Er­go­no­mía la­bo­ral: im­pac­to eco­nó­mi­co

En Es­pa­ña la me­dia anual de ba­jas tem­po­ra­les por lum­bal­gias pue­de lle­gar a 80.000, con una du­ra­ción me­dia por tra­ba­ja­dor de 32 días y el gas­to eco­nó­mi­co anual se ci­fra en dos mi­llo­nes de eu­ros.

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

El abor­da­je mul­ti­dis­ci­pli­nar de las en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les tie­ne gran­des re­per­cu­sio­nes en la vi­da eco­nó­mi­ca del país. Se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, las pa­to­lo­gías por fa­ti­ga de las vai­nas ten­di­no­sas co­rres­pon­den a más de dos ter­cios de los ca­sos de­cla­ra­dos. Son, tan­to cua­li­ta­ti­va co­mo cuan­ti­ta­ti­va­men­te, una pro­por­ción muy im­por­tan­te den­tro de las en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les y un se­rio pro­ble­ma en la de­ter­mi­na­ción de su con­tin­gen­cia, ya que son mu­chas las va­ria­bles a te­ner en cuen­ta; ti­po de ac­ti­vi­dad desem­pe­ña­da, an­ti­güe­dad en el pues­to de tra­ba­jo, mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos, cro­ni­ci­dad y pe­rio­di­ci­dad, en­tre otros. To­das ellas son las pro­du­ci­das a con­se­cuen­cia de las con­di­cio­nes del tra­ba­jo. En Es­pa­ña, a efec­tos le­ga­les, se co­no­ce co­mo en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal aque­lla que, ade­más de te­ner su ori­gen la­bo­ral, es­tá in­clui­da en una lis­ta ofi­cial pu­bli­ca­da por el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo dan­do, por tan­to, de­re­cho al co­bro de las in­dem­ni­za­cio­nes opor­tu­nas.

Tra­di­cio­nal­men­te la ma­yo­ría de las ten­di­no­pa­tías han si­do ca­ta­lo­ga­das de ten­di­ni­tis. Pe­ro en la ac­tua­li­dad, el em­pleo de la ter­mi­no­lo­gía ha cam­bia­do se­gún los es­tu­dios de in­ves­ti­ga­ción en ana­to­mía pa­to­ló­gi­ca. El tér­mino de ten­di­ni­tis va sien­do sus­ti­tui­do por el de ten­di­no­sis. Las ten­di­ni­tis in­clui­das en el ca­tá­lo­go mi­nis­te­rial que­dan de­fi­ni­das co­mo las pro­vo­ca­das por pos­tu­ras for­za­das y mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos en el tra­ba­jo. Las que afec­tan al hom­bro com­pren­den las ac­ti­vi­da­des que se rea­li­zan con los co­dos en po­si­ción ele­va­da o que ten­san los ten­do­nes, aso­cian­do ac­cio­nes de le­van­tar y al­can­zar. Pen­se­mos en pin­to­res, es­ca­yo­lis­tas o mon­ta­do­res de es­truc­tu­ras. Las ten­di­ni­tis que afec­tan a co­do y an­te­bra­zo y que se re­co­no­cen de etio­lo­gía la­bo­ral son la epi­con­di­li­tis y epi­tro­cleí­tis. La epi­con­di­li­tis es co­no­ci­da tam­bién co­mo co­do de te­nis­ta. Es el re­sul­ta­do

de una ten­sión man­te­ni­da o por so­bre­es­fuer­zos re­pe­ti­ti­vos en la re­gión la­te­ral del co­do. No ha­ce fal­ta ser jugador de te­nis pa­ra pa­de­cer­la. Bas­ta con rea­li­zar ta­reas en las que se im­pli­que la hi­per­ex­ten­sión del co­do for­zan­do la prono-su­pi­na­ción. Car­ni­ce­ros, pes­ca­de­ros o me­cá­ni­cos que, día tras día, rea­li­zan tra­ba­jos con exi­gen­tes mo­vi­mien­tos de aprehen­sión fuer­tes con gi­ros re­pe­ti­dos o man­te­ni­dos de ex­ten­sión de la mu­ñe­ca, pue­den su­frir pro­ce­sos de ten­di­ni­tis en ma­nos, mu­ñe­cas y de­dos. En la apa­ri­ción de to­das es­tas pa­to­lo­gías in­flu­yen fac­to­res in­di­vi­dua­les y otros de ca­rac­te­rís­ti­cas bio­me­cá­ni­cas. Los fac­to­res bio­me­cá­ni­cos tie­nen que cum­plir una car­ga múscu­lo-es­que­lé­ti­ca es­pe­cí­fi­ca y aso­ciar re­pe­ti­ti­vi­dad ele­va­da, fuer­za ex­ce­si­va y pos­tu­ra for­za­da a la ac­ti­vi­dad la­bo­ral desem­pe­ña­da. A ni­vel del hom­bro se con­si­de­ra una pos­tu­ra for­za­da cuan­do exis­te una si­tua­ción de ex­ten­sión o ro­ta­cio­nes ex­tre­mas con los bra­zos ale­ja­dos del tron­co en pe­río­dos de dos mi­nu­tos du­ran­te más de dos ho­ras. Una pos­tu­ra for­za­da en el co­do es aque­lla fle­xión o ex­ten­sión com­ple­ta más de dos ho­ras. En la mano y la mu­ñe­ca es una pos­tu­ra for­za­da la que man­tie­ne la pin­za de los de­dos más de cua­tro ho­ras.

Es­tá de­mos­tra­do que exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre la apa­ri­ción de pa­to­lo­gías múscu­lo-es­que­lé­ti­cas y las ca­rac­te­rís­ti­cas del pues­to de tra­ba­jo, por ejem­plo en las ta­reas de ofi­ci­na asis­ti­das con equi­pos in­for­má­ti­cos. Afec­ta­cio­nes mus­cu­la­res en la zo­na múscu­lo-es­que­lé­ti­cas y las ca­rac­te­rís­ti­cas del pues­to de tra­ba­jo cer­vi­cal y lum­bar, al­te­ra­cio­nes ocu­la­res, fa­ti­ga y es­trés son los pro­ble­mas a los que ma­yo­ri­ta­ria­men­te se ha­ce fren­te. Las lum­bal­gias son una de las cau­sas más fre­cuen­tes de ab­sen­tis­mo la­bo­ral.

En Es­pa­ña la me­dia anual de ba­jas tem­po­ra­les por es­te mo­ti­vo pue­de lle­gar a 80.000, con una du­ra­ción me­dia por tra­ba­ja­dor de 32 días. El gas­to eco­nó­mi­co anual se ci­fra en dos mi­llo­nes de eu­ros. Me­re­ce la pe­na aco­me­ter un plan es­pe­cí­fi­co pa­ra pro­por­cio­nar los cri­te­rios téc­ni­cos que ser­vi­rán co­mo pun­to de re­fe­ren­cia a la ho­ra de ad­qui­rir mo­bi­lia­rio y equi­pos, pa­ra do­tar lu­ga­res en los que se desa­rro­llan ta­reas de ofi­ci­na. El co­rrec­to di­se­ño de si­llas, me­sas de tra­ba­jo, re­po­sa­piés, equi­pos in­for­má­ti­cos y la ade­cua­da ex­po­si­ción a con­di­cio­nes am­bien­ta­les de rui­do, tem­pe­ra­tu­ra, hu­me­dad e ilu­mi­na­ción, in­flui­rán en la co­mo­di­dad y efi­ca­cia en el tra­ba­jo. Los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos de­ben es­tar adap­ta­dos al ni­vel de co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cia de los tra­ba­ja­do­res. De no te­ner­los, es res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­rial in­ver­tir en cur­sos de for­ma­ción y de­re­cho del tra­ba­ja­dor en so­li­ci­tar­los. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, en el ám­bi­to de la Se­gu­ri­dad y Sa­lud La­bo­ral, ha­ce su­yo el plan de ac­ción mun­dial so­bre la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res, ela­bo­ra­do pa­ra el pe­río­do 2008-2017, en la 60ª Asam­blea Mun­dial de la Sa­lud. En es­ta asam­blea se pe­día a los Es­ta­dos miem­bros que im­plan­ta­sen es­te plan en su normativa y le­gis­la­ción, pro­mo­vien­do la in­clu­sión en el mis­mo a to­dos los tra­ba­ja­do­res, a la vez que desa­rro­lla­sen ac­ti­vi­da­des de pro­mo­ción de la sa­lud ela­bo­ran­do pro­yec­tos er­go­nó­mi­cos que evi­ta­sen ries­gos me­cá­ni­cos, fí­si­cos, quí­mi­cos, bio­ló­gi­cos e in­clu­so psi­co­so­cia­les.

En cri­sis, to­do ries­go es una opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar.

GETTY

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.