Bur­bu­ja hos­pi­ta­la­ria en Ma­drid

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

Es­te pe­rió­di­co tie­ne una má­xi­ma, que re­co­ge en sus prin­ci­pios fun­da­cio­na­les: to­dos los ser­vi­cios pú­bli­cos que pue­dan ser ges­tio­na­dos con ma­yor efi­ca­cia por ope­ra­do­res pri­va­dos, nos pa­re­ce ade­cua­do, mien­tras si­ga te­nien­do el con­trol de la ad­mi­nis­tra­ción. Por tan­to, la re­for­ma hos­pi­ta­la­ria anun­cia­da por la Co­mu­ni­dad de Ma­drid el 1 de no­viem­bre, por la que seis hos­pi­ta­les pú­bli­cos ma­dri­le­ños pa­sa­rán a ser ges­tio­na­dos com­ple­ta­men­te, tras un con­cur­so, por com­pa­ñías sa­ni­ta­rias, nos pa­re­ce una me­di­da acer­ta­da. Sin em­bar­go, hay res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas que me­re­cen ser cri­ti­ca­das en es­te ca­so. Afec­tan tan­to a la an­te­rior pre­si­den­ta, Es­pe­ran­za Agui­rre, co­mo a su re­cien­te su­ce­sor en el car­go, Ig­na­cio Gon­zá­lez.

Es­pe­ran­za Agui­rre, pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid en­tre 2003 y 2012, tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­ber crea­do una au­tén­ti­ca bur­bu­ja hos­pi­ta­la­ria pú­bli­ca en la re­gión, a la que no ha sa­bi­do dar sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Co­mo pu­bli­ca­mos en es­te nú­me­ro de elE­co­no­mis­ta Sa­ni­dad, en el año 2002, en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid exis­tían 20 hos­pi­ta­les pú­bli­cos. Diez años des­pués, la ci­fra es de 32, un 60 por cien­to su­pe­rior. To­dos, hos­pi­ta­les pú­bli­cos. Un da­to más: sólo en el año 2008 -co­mo ha­bía pro­me­ti­do Agui­rre en la cam­pa­ña elec­to­ral del año an­te­rior- se inau­gu­ra­ron ocho nue­vos hos­pi­ta­les. Pre­ci­sa­men­te, de es­tos ocho cen­tros, seis sal­drán aho­ra a con­cur­so pa­ra que su ges­tión, tan­to sa­ni­ta­ria co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va, sea asu­mi­da por una com­pa­ñía pri­va­da. Pa­re­ce cla­ro que la pre­vi­sión so­bre la ne­ce­si­dad de es­tos nue­vos hos­pi­ta­les y el cos­te de es­tas in­fraes­truc­tu­ras fa­lla­ron en al­gún mo­men­to. La otra par­te de res­pon­sa­bi­li­dad la vi­ve en es­te mo­men­to el nue­vo pre­si­den­te, Ig­na­cio Gon­zá­lez. Una re­for­ma de es­te ca­la­do su­po­ne un al­to gra­do de in­tran­qui­li­dad tan­to pa­ra los pa­cien­tes co­mo los pro­fe­sio­na­les de es­tos cen­tros. Nos pa­re­ce que no se pue­de anun­ciar una me­di­da de es­te ti­po, sin te­ner de­ta­lla­do el plan pre­vis­to pa­ra to­das es­tas per­so­nas. Ni los pa­cien­tes de los hos­pi­ta­les afec­ta­dos -en­tre ellos los de La Prin­ce­sa- ni los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en ellos, tie­nen in­for­ma­ción de qué cam­bios van a su­frir. No pue­de ser. Al me­nos, Gon­zá­lez tie­ne aún tiem­po pa­ra so­lu­cio­nar­lo.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.