Pre­ven­ción en la sa­lud ocu­lar

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

El 25 por cien­to de los trau­ma­tis­mos ocu­la­res en Es­pa­ña se re­la­cio­nan con la ac­ti­vi­dad la­bo­ral. Por eso, la nor­ma­ti­va le­gal obli­ga al uso de ga­fas pro­tec­to­ras pa­ra la rea­li­za­ción de tra­ba­jos de ries­go.

La pa­to­lo­gía ocu­lar re­pre­sen­ta una cau­sa muy fre­cuen­te de aten­ción mé­di­ca en el ám­bi­to la­bo­ral. En Es­pa­ña, el 25 por cien­to de los trau­ma­tis­mos ocu­la­res se re­la­cio­nan con la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal. El uso de equi­pos de pro­tec­ción inade­cua­dos así co­mo la fal­ta de for­ma­ción en su ma­ne­jo, con­tri­bu­yen al de­sa­rro­llo de es­tas le­sio­nes.

En los trau­ma­tis­mos fa­cia­les, pue­den apa­re­cer he­ri­das a ni­vel de los pár­pa­dos. En la ma­yor par­te de los ca­sos sue­len ser le­sio­nes su­per­fi­cia­les. De ma­yor gra­ve­dad son las he­ri­das con ob­je­tos pun­zan­tes, por ejem­plo, en he­ri­das por cris­ta­les rotos, don­de la afec­ta­ción la­cri­mal es fre­cuen­te. Es­tos trau­ma­tis­mos siem­pre van a re­que­rir la in­ter­ven­ción de un es­pe­cia­lis­ta en of­tal­mo­lo­gía, ha­bi­tua­do a la mi­cro­ci­ru­gía. An­te la pre­sen­cia de do­lor ocu­lar, sen­sa­ción de te­ner un cuer­po ex­tra­ño en el ojo, la­grimeo ex­ce­si­vo, vi­sión bo­rro­sa mo­les­tias con la luz o ro­jez en las pu­pi­las, acu­da a uno de ellos. La nor­ma­ti­va le­gal obli­ga al uso de ga­fas pro­tec­to­ras pa­ra la rea­li­za­ción de tra­ba­jos de ries­go. Los Reales De­cre­tos 14/07/1992, 15/09/1995 obli­gan al uso de pro­tec­ción ocu­lar y fa­cial. Las ga­fas de pro­tec­ción cu­bren sólo los ojos. Exis­ten, tam­bién pan­ta­llas de pro­tec­ción que pro­te­gen ros­tro y ca­be­za.

La obli­ga­to­rie­dad de pro­tec­ción ocu­lofa­cial se es­ta­ble­ce en di­ver­sos tipos de tra­ba­jo ta­les, co­mo tra­ba­jos de sol­da­du­ra, uti­li­za­ción de ma­qui­na­ria que al fun­cio­nar le­van­ten vi­ru­tas en la trans­for­ma­ción de ma­te­ria­les que pro­duz­can vi­ru­tas cor­tas, o ma­ni­pu­la­ción de pro­duc­tos áci­dos y al­ca­li­nos, de­sin­fec­tan­tes y de­ter­gen­tes co­rro­si­vos. Así, la ma­yor in­ci­den­cia de ac­ci­den­tes ocu­la­res apa­re­ce en sec­to­res

em­pre­sa­ria­les re­la­cio­na­dos con la in­dus­tria me­ta­lúr­gi­ca y la me­cá­ni­ca. Le si­guen muy de cer­ca los sec­to­res de fa­bri­ca­ción de ma­te­ria­les de cons­truc­ción. No es des­pre­cia­ble la in­ci­den­cia en el sec­tor de la lim­pie­za do­més­ti­ca.

Las es­ta­dís­ti­cas de los úl­ti­mos años po­nen de ma­ni­fies­to que ca­si el 10 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res con ries­go de su­frir un trau­ma­tis­mo ocu­lar en su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal no uti­li­za la pro­tec­ción ocu­lar ade­cua­da, bien por­que no dis­po­ne de ella, bien por de­sidia ya que no les re­sul­ta có­mo­da y no son cons­cien­tes del ries­go al que se ex­po­nen. Es lla­ma­ti­vo el por­cen­ta­je ele­va­do de re­in­ci­den­cia de ac­ci­den­tes ocu­la­res en un mis­mo tra­ba­ja­dor. Pue­de lle­gar al 5 por cien­to. El es­fuer­zo em­pre­sa­rial de­be ir en­ca­mi­na­do a la in­for­ma­ción y for­ma­ción en el uso de la pro­tec­ción ocu­lar en las ac­ti­vi­da­des ya men­cio­na­das y que re­co­ge la Ley de Pre­ven­ción de Ries­gos La­bo­ra­les. El no cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va pue­de de­ri­var en in­frac­cio­nes, in­clu­so por la vía pe­nal. Es muy im­por­tan­te ha­cer no­tar que los equi­pos de pro­tec­ción in­di­vi­dual en el me­dio la­bo­ral no sus­ti­tu­yen nun­ca a los me­dios de pro­tec­ción co­lec­ti­va en­ca­mi­na­dos a mi­ni­mi­zar las con­se­cuen­cias de cual­quier ac­ci­den­te la­bo­ral, si lle­ga a pro­du­cir­se.

Quie­nes dis­fru­ten de unas me­re­ci­das va­ca­cio­nes, tras la afor­tu­na­da ac­ti­vi­dad en un pues­to de tra­ba­jo, pue­de que quie­ran dis­fru­tar de la nie­ve prac­ti­can­do de­por­tes de in­vierno. Se­pa que es fun­da­men­tal ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes en lo que a la sa­lud de nues­tros ojos se re­fie­re.

El ojo hu­mano tie­ne una es­pe­cial sen­si­bi­li­dad a las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­ta de la luz del sol re­fle­ja­das so­bre el co­lor blan­co de la nie­ve. Se pue­de lle­gar a pro­du­cir una im­por­tan­te irri­ta­ción de la cór­nea y de la con­jun­ti­va, in­clu­so se lle­gan a desa­rro­llar pe­que­ñas úl­ce­ras cor­nea­les. Si no es po­si­ble acu­dir a un ser­vi­cio de ur­gen­cias de of­tal­mo­lo­gía, son útiles los la­va­dos ocu­la­res con sue­ro frío y la to­ma de al­gún anal­gé­si­co oral. Lo me­jor, sin du­da, la pre­ven­ción. Usar cre­mas que pro­te­jan la piel de las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas y ga­fas de pro­tec­ción que fil­tren la luz, es­pe­cí­fi­cas y con pro­tec­cio­nes la­te­ra­les que evi­ten la irri­ta­ción del ojo por el vien­to y la nie­ve.

Si por el con­tra­rio, us­ted pa­sa­rá los días de frío in­ten­so en am­bien­tes de ba­ja hu­me­dad y se­que­dad am­bien­tal ge­ne­ra­da por chi­me­neas y ca­le­fac­ción cen­tral, pue­de que pre­sen­te se­que­dad ocu­lar. Acu­da tam­bién al es­pe­cia­lis­ta. Se­gu­ra­men­te le pau­te uti­li­zar lá­gri­mas ar­ti­fi­cia­les, in­clu­so cua­tro o más ve­ces al día, o po­ma­das es­pe­cia­les du­ran­te el des­can­so noc­turno. La apli­ca­ción de am­bos for­ma una pe­lí­cu­la pro­tec­to­ra en la su­per­fi­cie del ojo que per­mi­te man­te­ner­lo siem­pre hú­me­do.

Cuan­do la cli­ma­to­lo­gía in­vi­ta a dis­fru­tar del ho­gar, de­di­ca­mos más tiem­po a ver la te­le­vi­sión, a leer o a na­ve­gar por in­ter­net, lo que pue­de in­cre­men­tar la fa­ti­ga vi­sual y la se­que­dad ocu­lar. Pa­ra pa­liar­la, con­vie­ne rea­li­zar des­can­sos pe­rió­di­cos, por ejem­plo, di­ri­gien­do la mi­ra­da a ob­je­tos dis­tan­tes du­ran­te unos mi­nu­tos, o co­mo el poe­ta di­jo, po­de­mos ce­rrar los ojos pa­ra ver be­llas las co­sas.

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.