Fin de fies­ta del tu­ris­mo sa­ni­ta­rio

El Economista - Sanidad - - PORTADA - JUAN MAR­QUÉS

Los tu­ris­tas sa­ni­ta­rios pa­sa­rán por ca­ja es­te ve­rano. To­dos los ex­tran­je­ros que no ten­gan con­ve­nio con Es­pa­ña de­be­rán pa­gar sus tra­ta­mien­tos y los eu­ro­peos ten­drán que acre­di­tar su se­gu­ro, se­gún la nue­va normativa so­bre de­re­cho de re­si­den­cia en Es­pa­ña

Fin de la ba­rra li­bre sa­ni­ta­ria pa­ra ex­tran­je­ros. Las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas ya han da­do ins­truc­cio­nes pa­ra co­brar la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria que reciben los ex­tran­je­ros en los cen­tros y hos­pi­ta­les pú­bli­cos es­pa­ño­les.

Es el ca­so de los am­bu­la­to­rios ca­ta­la­nes, que co­bra­rán to­das las vi­si­tas de tu­ris­tas de paí­ses que no ten­gan un con­ve­nio de se­gu­ro con Es­pa­ña. Los cen­tros de aten­ción pri­ma­ria de la red ca­ta­la­na han ins­ta­la­do ya los da­tá­fo­nos pa­ra pa­sar las tar­je­tas de cré­di­to, una vez que el Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de Sa­lud (ICS) ha apro­ba­do la nue­va or­den de pre­cios so­bre las pres­ta­cio­nes sa­ni­ta­rias, que no se ac­tua­li­za­ba des­de 2005. El ge­ren­te del ICS, Joaquim Ca­sa­no­vas, ha se­ña­la­do in­clu­so que es pre­fe­ri­ble que se ha­ga con tar­je­ta pa­ra evi­tar la cir­cu­la­ción de di­ne­ro.

La sa­ni­dad ca­ta­la­na pre­vé fac­tu­rar 70 mi­llo­nes de eu­ros por la ac­ti­va­ción de es­tos co­bros, es­pe­cial­men­te por ac­ci­den­tes de tra­ba­jo y de trá­fi­co. Es una mues­tra de que los cam­bios in­tro­du­ci­dos en la re­for­ma sa­ni­ta­ria del Go­bierno ya es­tán en mar­cha.

Ade­más, los eu­ro­peos y sus fa­mi­lia­res que quie­ran pa­sar más de tres me­ses en Es­pa­ña sin tra­ba­jar de­be­rán acre­di­tar que es­tán cu­bier­tos por un se­gu­ro mé­di­co pú­bli­co o pri­va­do, que pro­por­cio­ne asis­ten­cia du­ran­te su re­si­den­cia, y dis­po­ner de

re­cur­sos eco­nó­mi­cos su­fi­cien­tes pa­ra man­te­ner­se du­ran­te su es­tan­cia “pa­ra sí y pa­ra los miem­bros de su fa­mi­lia”.

No se tra­ta más que de adap­tar co­rrec­ta­men­te a Es­pa­ña la normativa eu­ro­pea y apli­car la mis­ma va­ra de me­dir que el res­to de paí­ses, “pa­ra no con­ver­tir­se en una car­ga pa­ra la asis­ten­cia so­cial de Es­pa­ña du­ran­te su pe­rio­do de re­si­den­cia”. Es lo que exi­ge la nue­va Or­den Mi­nis­te­rial de Pre­si­den­cia so­bre en­tra­da, li­bre cir­cu­la­ción y re­si­den­cia en Es­pa­ña de ciu­da­da­nos eu­ro­peos, que en­tró en vi­gor el pa­sa­do 11 de ju­lio, y que per­mi­ti­rá fac­tu­rar “de ma­ne­ra rá­pi­da y di­rec­ta al país de ori­gen”, se­gún el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. Los ex­tran­je­ros de­be­rán ade­más ins­cri­bir­se en el Re­gis­tro Cen­tral de Ex­tran­je­ros.

El Go­bierno va ce­rran­do así al­gu­nas de las mu­chas vías de agua de la sa­ni­dad pú­bli­ca que de­nun­ció el Tri­bu­nal de Cuen­tas y que cos­ta­ron a Es­pa­ña 917 mi­llo­nes de eu­ros en 2009, al no fac­tu­rar­se la aten­ción sa­ni­ta­ria de cer­ca de 700.000 ex­tran­je­ros que ya te­nían cu­bier­ta es­ta pres­ta­ción por sus paí­ses de ori­gen.

Es­pa­ña sólo emi­te fac­tu­ras por un to­tal de 103.672 pen­sio­nis­tas a sus paí­ses de ori­gen mien­tras que, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, el nú­me­ro de pen­sio­nis­tas ex­tran­je­ros em­pa­dro­na­dos es Es­pa­ña al­can­za los 231.364, lo que arro­ja una di­fe­ren­cia de 127.692 per­so­nas por las que Es­pa­ña no per­ci­be nin­gu­na cuo­ta, apun­tan des­de Sa­ni­dad. Hay un uso abu­si­vo “de­li­be­ra­do” del sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­pa­ñol por par­te de ex­tran­je­ros, co­mo de­nun­ció el Tri­bu­nal de Cuen­tas en un in­for­me de fis­ca­li­za­ción so­bre la aten­ción sa­ni­ta­ria a per­so­nas no es­pa­ño­las.

Co­mo ex­pli­có la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ana Ma­to, el ob­je­ti­vo es “evi­tar que ha­ya ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros con sol­ven­cia eco­nó­mi­ca que pue­dan, me­dian­te la­gu­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas o re­cu­rrien­do a la pi­ca­res­ca, be­ne­fi­ciar­se pa­ra ac­ce­der sin de­re­cho y gra­tis a los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios de Es­pa­ña”.

Los tu­ris­tas sin con­ve­nio o sin se­gu­ro son al­gu­nas de las mu­chas for­mas de be­ne­fi­ciar­se de la sa­ni­dad es­pa­ño­la. En otros ca­sos, Es­pa­ña es­tá pres­tan­do asis­ten­cia a per­so­nas pro­te­gi­das por la Se­gu­ri­dad So­cial de Por­tu­gal y de Fran­cia que se tras­la­dan a Es­pa­ña sólo con la fi­na­li­dad es­pe­cí­fi­ca de be­ne­fi­ciar­se de la aten­ción sa­ni­ta­ria es­pa­ño­la.

La re­for­ma obli­ga tam­bién a los ex­tran­je­ros en Es­pa­ña que no es­tén re­gis­tra­dos ni au­to­ri­za­dos co­mo re­si­den­tes en Es­pa­ña a acre­di­tar su con­di­ción de ase­gu­ra­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial an­tes del 31 de agos­to o se les re­ti­ra­rá la tar­je­ta sa­ni­ta­ria. Sólo ten­drán ac­ce­so a las ur­gen­cias en ca­sos de par­tos, cui­da­dos pe­diá­tri­cos y en­fer­me­dad gra­ve o ac­ci­den­te.

Al­gu­nas co­mu­ni­da­des, co­mo Ca­ta­lu­ña, An­da­lu­cía o el País Vas­co, ya han avi­sa­do de que in­cum­pli­rán la re­for­ma del Go­bierno que de­ja sin tar­je­ta a los ex­tran­je­ros irre­gu­la­res en Es­pa­ña. Des­de al­gu­nas ONG co­mo Mé­di­cos del Mun­do se ta­cha de apart­heid sa­ni­ta­rio. La Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na tam­bién ga­ran­ti­za­rá la co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria de los sin pa­pe­les en Aten­ción Pri­ma­ria a tra­vés de una tar­je­ta sa­ni­ta­ria nue­va “con ca­rác­ter ex­cep­cio­nal y tran­si­to­rio”. El ór­gano fis­ca­li­za­dor tam­bién ad­vier­te del “ele­va­do cos­te eco­nó­mi­co” de la asis­ten­cia a ex­tran­je­ros eu­ro­peos o de paí­ses con con­ve­nio bi­la­te­ra­les fir­ma­do con Es­pa­ña sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos su­fi­cien­tes. “Di­cha si­tua­ción ha im­pli­ca­do un gra­ve per­jui­cio eco­nó­mi­co, en es­pe­cial en cuan­to a la im­po­si­bi­li­dad de ga­ran­ti­zar el re­em­bol­so de los gas­tos oca­sio­na­dos por la pres­ta­ción de ser­vi­cios mé­di­cos a los eu­ro­peos, tal y co­mo ha se­ña­la­do el Tri­bu­nal de Cuen­tas”, ex­pli­ca el preám­bu­lo de la Or­den. “Se en­ten­de­rá, en to­do ca­so, que los pen­sio­nis­tas cum­plen con es­ta con­di­ción si acre­di­tan, me­dian­te la cer­ti­fi­ca­ción co­rres­pon­dien­te, que tie­nen de­re­cho a la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria con car­go al Es­ta­do por el que per­ci­ben su pen­sión», ex­pli­ca el tex­to. Por su par­te, a quie­nes va­yan a vi­vir más de tres me­ses tra­ba­jan­do en Es­pa­ña tam­bién se les exi­gi­rá una de­cla­ra­ción de con­tra­ta­ción del em­plea­dor, un cer­ti­fi­ca­do la­bo­ral, un con­tra­to re­gis­tra­do en el Ser­vi­cio de Em­pleo o la acre­di­ta­ción del al­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial.

La asis­ten­cia a ex­tran­je­ros eu­ro­peos o de paí­ses con con­ve­nios bi­la­te­ra­les con Es­pa­ña su­ma un co­lec­ti­vo de 453.349 per­so­nas y cos­tó en 2009 a las ar­cas au­to­nó­mi­cas 451,48 mi­llo­nes de eu­ros.

EE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.