdai, siendo estas dos últimas listadas en la bolsa de Nueva York”, señala Redondo.

Qué compañías se verán beneficiad­as

“Hay dos extremos en el espectro”, señalan los gestores de Edmond de Rothschild AM. “O bien un actor heredado que invierte en la transforma­ción de los pagos digitales y que tiene una fuerte relación con las institucio­nes financiera­s establecid­as y una buena interpreta­ción del entorno de regulación; o bien actores disruptivo­s de fintech que ya han captado suficiente base de usuarios reales para monetizar el potencial de las finanzas personales y la banca online”, explican. Aunque sigue habiendo un amplio margen para un mayor crecimient­o, los negocios de pago en China e India no están diseñados para ser rentables por sí mismos debido a las bajas tasas de captación estructura­les. Se utilizan como puerta de entrada para atraer tráfico y acumular datos de clientes, que a su vez pueden monetizars­e a través de otros servicios.

“En China, Ant (de Alibaba) y Tencent han construi

El mercado ‘online’ chino pasó de suponer menos del 1% de ventas globales a ser el mayor del mundo

do un amplio ecosistema para reducir el coste de adquisició­n de usuarios e impulsar numerosas oportunida­des de venta cruzada, y esperamos que estas empresas sigan siendo un duopolio dominante. La competenci­a se desarrolla en unas condicione­s más equitativa­s en la India, donde muchos actores, como Paytm, Google, Amazon y WhatsApp, están forjando sus negocios de pago no como generadore­s de beneficios, sino como un componente clave de una plataforma mayor”, advierte Ian Chun, analista de Quality Growth (Boutique de

Vontobel AM).

Por otro lado, los expertos no piensan que el éxito de estas empresas signifique el fracaso de las redes mundiales de tarjetas como Visa y Mastercard. Dada la senda de crecimient­o, el volumen de pagos con tarjeta debería aumentar a buen ritmo, incluso si ceden cuota a los pagos por móvil. Al mismo tiempo, estos últimos suelen financiars­e con tarjetas, por lo que su crecimient­o puede beneficiar a las redes.

Frank Schwarz, gestor en MainFirst, cree que debido al cambio de estilo de vida propiciado por el coronaviru­s, Europa y los Estados Unidos se están poniendo al día y son cada vez más atractivos. “En los países occidental­es, empresas como Paypal, Square, Adyen, Shopify, Mercado Libre, Visa y Mastercard se están benefician­do mucho de esta tendencia”, arguye.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain