Ma­to de­be es­cu­char a su con­se­jo

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

La mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ana Ma­to, se ha ro­dea­do de has­ta 35 per­so­na­li­da­des del sec­tor sa­ni­ta­rio pa­ra for­mar un con­se­jo ase­sor que ayu­de al Mi­nis­te­rio a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes so­bre los asun­tos más po­lé­mi­cos de su car­te­ra. Se tra­ta de una bue­na no­ti­cia pa­ra el sec­tor, so­bre to­do por el acier­to que ha te­ni­do Ma­to y su equi­po del Mi­nis­te­rio a la ho­ra de ele­gir los nom­bres de ese con­se­jo. Acier­ta Ma­to al in­cor­po­rar a un re­pre­sen­tan­te de la sa­ni­dad pri­va­da, en la per­so­na de Juan Abar­ca Ci­dón, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo y la In­te­gra­ción de la Sa­ni­dad (Idis). Es­te or­ga­nis­mo ha pues­to voz, por pri­me­ra vez, a to­do el sec­tor de los hos­pi­ta­les pri­va­dos y las com­pa­ñías de se­gu­ros de sa­lud, que tan­to es­tán apor­tan­do y de­ben apor­tar a la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma sa­ni­ta­rio. La mi­nis­tra sa­be de su im­por­tan­cia y ha­rá bien en es­cu­char sus opi­nio­nes.

Aho­ra el re­to es­tá en ha­cer de es­te con­se­jo un ór­gano con­sul­ti­vo con po­de­res o, por lo me­nos, con in­fluen­cia. Se­gu­ro que al­guno de los 35 ex­per­tos ele­gi­dos ha­ce lle­gar al Mi­nis­te­rio la no­ti­cia que ana­li­za­mos hoy en pro­fun­di­dad en

EcoSa­ni­dad. Y es que Sa­ni­dad lle­va al­re­de­dor de un año sin apro­bar nue­vos me­di­ca­men­tos in­no­va­do­res que ya tie­nen el vis­to bueno de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Has­ta 40 nue­vos tra­ta­mien­tos, se­gún fuen­tes con­sul­ta­das por EcoSa­ni­dad, que tie­nen la au­to­ri­za­ción pa­ra ser co­mer­cia­li­za­dos en Eu­ro­pa, duer­men aún en el ca­jón del Mi­nis­te­rio, a la es­pe­ra de que el Go­bierno de­ci­da su apro­ba­ción.

El mo­ti­vo es eco­nó­mi­co. El Mi­nis­te­rio de­be lle­gar a un acuer­do eco­nó­mi­co con las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas pa­ra fi­jar un pre­cio y po­der lle­var­los has­ta los hos­pi­ta­les. En un mo­men­to de re­cor­tes, es com­pren­si­ble que el Go­bierno en­du­rez­ca las con­di­cio­nes, pe­ro de ahí a lle­var un año sin apro­bar in­no­va­cio­nes y di­la­tan­do los dic­tá­me­nes de re­so­lu­ción, es un cla­ro error. Con es­ta po­lí­ti­ca, las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas con se­de en Es­pa­ña y que in­vier­ten en nues­tro país pue­den re­con­si­de­rar su es­tra­te­gia y apos­tar por otros paí­ses emer­gen­tes. Si so­mos un país que apues­ta por la in­no­va­ción, hay que de­mos­trar­lo con he­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.