Ca­ta­lu­ña obli­ga a sus mé­di­cos a ju­bi­lar­se a los 65 años de edad

El Economista - Sanidad - - PROFESIONA­LES - POR RO­DRI­GO GU­TIÉ­RREZ

El Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de Sa­lud quie­re que se re­ti­ren tan­to los fa­cul­ta­ti­vos a los que ya se les ha­bía con­ce­di­do una pró­rro­ga pa­ra se­guir ejer­cien­do co­mo los que la han so­li­ci­ta­do re­cien­te­men­te

El Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de la Sa­lud (ICS) arre­me­te de nue­vo con­tra los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios. Tal y co­mo de­nun­cia el Con­se­jo de Co­le­gios Mé­di­cos de Ca­ta­lu­ña, el or­ga­nis­mo au­to­nó­mi­co ha co­men­za­do a en­viar car­tas a aque­llos es­pe­cia­lis­tas que ha­bían so­li­ci­ta­do se­guir tra­ba­jan­do al lle­gar a la edad de ju­bi­la­ción (65 años), o que ya ha­bían ob­te­ni­do una pró­rro­ga pa­ra tal fin, en las que se anun­cia que sus con­tra­tos lle­ga­rán a tér­mino pró­xi­ma­men­te. Una me­di­da que ame­na­za con de­te­rio­rar aún más las ten­sas re­la­cio­nes que la co­mu­ni­dad man­tie­ne con los mé­di­cos a raíz de los re­cor­tes em­pren­di­dos en Sa­ni­dad, pe­ro que po­dría ayu­dar a re­du­cir el gas­to y cum­plir con los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit fi­ja­dos pa­ra los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos. Ins­tau­rar la ju­bi­la­ción for­zo­sa a los 65 años per­mi­ti­ría aho­rrar las ele­va­das nó­mi­nas de es­tos pro­fe­sio­na­les, los cua­les en­tra­ron en el sis­te­ma por opo­si­ción (al re­ti­rar­se pa­sa­rían a de­pen­der de la Se­gu­ri­dad So­cial y no del presupuest­o en Sa­ni­dad); re­du­cir las plan­ti­llas, pues­to que no to­das las pla­zas que que­den li­bres se­rán reasig­na­das y, por úl­ti­mo, ha­cer nue­vos con­tra­tos en con­di­cio­nes más pre­ca­rias y tra­tan­do siem­pre que los mé­di­cos tra­ba­jen por la tar­de, lo que sin du­da re­dun­da­ría en unos me­no­res cos­tes ope­ra­ti­vos den­tro del ICS. A cam­bio, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, la ca­li­dad del ser­vi­cio se re­sen­ti­rá sen­si­ble­men­te. El ICS, que a fi­na­les de 2011 ya avan­zó que ha­bría ju­bi­la­cio­nes for­zo­sas con ex­cep­cio­nes con­cre­tas, cen­tra­das en las ne­ce­si­da­des del sis­te­ma, (al­go que aho­ra no pa­re­ce que­rer cum­plir) ya in­ten­tó ha­ce diez años ha­cer al­go pa­re­ci­do. Por aquel en­ton­ces, al igual que An­da­lu­cía, que tam­bién se su­mó a la ini­cia­ti­va, Ca­ta­lu­ña bus­ca­ba ob­te­ner una se­rie de be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos. Y es que con es­ta me­di­da el Go­bierno au­to­nó­mi­co po­día sus­ti­tuir a aque­llos je­fes de ser­vi­cio y otros pe­sos pe­sa­dos den­tro de los hos­pi­ta­les que no fue­ran afi­nes a sus po­lí­ti­cas. Sin em­bar­go, fi­nal­men­te tu­vie­ron que dar mar­cha atrás por el im­por­tan­te vo­lu­men de mé­di­cos que de­ja­rían el ser­vi­cio y pa­ra los que no ha­bía sus­ti­tu­tos.

La ba­ta­lla de los mé­di­cos con las ad­mi­nis­tra­cio­nes por la pró­rro­ga de la ju­bi­la­ción tam­bién ha lle­ga­do a los tri­bu­na­les. Ha­ce ape­nas unos me­ses la Sa­la de los Con­ten­cio­soAd­mi­nis­tra­ti­vo del Tri­bu­nal Su­pre­mo re­cha­za­ba la pre­ten­sión de los fa­cul­ta­ti­vos en la co­mu­ni­dad de Can­ta­bria, con­fir­man­do la po­tes­tad de és­ta úl­ti­ma a de­ne­gar la pró­rro­ga en el ser­vi­cio ac­ti­vo co­mo par­te de su Plan de Or­de­na­ción de los Re­cur­sos Hu­ma­nos. Se­gún el Tri­bu­nal, la pro­lon­ga­ción de la ju­bi­la­ción es un de­re­cho del fun­cio­na­rio, aun­que de­li­mi­ta­do pues se su­pe­di­ta a ne­ce­si­da­des or­ga­ni­za­ti­vas. Es de­cir, que son és­tas úl­ti­mas las que de­ter­mi­nan las do­ta­cio­nes de per­so­nal y no al re­vés. Es­to ha ge­ne­ra­do que en al­gu­nos ca­sos mé­di­cos in­ter­nos re­si­den­tes (MIR) que se apro­xi­man a su edad de ju­bi­la­ción es­tén vol­vién­do­se a exa­mi­nar pa­ra ejer­cer otra es­pe­cia­li­dad en la que exis­ta una ma­yor de­man­da de pro­fe­sio­na­les y se­guir tra­ba­jan­do así du­ran­te más tiem­po.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.