Fin a los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios gra­tis

Los nue­vos co­pa­gos en am­bu­lan­cias, me­di­ca­ción hos­pi­ta­la­ria, or­to­pró­te­sis o die­to­te­rá­pi­cos im­pues­tos por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad po­nen pun­to fi­nal a la gra­tui­dad de ac­ce­so a mu­chas pres­ta­cio­nes del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud, ade­más de im­po­ner un re­cor­te d

El Economista - Sanidad - - ACTUALIDAD - JUAN MAR­QUÉS

La sa­ni­dad es­pa­ño­la es ca­da vez me­nos pú­bli­ca, uni­ver­sal y gra­tui­ta, so­bre to­do pa­ra los pa­cien­tes en­fer­mos. Los nue­vos co­pa­gos, que so­me­te­rá hoy el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad a apro­ba­ción en el Con­se­jo In­ter­te­rri­to­rial, aca­ban con el mo­de­lo de ac­ce­so gra­tui­to a mu­chas pres­ta­cio­nes que has­ta aho­ra eran gra­tis, ade­más de im­po­ner un re­cor­te de pres­ta­cio­nes en la car­te­ra bá­si­ca de ser­vi­cios.

Le­jos de di­sua­dir, los nue­vos co­pa­gos plan­tea­dos en la me­di­ca­ción hos­pi­ta­la­ria pa­ra pa­cien­tes no in­gre­sa­dos, en or­to­pró­te­sis o en el trans­por­te sa­ni­ta­rio no ur­gen­te, tie­nen un cla­ro ob­je­ti­vo re­cau­da­to­rio. Co­mo de­nun­cia Al­bert Jo­vell, pre­si­den­te del Fo­ro Es­pa­ñol de Pa­cien­tes, “¿có­mo se va a di­sua­dir a al­guien de que to­me un qui­mio­te­rá­pi­co?”. Y es que el Go­bierno ha vuel­to a dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca a los me­di­ca­men­tos al re­co­ger en un bo­rra­dor de or­den una apor­ta­ción re­du­ci­da del 10 por cien­to, con un má­xi­mo de 4,13 eu­ros, en los me­di­ca­men­tos dis­pen­sa­dos en los ser­vi­cios hos­pi­ta­la­rios a los pa­cien­tes no in­gre­sa­dos. En to­tal, son 132 pre­sen­ta­cio­nes que co­rres­pon­den a 34 prin­ci­pios ac­ti­vos, en­tre los que se en­cuen­tran en­fer­me­da­des gra­ves co­mo el cán­cer, la he­pa­ti­tis o la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, se­gún el lis­ta­do pro­vi­sio­nal co­no­ci­do. Sa­ni­dad equi­pa­ra así los me­di­ca­men­tos ad­mi­nis­tra­dos en las far­ma­cias

de los hos­pi­ta­les a pa­cien­tes no hos­pi­ta­li­za­dos, a los dis­pen­sa­dos a tra­vés de re­ce­ta mé­di­ca, y de­ja que las co­mu­ni­da­des or­ga­ni­cen un sis­te­ma pa­ra co­brar las nue­vas ta­ri­fas en los ser­vi­cios de far­ma­cia de los hos­pi­ta­les.

Otro de los cam­bios plan­tea­dos por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad es apli­car a par­tir del año que vie­ne nue­vos co­pa­gos en el trans­por­te sa­ni­ta­rio no ur­gen­te, por el que los pa­cien­tes cró­ni­cos de­be­rán abo­nar 20, 40 ó 120 eu­ros al año, en fun­ción de su ren­ta.

La ta­ri­fa ge­ne­ral pa­ra los pa­cien­tes que re­quie­ran un tras­la­do no ur­gen­te en am­bu­lan­cia se­rá de cin­co eu­ros por tra­yec­to, el 10 por cien­to del cos­te de 50 eu­ros cal­cu­la­do por Sa­ni­dad. Pe­ro no to­dos los pa­cien­tes pagarán ese pre­cio, por­que el bo­rra­dor re­co­ge lí­mi­tes y ex­cep­cio­nes. Pa­ra al­gu­nos di­ri­gen­tes, co­mo el por­ta­voz del Go­bierno de La Rio­ja, Emi­lio del Río, se tra­ta de “ra­cio­na­li­zar el uso del trans­por­te” pa­ra evi­tar que “se lle­ve a al­guien a su ca­sa en am­bu­lan­cia y que esa per­so­na, lue­go, se va­ya al su­per­mer­ca­do, o que use am­bu­lan­cia al­guien a quien se da el al­ta y pue­de sa­lir del hos­pi­tal por su pro­pio pie”.

El de­par­ta­men­to que di­ri­ge Ana Ma­to pro­fun­di­za así, con el apo­yo de las co­mu­ni­da­des go­ber­na­das por el PP, en su es­tra­te­gia de tras­la­dar a los usua­rios par­te del cos­te de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios in­clui­dos en la lla­ma­da car­te­ra su­ple­men­ta­ria, aque­llas pres­ta­cio­nes que están so­me­ti­das a co­pa­gos co­mo los me­di­ca­men­tos, el trans­por­te sa­ni­ta­rio no ur­gen­te o las or­to­pró­te­sis, que uti­li­zan 9,5 mi­llo­nes de per­so­nas en Es­pa­ña. En es­te úl­ti­mo ca­so, el pro­yec­to fi­ja co­pa­gos má­xi­mos de en­tre 20 y 40 eu­ros al mes pa­ra ren­tas me­no­res de 100.000 eu­ros pa­ra or­to­pró­te­sis am­bu­la­to­rias, co­mo si­llas de rue­das, au­dí­fo­nos o pró­te­sis. Los usua­rios de­be­rán abo­nar el 10 por cien­to del pre­cio del pro­duc­to. En el ca­so de las mu­le­tas, los ase­gu­ra­dos y sus be­ne­fi­cia­rios con ren­tas igua­les o su­pe­rio­res a 18.000 eu­ros y que no su­peren los 100.000 eu­ros, abo­na­rán la mi­tad de su pre­cio, con un lí­mi­te de 40 eu­ros por pres­crip­ción.

Pa­ra cal­cu­lar los im­por­tes má­xi­mos de fi­nan­cia­ción de los pro­duc­tos or­to­pro­té­si­cos fi­nan­cia­bles por el SNS, a ca­da ti­po de pro­duc­to se le ha asig­na­do un va­lor de re­fe­ren­cia que se ha cal­cu­la­do, te­nien­do en cuen­ta los pre­cios de ven­ta de ca­da uno.

De to­dos es­tos co­pa­gos que­dan exen­tos, por nor­ma ge­ne­ral, los afec­ta­dos de sín­dro­me tó­xi­co, los per­cep­to­res de ren­tas de in­te­gra­ción so­cial y de pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas, los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción y los dis­ca­pa­ci­ta­dos con­tem­pla­dos en el sis­te­ma es­pe­cial de pres­ta­cio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas.

Son los ejes de una re­for­ma sa­ni­ta­ria apro­ba­da en abril cu­ya fi­lo­so­fía es que “pa­gue más el que más tie­ne y me­nos, o na­da, el que me­nos tie­ne”, se­gún Sa­ni­dad, pe­ro que es­tá sien­do muy gra­vo­sa pa­ra mu­chos pa­cien­tes al acu­mu­lar dis­tin­tos co­pa­gos.

M.B.

Am­bu­lan­cia de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.