Las ra­zo­nes sa­la­ria­les de la ‘ma­rea blan­ca’: los mé­di­cos pro­tes­tan pa­ra pro­te­ger la pla­za fi­ja

Las pro­tes­tas de los co­lec­ti­vos mé­di­cos en Ma­drid bus­can pro­te­ger los com­ple­men­tos ad­qui­ri­dos co­mo fun­cio­na­rios. La pla­za fi­ja y las ho­ras ex­tras aca­ba­rían con la ges­tión pri­va­da.

El Economista - Sanidad - - PORTADA - AL­BER­TO VI­GA­RIO

Los res­pon­sa­bles sa­ni­ta­rios del eje­cu­ti­vo ma­dri­le­ño sos­tie­nen que los prin­ci­pa­les afec­ta­dos por el cam­bio de mo­de­lo de ges­tión que quie­re im­plan­tar la Co­mu­ni­dad en seis hos­pi­ta­les pú­bli­cos no son los pa­cien­tes, que se­gui­rán re­ci­bien­do la mis­ma aten­ción, sino los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios que ve­rán mo­di­fi­ca­das to­tal­men­te sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les.

Los mé­di­cos y en­fer­me­ros de es­tos cen­tros que ten­gan pla­za fi­ja en la sa­ni­dad pú­bli­ca, de­be­rán pe­dir una ex­ce­den­cia de la mis­ma pa­ra po­der ser con­tra­ta­dos de nue­vo por las em­pre­sas que em­pie­cen a ges­tio­nar es­tos hos­pi­ta­les. Los con­tra­tos que les rea­li­za­rán es­tas com­pa­ñías se­rán con­tra­tos la­bo­ra­les, co­mo el del res­to de tra­ba­ja­do­res del sec­tor pri­va­do, por lo que los pro­fe­sio­na­les per­de­rán el res­to de com­ple­men­tos ad­qui­ri­dos du­ran­te su eta­pa co­mo fun­cio­na­rios en la sa­ni­dad. A cam­bio, ase­gu­ran des­de las em­pre­sas que ya ges­tio­nan es­te ti­po de hos­pi­ta­les, los mé­di­cos en­tra­rán en un sis­te­ma de re­tri­bu­cio­nes más abier­to en el que po­drán co­brar más que en la ad­mi­nis­tra­ción, se­gún sean sus ca­pa­ci­da­des, for­ma­ción, pro­duc­ti­vi­dad y ren­di­mien­to, “co­mo ocu­rre con los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en los hos­pi­ta­les pri­va­dos ac­tual­men­te, que en mu­chos ca­sos tie­nen un sa­la­rio su­pe­rior al de los hos­pi­ta­les pú­bli­cos”, ase­gu­ran de es­tas em­pre­sas.

Otro ca­ba­llo de ba­ta­lla en las pro­tes­tas que man­tie­nen los mé­di­cos de Ma­drid es­tas se­ma­nas es su te­mor a per­der el pa­go de las ho­ras ex­tra. Las peo­na­das de por la tar­de, co­mo se les lla­ma en el sec­tor. Se tra­ta de un sis­te­ma por el que mu­chos pro­fe­sio­na­les con­si­guen au­men­tar su suel­do -uno de los más ba­jos de Eu­ro­pa- y ade­cuar­lo a lo que con­si­de­ran mí­ni­ma­men­te digno pa­ra su for­ma­ción co­mo mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas. Sin em­bar­go, el fun­cio­na­mien­to de las ho­ras ex­tra en los hos­pi­ta­les en un sis­te­ma que ha “vi­cia­do” en la sa­ni­dad pú­bli­ca es­pa­ño­la, co­men­tan mu­chos pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios. “Al fi­nal es un co­to pri­va­do que se re­par­ten los je­fes de ser­vi­cio y del que sólo se be­ne­fi­cian los más fie­les”, afir­man. Peo­na­das, tres ve­ces más caro.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.