Vis­ta gor­da en el frau­de sa­ni­ta­rio

El Economista - Sanidad - - PORTADA - JUAN MAR­QUÉS

El Go­bierno des­ta­pa que 200.000 tra­ba­ja­do­res se ha­cen pa­sar por pen­sio­nis­tas pa­ra no pa­gar me­di­ca­men­tos, pe­ro ni la Se­gu­ri­dad So­cial ni nin­gu­na co­mu­ni­dad abre ex­pe­dien­te a los in­frac­to­res.

Has­ta aho­ra nin­gún Go­bierno se ha­bía atre­vi­do a po­ner ci­fra al uso frau­du­len­to de la tar­je­ta de pen­sio­nis­ta pa­ra ob­te­ner los me­di­ca­men­tos gra­tis en Es­pa­ña. El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad ha si­do el pri­me­ro en cru­zar y de­pu­rar las ba­ses de da­tos de los mi­nis­te­rios de Tra­ba­jo, Ha­cien­da y Sa­ni­dad pa­ra apli­car el nue­vo co­pa­go far­ma­céu­ti­co. ¿El re­sul­ta­do? Cer­ca de 200.000 tra­ba­ja­do­res fi­gu­ran co­mo be­ne­fi­cia­rios de la tar­je­ta de un pen­sio­nis­ta.

El cos­te del frau­de de las tar­je­tas pue­de su­pe­rar los 450 mi­llo­nes de eu­ros. La ci­fra avan­za­da por Sa­ni­dad re­pre­sen­ta el 2 por cien­to del to­tal de ti­tu­la­res de una tar­je­ta sa­ni­ta­ria y, se­gún el pro­fe­sor de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fabra Jau­me Puig-Ju­noy, pue­de su­po­ner un cos­te de en­tre el 4 y el 5 por cien­to del gas­to far­ma­céu­ti­co, “pues­to que con la gra­tui­dad el gas­to es mu­cho más ele­va­do”, sos­tie­ne es­te ex­per­to.

A pe­sar de es­tas ci­fras mi­llo­na­rias, des­de que la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ana Ma­to, dio la alar­ma el pa­sa­do 25 de ju­nio, ni su de­par­ta­men­to, ni el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Se­gu­ri­dad So­cial (INSS), ni nin­gu­na co­mu­ni­dad han de­ci­di­do por aho­ra de­nun­ciar o san­cio­nar el frau­de de la tar­je­ta sa­ni­ta­ria pa­ra sa­car me­di­ca­men­tos gra­tis.

Es más, la Jun­ta de An­da­lu­cía no tie­ne cons­tan­cia de nin­gu­na irre­gu­la­ri­dad y ha pe­di­do de­ta­lle de la in­for­ma­ción que ma­ne­ja el Go­bierno so­bre el frau­de de las tar­je­tas sa­ni­ta­rias sin ob­te­ner nin­gu­na res­pues­ta, se­gún fuen­tes de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad con­sul­ta­da por EcoSa­ni­dad, que acha­can la de­nun­cia del Mi­nis­te­rio a la “es­tra­te­gia de cul­pa­bi­li­zar a los ciu­da­da­nos”. En

Ca­ta­lu­ña ca­da tres me­ses cru­zan sus da­tos con el INSS y sólo ad­mi­ten 2.000 tar­je­tas irre­gu­la­res, so­bre to­do de be­ne­fi­cia­rios de ti­tu­la­res que han fa­lle­ci­do, mien­tras que Ma­drid sólo tie­ne re­gis­tra­das a 2.323 per­so­nas co­mo be­ne­fi­cia­rios de la car­ti­lla de otra per­so­na.

El Go­bierno de Ara­gón ha si­do el úni­co has­ta la fe­cha en ci­frar en 16.000 ca­sos el uso frau­du­len­to de la tar­je­ta sa­ni­ta­ria. De los 27.000 ca­sos en los que la si­tua­ción del ciu­da­dano no se co­rres­pon­día a la reali­dad, por­que ha­cían uso de una con­di­ción de pen­sio­nis­ta fal­sa, en el 60 por cien­to de las oca­sio­nes ha te­ni­do un im­pac­to eco­nó­mi­co pa­ra las ar­cas regionales, se­gún re­co­no­ce la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad.

Pe­ro el Eje­cu­ti­vo ara­go­nés tam­bién ade­lan­ta que no san­cio­na­rá a los fal­sos pen­sio­nis­tas por una in­ter­pre­ta­ción de los he­chos que fa­vo­re­ce la pre­sun­ción de inocen­cia del usua­rio al ale­gar que se tra­ta de un uso in­de­bi­do fru­to del des­co­no­ci­mien­to. Un ate­nuan­te que, des­de lue­go, no apli­can en la Agen­cia Tri­bu­ta­ria al con­tri­bu­yen­te. La ac­tua­li­za­ción de la ba­se de da­tos ha­rá “im­po­si­ble” que vuel­van a pro­du­cir­se irre­gu­la­ri­da­des y frau­des, sos­tie­ne la Con­se­je­ría de Ara­gón.

Y es que la sa­ni­dad pa­re­ce un mun­do apar­te don­de el man­tra de “pú­bli­ca, uni­ver­sal y gra­tui­ta” co­bi­ja abu­sos y frau­des que no se cas­ti­gan. “El frau­de en la gra­tui­dad de los me­di­ca­men­tos ha si­do un he­cho co­no­ci­do de ha­ce mu­cho tiem­po y to­le­ra­do en la me­di­da en la que no se ha ac­tua­do”, ase­gu­ra Jau­me Puig-Ju­noy. En su opinión, la ci­fra de 200.000 ac­ti­vos col­ga­dos de un pen­sio­nis­ta co­mo be­ne­fi­cia­rios “po­ne de re­lie­ve no sólo la pi­ca­res­ca na­cio­nal, sino la in­jus­ti­fi­ca­ble fal­ta del im­pres­cin­di­ble con­trol de la gra­tui­dad por par­te del INSS”, sos­tie­ne es­te ex­per­to, a quien le cues­ta en­ten­der “que no se pi­dan res­pon­sa­bi­li­da­des a quie­nes han fa­ci­li­ta­do es­te frau­de”.

Los ser­vi­cios au­to­nó­mi­cos de ins­pec­ción de las con­se­je­rías sí han de­mos­tra­do que con me­dios ade­cua­dos pue­den ser efi­ca­ces, aun­que a cuen­ta­go­tas. En An­da­lu­cía, por ejem­plo, cin­co di­rec­to­res de cen­tros ge­riá­tri­cos de la pro­vin­cia de Cá­diz (un cen­tro en San­lú­car, dos en Jerez y otros dos en San Fernando) fue­ron impu­tados por un de­li­to de es­ta­fa a fi­na­les de ju­nio por el uso frau­du­len­to de tar­je­tas sa­ni­ta­rias de per­so­nas que ya ha­bían fa­lle­ci­do. La in­ves­ti­ga­ción, lle­va­da a ca­bo por la Guar­dia Ci­vil a ins­tan­cias de la de­nun­cia pre­sen­ta­da por la Ins­pec­ción de Far­ma­cia de la Jun­ta de An­da­lu­cía, re­fle­ja las bol­sas de frau­de que exis­ten en la sa­ni­dad es­pa­ño­la.

Tam­bién en el ám­bi­to so­cio­sa­ni­ta­rio, La Rio­ja ha des­cu­bier­to un 3,8 por cien­to de frau­de en las ayu­das vin­cu­la­das a la de­pen­den­cia, in­clu­sión so­cial y pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas, tras re­vi­sar 9.245 ex­pe­dien­tes y rea­li­zar ins­pec­cio­nes en más de 3.000 do­mi­ci­lios. La Ad­mi­nis­tra­ción rio­ja­na re­cu­pe­ra­rá 315.486 eu­ros de 358 ex­pe­dien­tes que han si­do de­cla­ra­dos frau­du­len­tos. Des­de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, su con­se­je­ro de Sa­ni­dad, Luis Ro­sa­do, ad­mi­tió la se­ma­na pa­sa­da el abu­so en la pres­ta­ción far­ma­céu­ti­ca al re­co­no­cer el nue­vo co­pa­go far­ma­céu­ti­co.

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.