La li­be­ra­li­za­ción de las far­ma­cias im­pul­sa­da por Guin­dos, en­cien­de al sec­tor

El bo­rra­dor de Ley de Ser­vi­cios Pro­fe­sio­na­les, ela­bo­ra­do por el Mi­nis­te­rio de Economía, es­ta­ble­ce un ré­gi­men de in­com­pa­ti­bi­li­da­des que obli­ga­ría a mu­chos pre­si­den­tes co­le­gia­les a re­nun­ciar a sus pues­tos y re­mu­ne­ra­cio­nes.

El Economista - Sanidad - - PORTADA - JUAN MAR­QUÉS

La fu­tu­ra Ley de Ser­vi­cios Pro­fe­sio­na­les que pre­pa­ra el Mi­nis­te­rio de Economía y Com­pe­ti­ti­vi­dad su­po­ne un res­pi­ro pa­ra los co­le­gios sa­ni­ta­rios al es­ta­ble­cer la co­le­gia­ción obli­ga­to­ria pa­ra to­dos los pro­fe­sio­na­les que tie­nen “con­tac­to di­rec­to con el usua­rio” y tam­bién pi­sa al­gu­nos ca­llos. El más do­lo­ro­so es el de las far­ma­cias. El do­cu­men­to de tra­ba­jo, fil­tra­do a fi­na­les de di­ciem­bre, pro­po­ne la aper­tu­ra de la pro­pie­dad de las far­ma­cias, re­ser­va­da en ex­clu­si­va has­ta aho­ra a los far­ma­céu­ti­cos, jun­to con la ti­tu­la­ri­dad de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos. Es­te cam­bio su­pon­dría un ver­da­de­ro ma­re­mo­to en el mo­de­lo es­pa­ñol, ya que obli­ga­ría al cie­rre de las far­ma­cias me­nos ren­ta­bles, se­gún han de­nun­cia­do los co­le­gios far­ma­céu­ti­cos y las pa­tro­na­les del sec­tor.

Pe­ro el bo­rra­dor co­no­ci­do tam­bién re­co­ge otras no­ve­da­des que re­vo­lu­cio­na­rán las es­truc­tu­ras de los co­le­gios pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios. En­tre otras me­di­das, el an­te­pro­yec­to se plan­tea la in­com­pa­ti­bi­li­dad de car­gos co­le­gia­les con car­gos po­lí­ti­cos o de otra ín­do­le. El pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de En­fer­me­ría, Má­xi­mo Gon­zá­lez Ju­ra­do, aplau­de la re­for­ma e in­clu­so va más le­jos al pe­dir un ré­gi­men de in­com­pa­ti­bi­li­da­des “más du­ro”. En su opi­nión, los di­rec­ti­vos co­le­gia­les no de­be­rían asu­mir “nin­gún ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca o sin­di­cal, ya que po­drían de­fen­der in­tere­ses que pue­den cho­car con los de los ciu­da­da­nos”, ase­gu­ra.

Es­te con­di­cio­nan­te obli­ga­ría a mu­chos car­gos co­le­gia­les a re­nun­ciar a sus ac­tua­les pues­tos y re­mu­ne­ra­cio­nes en sin­di­ca­tos o en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de mu­tuas o em­pre­sas pri­va­das. Quin­ce de los 52 pre­si­den­tes de co­le­gios pro­vin­cia­les de mé­di­cos in­cu­rri­rían en al­gún ti­po de in­com­pa­ti­bi­li­dad si la fu­tu­ra ley sa­le en los tér­mi­nos avan­za­dos por Economía, se­gún un re­cuen­to rea­li­za­do por Dia­rio Mé­di­co, que tan sólo se cen­tra en los pre­si­den­tes de las cor­po­ra­cio­nes.

En­tre los mé­di­cos, dos ca­sos lla­man la aten­ción. Son los pre­si­den­tes co­le­gia­les de León y Badajoz, Jo­sé Luis Díaz Vi­lla­rig y Pe­dro Hi­dal­go, res­pec­ti­va­men­te. El pri­me­ro com­pa­gi­na la pre­si­den­cia co­le­gial con la del con­se­jo au­to­nó­mi­co y la del sin­di­ca­to mé­di­co en la re­gión, mien­tras que el se­gun­do su­ma la vi­ce­pre­si­den­cia del sin­di­ca­to CESM en Ex­tre­ma­du­ra y un pues­to co­mo con­se­je­ro de la mu­tua sa­ni­ta­ria AMA.

Pa­ra el pre­si­den­te de los en­fer­me­ros es­pa­ño­les “no se pue­de pre­si­dir un co­le­gio y ser di­rec­ti­vo o li­be­ra­do sin­di­cal al mis­mo tiem­po”. Tie­ne más du­das a la ho­ra de ex­ten­der el ré­gi­men de in­com­pa­ti­bi­li­da­des a mi­li­tan­tes de par­ti­dos po­lí­ti­cos. De­jan­do cla­ro que nun­ca ha mi­li­ta­do en un par­ti­do, afir­ma que “no sé si con­di­cio­na y si una ley pue­de prohi­bir­lo”. Otro de los cam­bios de gran ca­la­do es el vo­to pon­de­ra­do de los co­le­gios en los con­se­jos ge­ne­ra­les de co­le­gios, en fun­ción del nú­me­ro de co­le­gia­dos. Aho­ra mis­mo, va­le lo mis­mo el vo­to del co­le­gio de una de las ciu­da­des au­tó­no­mas que el de la pro­vin­cia más po­bla­da, a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes en Asam­blea.

El tex­to de la re­for­ma es­ta­ble­ce, ade­más, co­mo re­gla ge­ne­ral que el co­le­gio sea au­to­nó­mi­co y, ex­cep­cio­nal­men­te, de ám­bi­to pro­vin­cial. Es­te úl­ti­mo cam­bio eli­mi­na­ría la ma­yo­ría de los 52 co­le­gios pro­vin­cia­les de mé­di­cos, en­fer­me­ros o far­ma­céu­ti­cos abier­tos en Es­pa­ña. Pa­ra el pre­si­den­te del CGE to­do lo que sea ra­cio­na­li­zar cos­tes “es obli­ga­to­rio” y es­tu­dia­ría es­ta op­ción de agru­par y bus­car eco­no­mías de es­ca­la en el ca­so de una pro­fe­sión de co­le­gia­ción obli­ga­to­ria co­mo la en­fer­me­ría, ya que el co­le­gio más pe­que­ño tie­ne ads­cri­tos más de 500 co­le­gia­dos. Pe­ro en lí­neas ge­ne­ra­les, la nue­va ley “su­po­ne la mo­der­ni­za­ción de los co­le­gios pro­fe­sio­na­les”, en opi­nión de Gon­zá­lez Ju­ra­do, que con­fía en que pue­de ha­ber una­ni­mi­dad de apo­yo po­lí­ti­co en su tra­mi­ta­ción par­la­men­ta­ria. El an­te­pro­yec­to es­ta­ble­ce­rá así la obli­ga­ción de que el pro­fe­sio­nal si­ga man­te­nien­do su com­pe­ten­cia a lo lar­go de su vi­da pro­fe­sio­nal, ya que “un tí­tu­lo no ha­bi­li­ta pa­ra to­da la vi­da”, ase­gu­ra uno de los gran­des ex­per­tos en el de­ve­nir re­gu­la­to­rio de los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.