En­tre­vis­ta

El nú­me­ro 1 de la far­ma­céu­ti­ca ame­ri­ca­na en Es­pa­ña es una de las vo­ces más res­pe­ta­das del sec­tor

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL - AL­BER­TO VI­GA­RIO

Ja­vier Elle­na, pre­si­den­te de la far­ma­céu­ti­ca Lilly en Es­pa­ña

¿Có­mo ha en­con­tra­do el sec­tor far­ma­céu­ti­co en Es­pa­ña tras tres años fue­ra?

He en­con­tra­do un sec­tor far­ma­céu­ti­co en el que ha­bía un gas­to en fár­ma­cos en ma­yo de 2010 que, com­pa­ra­do con el que se­rá al fi­nal de 2012, es un ter­cio in­fe­rior. Es­to es bru­tal. He­mos per­di­do un ter­cio del mer­ca­do en me­nos de tres años. Ade­más de es­to, se ven más di­fi­cul­ta­des, que ve­re­mos có­mo se van acla­ran­do, en fun­ción de có­mo se co­rri­jan o aprue­ben ini­cia­ti­vas que hay en es­tos mo­men­tos abier­tas y que van a ser fun­da­men­ta­les pa­ra la in­dus­tria, en re­la­ción a la fi­ja­ción de pre­cios pa­ra el me­di­ca­men­to.

¿Có­mo afec­tan es­tos cam­bios a una com­pa­ñía de­di­ca­da sólo a in­no­va­ción?

Mu­cho. El es­pa­cio de opor­tu­ni­dad pa­ra las com­pa­ñías in­no­va­do­ras es aho­ra sólo del 33 por cien­to, por­que el 67 por cien­to de to­das las re­ce­tas que se dis­pen­san en Es­pa­ña son de ge­né­ri­cos o de me­di­ca­men­tos que han per­di­do la pa­ten­te y tie­nen pre­cio de ge­né­ri­co. Es­to quie­re de­cir que las ad­mi­nis­tra­cio­nes de­be­rían de­jar de re­pe­tir un da­to que uti­li­zan, por­que ya no pro­ce­de. Eso de que te­ne­mos que pro­mo­cio­nar el uso del ge­né­ri­co por­que so­la­men­te re­pre­sen­ta el 30 por cien­to es fal­so. Lo di­go con to­das las le­tras. Fal­so. Es in­co­rrec­to. Da igual cuán­tas sean las com­pa­ñías de ge­né­ri­cos. Lo que im­por­ta, si tie­nes un sis­te­ma de pre­cios de re­fe­ren­cia, es sa­ber cuán­tas de ca­da diez re­ce­tas se dis­pen­san a pre­cio de ge­né­ri­co. De­be­ría dar igual si el pro­vee­dor de ese me­di­ca­men­to a pre­cio de ge­né­ri­co es una com­pa­ñía de ge­né­ri­cos o es una com­pa­ñía in­no­va­do­ra que po­ne el pre­cio igua­lan­do el del ge­né­ri­co.

¿Qué tra­bas en­cuen­tra el me­di­ca­men­to innovador en Es­pa­ña?

Mu­chos, por­que im­pe­ra so­la­men­te el cri­te­rio pu­ra­men­te eco­nó­mi­co y su im­pac­to en la fac­tu­ra far­ma­céu­ti­ca. Es de­cir, la uti­li­za­ción de un nue­vo me­di­ca­men­to innovador es cier­to que pue­de in­cre­men­tar la fac­tu­ra en me­di­ca­men­tos a cor­to pla­zo, pe­ro es cos­te-efi­cien­te si va­lo­ras los cos­tes que aho­rra por tra­tar es­ta en­fer­me­dad. La pregunta que nos ha­ce­mos des­de la in­dus­tria in­no­va­do­ra es si se va a eva­luar así. Si se van a te­ner en cuen­ta es­tos cri­te­rios pa­ra va­li­dar un fár­ma­co. Y tam­bién quién va a te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra pa­ra ha­cer­lo: si la FDA ame­ri­ca­na, la Emea eu­ro­pea, el Mi­nis­te­rio, las CCAA, los hos­pi­ta­les...

¿Y có­mo ve una com­pa­ñía ame­ri­ca­na que ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma ten­ga su pro­pio cri­te­rio?

Pues aho­ra te­ne­mos ca­sos co­mo que una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, des­pués de te­ner un me­di­ca­men­to innovador apro­ba­do, di­ce que no se pue­de uti­li­zar du­ran­te tres o cua­tro años por­que no tie­ne to­da­vía ex­pe­rien­cia clí­ni­ca. Y exis­ten to­da una se­rie de es­tu­dios que se han te­ni­do que rea­li­zar pa­ra apro­bar el fár­ma­co que no los tie­ne en cuen­ta. Ade­más, las di­fe­ren­cias en­tre re­gio­nes son muy gran­des y más con la cri­sis.

ELI­SA SENRA

Pre­si­den­te de la far­ma­céu­ti­ca Lilly en Es­pa­ña, Gre­cia y Por­tu­gal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.