Car­men Peña: “Es­tá en pe­li­gro el fu­tu­ro de las far­ma­cias”

CAR­MEN PEÑA

El Economista - Sanidad - - PORTADA - JUAN MAR­QUÉS

La pre­si­den­ta de los Co­le­gios de Far­ma­céu­ti­cos ase­gu­ra que “es­tá en pe­li­gro el fu­tu­ro de la far­ma­cia” Nun­ca an­tes la far­ma­cia ha­bía sa­li­do a pro­tes­tar a la ca­lle, ¿tan alar­man­te es la si­tua­ción?

To­das las far­ma­cias se han em­po­bre­ci­do, pe­ro los im­pa­gos es­tán po­nien­do en pe­li­gro la pro­pia su­per­vi­ven­cia de la far­ma­cia, so­bre to­do de un ter­cio de ofi­ci­nas que, por es­tar si­tua­das en ba­rrios mar­gi­na­les o zo­nas ru­ra­les, tie­nen una eco­no­mía más débil. Las con­se­je­rías de Eco­no­mía no se dan cuen­ta de que cuan­do no pa­gan a la far­ma­cia, de­jan de pa­gar los me­di­ca­men­tos pres­cri­tos por los mé­di­cos del sis­te­ma a la po­bla­ción. Ese es el dra­ma que se es­tá con­vir­tien­do ya en un pro­ble­ma de Es­ta­do.

¿Ne­ce­si­ta la far­ma­cia un res­ca­te del Go­bierno?

No, las far­ma­cias ne­ce­si­tan que nues­tros ges­to­res pú­bli­cos les vean co­mo par­te del sis­te­ma y co­mo un ser­vi­cio pú­bli­co fun­da­men­tal que se pre­ser­ve de cual­quier pro­ce­so de adel­ga­za­mien­to. La far­ma­cia ya ha he­cho los de­be­res. Aho­ra lo que hay que ver es qué ocu­rre con el res­to del gas­to pú­bli­co, por­que lo que no pue­de ser es aho­gar a la far­ma­cia, a la sa­ni­dad y que el sis­te­ma si­ga sin fun­cio­nar en el res­to de par­ti­das de gas­to.

¿En qué soluciones es­tán tra­ba­jan­do pa­ra re­sol­ver los im­pa­gos?

Te­ne­mos un gru­po de tra­ba­jo de ex­per­tos que apo­ya a los Co­le­gios y Con­se­jos pa­ra bus­car soluciones cuan­do de­tec­ta que pue­de ha­ber un pro­ble­ma de im­pa­gos. Pro­ce­sos co­mo el Fon­do de Li­qui­dez Au­to­nó­mi­co no han apa­re­ci­do por ca­sua­li­dad, sino que a tra­vés de nues­tro tra­ba­jo, pre­sen­tan­do la si­tua­ción de la far­ma­cia a la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, de Ha­cien­da, de Eco­no­mía y al pro­pio pre­si­den­te del Go­bierno, se han da­do cuen­ta de que la far­ma­cia es una par­ti­da efi­cien­te y que hay mu­chas otras por adel­ga­zar, que no sean nó­mi­nas ni me­di­ca­men­tos, y que hay que con­tro­lar­las de aba­jo arri­ba, y eso es una la­bor muy im­por­tan­te de las co­mu­ni­da­des.

¿Cree que las co­mu­ni­da­des que no pa­gan las re­ce­tas es­tán ju­gan­do con la sa­lud de los ciu­da­da­nos?

No po­de­mos ha­cer de­ma­go­gia, so­mos pro­fe­sio­na­les de la sa­lud y con la sa­lud no se jue­ga y con el mie­do del ciu­da­dano tam­po­co. Nun­ca la far­ma­cia uti­li­za­rá al pa­cien­te co­mo es­cu­do hu­mano pa­ra reivin­di­car na­da. Lo que ha ido ocu­rrien­do han si­do ma­ni­fes­ta­cio­nes a nues­tras ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra que ha­gan las co­sas de otra for­ma, pe­ro en nin­gún mo­men­to se ha per­ju­di­ca­do ni uti­li­za­do al pa­cien­te; eso es sa­gra­do. Los dos mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que en­tran en la far­ma­cia ca­da día ge­ne­ran un víncu­lo tan pro­fun­do con el far­ma­céu­ti­co que im­pi­de ha­cer na­da que pon­ga en pe­li­gro la me­di­ca­ción. Otra co­sa es que si te aho­gan eco­nó­mi­ca­men­te, te im­pi­den com­prar nue­vos me­di­ca­men­tos pa­ra se­guir ha­cien­do una dis­pen­sa­ción a los ciu­da­da­nos.

ELE­CO­NO­MIS­TA

Pre­si­den­ta del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Far­ma­céu­ti­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.