La per­ti­naz llu­via de deu­da sa­ni­ta­ria

El Economista - Sanidad - - ACTUALIDAD - JUAN MAR­QUÉS

La lí­nea de cré­di­to abier­ta por el Go­bierno su­po­ne un res­pi­ro pa­ra mu­chos la­bo­ra­to­rios y em­pre­sas, pe­ro el sec­tor de­nun­cia que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas no es­tán compu­tan­do nue­vas fac­tu­ras

La­bo­ra­to­rios, em­pre­sas de tec­no­lo­gía sa­ni­ta­ria, bo­ti­cas o clí­ni­cas pri­va­das han co­bra­do ya la ma­yor par­te de sus fac­tu­ras pen­dien­tes, gra­cias al Plan de Pa­go a Pro­vee­do­res del Go­bierno. La cuen­ta es mi­llo­na­ria. A cie­rre de 2011, la deu­da sa­ni­ta­ria as­cen­día a 11.599 mi­llo­nes de eu­ros sólo en me­di­ca­men­tos hos­pi­ta­la­rios y pro­duc­tos y tec­no­lo­gías sa­ni­ta­rias. Otra par­te, has­ta su­mar más de 15.000 mi­llo­nes de eu­ros, co­rres­pon­de a las far­ma­cias y la ac­ti­vi­dad con­cer­ta­da.

Tan­to Far­main­dus­tria, co­mo la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Em­pre­sas de Tec­no­lo­gía Sa­ni­ta­ria (Fe­nin), han agra­de­ci­do es­ta in­yec­ción de li­qui­dez pa­ra que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas can­ce­len me­dian­te cré­di­to las deu­das an­te­rio­res al pa­sa­do 1 de enero co­mo un ma­ná caí­do del cie­lo, tras su lar­ga tra­ve­sía por el de­sier­to re­cla­man­do pa­gos con re­tra­sos su­pe­rio­res a los 800 días en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ba­lea­res, Cas­ti­lla y León o Can­ta­bria.

El plan di­se­ña­do por el Go­bierno es oxí­geno pu­ro pa­ra el sec­tor y así lo ha re­co­no­ci­do co­mo un “he­cho ex­tra­or­di­na­rio”, “un com­pro­mi­so cum­pli­do” o “la ma­yor ope­ra­ción de sa­nea­mien­to de la deu­da sa­ni­ta­ria ja­más rea­li­za­da en Es­pa­ña”. De los 17.718 mi­llo­nes des­ti­na­dos al pa­go de fac­tu­ras atra­sa­das en una pri­me­ra fa­se, 7.583 co­rres­pon­den a pro­vee­do­res sa­ni­ta­rios, se­gún el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. A fi­nal de año, hay com­pro­me­ti­dos un to­tal de 12.110 mi­llo­nes pa­ra abo­nar el res­to de fac­tu­ras sa­ni­ta­rias, el 73 por cien­to del mon­tan­te to­tal pre­vis­to de 35.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. No se­rá el cien por cien de lo adeu­da­do por­que Ga­li­cia, País Vas­co y Na­va­rra no se han su­ma­do al acuer­do.

Pe­ro la di­cha ha du­ra­do po­co. Las au­to­no­mías vuel­ven a guar­dar fac­tu­ras en el ca­jón que no es­tán compu­tan­do en el presupuest­o de 2012, ni se es­tán con­ta­bi­li­zan­do en los pla­nes de ajus­te. Los im­pa­gos en el pri­mer se­mes­tre del año ro­zan los 3.000 mi­llo­nes de eu­ros con los la­bo­ra­to­rios y las em­pre­sas de tec­no­lo­gía, a lo que hay que aña­dir los im­pa­gos por va­lor de 480 mi­llo­nes de las re­ce­tas a las far­ma­cias va­len­cia­nas, en­tre otras co­mu­ni­da­des. La se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Fe­nin, Margarita Al­fon­sel, ex­pli­ca a Ecosa­ni­dad que “es­tán cons­ta­tan­do que las co­mu­ni­da­des es­tán vol­vien­do a la mis­ma di­ná­mi­ca”, lo que es­tá pro­vo­can­do “mu­cha in­tran­qui­li­dad” en el sec­tor. Fe­nin se ha reuni­do ya con los con­se­je­ros au­to­nó­mi­cos y ha re­mi­ti­do al mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cristóbal Mon­to­ro, el de­ta­lle de los im­pa­gos de 2012, que as­cien­den ya a 1.391 mi­llo­nes de eu­ros, y han so­li­ci­ta­do par­ti­ci­par en la Co­mi­sión de Se­gui­mien­to de la deu­da crea­da por el Eje­cu­ti­vo.

El in­cre­men­to de la deu­da sa­ni­ta­ria por par­te de las re­gio­nes de­ja en pa­pel mo­ja­do el com­pro­mi­so del Go­bierno de prio­ri­zar los pa­gos a los pro­vee­do­res. Los de­seos se es­tán es­tre­llan­do con­tra la cru­da reali­dad de unas co­mu­ni­da­des con las ar­cas va­cías que, más pron­to que tar­de, ten­drán que re­co­no­cer las nue­vas deu­das.

Far­main­dus­tria y Fe­nin pro­po­nen que el me­ca­nis­mo de fi­nan­cia­ción in­clu­ya las obli­ga­cio­nes pen­dien­tes de pa­go del pri­mer se­mes­tre y que se uti­li­ce el so­bran­te del plan de pa­go pa­ra afron­tar la deu­da de 2012, con el fin de cum­plir la Ley de Es­ta­bi­li­dad Pre­su­pues­ta­ria y la Ley de Lu­cha con­tra la Mo­ro­si­dad, aun­que re­co­no­cen que se tra­ta de un “par­che más en la fi­nan­cia­ción sa­ni­ta­ria”. Y es que la sa­ni­dad pú­bli­ca vuel­ve a re­cu­rrir a los pro­vee­do­res pa­ra fi­nan­ciar­se. Pri­me­ro fue­ron los la­bo­ra­to­rios y las com­pa­ñías de tec­no­lo­gía, lue­go fue el turno de las far­ma­cias, lo que ha pro­vo­ca­do la as­fi­xia fi­nan­cie­ra de mu­chas bo­ti­cas, al te­ner el 75 por cien­to de su fac­tu­ra­ción com­pro­me­ti­da con el sis­te­ma pú­bli­co. Es­tá por ver si es­ta ten­den­cia a fi­nan­ciar­se con el apla­za­mien­to de los pa­gos pue­de afec­tar a los pro­pios pen­sio­nis­tas, ya que el nue­vo sis­te­ma de apor­ta­ción far­ma­céu­ti­ca obli­ga a los ciu­da­da­nos a ade­lan­tar el 10 por cien­to del pre­cio de las re­ce­tas y a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas a de­vol­ver las can­ti­da­des que su­peren los 8, 18 y 60 eu­ros en có­mo­dos pla­zos de tres o seis me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.