Reportaje

El cie­rre apro­ba­do de las ur­gen­cias noc­tur­nas de 21 am­bu­la­to­rios de Cas­ti­lla-La Man­cha de­ja a mu­chas po­bla­cio­nes con el úni­co au­xi­lio sa­ni­ta­rio de la far­ma­cia de guar­dia.

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL - JUAN MAR­QUÉS

Bo­ti­ca­rios ru­ra­les: los úl­ti­mos de Fi­li­pi­nas tras el cie­rre de Ur­gen­cias

Mu­chos far­ma­céu­ti­cos ru­ra­les tie­nen la sen­sa­ción de es­tar co­rrien­do la mis­ma suer­te que los úl­ti­mos de Fi­li­pi­nas. Co­mo el ague­rri­do des­ta­ca­men­to es­pa­ñol, que no se rin­dió aun­que la gue­rra es­ta­ba ya per­di­da, si­guen abrien­do sus far­ma­cias to­dos los días del año a pe­sar de que no son ren­ta­bles y a pe­sar de que la des­re­gu­la­ción de la pro­pie­dad que plan­tea el Mi­nis­te­rio de Economía y Com­pe­ti­ti­vi­dad pue­de ser la pun­ti­lla de un mo­de­lo que si­gue de­mos­tran­do ser una pie­za cla­ve en la aten­ción sa­ni­ta­ria. El cie­rre apro­ba­do del ser­vi­cio de ur­gen­cias por la no­che de los cen­tros de sa­lud de 21 mu­ni­ci­pios en Cas­ti­lla-La Man­cha ha de­ja­do a los far­ma­céu­ti­cos de las lo­ca­li­da­des afec­ta­das co­mo el úni­co pues­to de so­co­rro en ca­so de urgencia sa­ni­ta­ria. Las ra­zo­nes de “ba­ja afluen­cia” y “des­pil­fa­rro”, ex­pues­tas por el Go­bierno Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal pa­ra to­mar es­ta drás­ti­ca de­ci­sión -sus­pen­di­da cau­te­lar­men­te en un prin­ci­pio por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Cas­ti­lla-La Man­cha en las sie­te lo­ca­li­da­des que han re­cu­rri­do el cie­rre-, lle­va­rían tam­bién a li­qui­dar el ser­vi­cio de guar­dias de las far­ma­cias es­pa­ño­las por su nu­la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca.

El ti­tu­lar de la far­ma­cia de Tem­ble­que, el li­cen­cia­do Juan Ig­na­cio Ca­le­ro, re­co­no­ce que la far­ma­cia es el úni­co ser­vi­cio sa­ni­ta­rio que que­da­ría en el pue­blo pa­ra aten­der cual­quier urgencia de sus ve­ci­nos de for­ma in­me­dia­ta. Ade­más de los dos días de guar­dia du­ran­te la se­ma­na que de­be ha­cer, se­gún el sis­te­ma de ro­ta­ción con otros mu­ni­ci­pios cer­ca­nos, su bo­ti­ca tam­bién per­ma­ne­ce abier­ta a lo lar­go de to­do el fin de se­ma­na, des­de el vier­nes a do­min­go. El nú­me­ro de aten­cio­nes es “mí­ni­ma y la ren­ta­bi­li­dad nu­la”, ad­mi­te, si bien es­te ho­ra­rio de aten­ción ofre­ce a los ve­ci­nos se­gu­ri­dad y ga­ran­tía de aten­ción por par­te de un pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio.

La mis­ma si­tua­ción se pro­du­ce en otros mu­ni­ci­pios afec­ta­dos por el cie­rre del ser­vi­cio de ur­gen­cias noc­tur­nas, co­mo Al­mu­na­cid de Zo­ri­ta, don­de su far­ma­cia per­ma­ne­ce abier­ta las 24 ho­ras du­ran­te los sie­te días de la se­ma­na, o en Vi­lla­nue­va de la Fuente. La ti­tu­lar

de una de las dos bo­ti­cas abier­tas en la lo­ca­li­dad ciudadreal­eña, Ma­ría Pé­rez Mon­te­ro, ex­pli­ca que el cie­rre del ser­vi­cio de ur­gen­cias noc­turno obli­ga­ría a reu­ni­fi­car el ser­vi­cio de guar­dia de las far­ma­cias, que se re­nue­va ca­da seis me­ses, ya que no se­ría obli­ga­to­rio man­te­ner abier­tas las puer­tas co­mo has­ta aho­ra por el cie­rre. “Has­ta que se to­me una de­ci­sión, ca­da bo­ti­ca del pue­blo se tur­na por se­ma­nas pa­ra aten­der las 24 ho­ras”, ex­pli­ca. Mien­tras tan­to, el ser­vi­cio de guar­dias es una ga­ran­tía más del sis­te­ma re­gu­la­do de far­ma­cias en Es­pa­ña aun­que sea com­ple­ta­men­te de­fi­ci­ta­rio, co­mo de­mos­tró un es­tu­dio de An­ta­res Con­sul­ting de 2010 so­bre las far­ma­cias ru­ra­les de Cas­ti­lla-La Man­cha. La fac­tu­ra­ción me­dia por guar­dia noc­tur­na en las bo­ti­cas de los mu­ni­ci­pios de me­nos de 5.000 ha­bi­tan­tes as­cen­dió a 4,76 eu­ros de me­dia pa­ra aten­der a 0,23 pa­cien­tes ca­da no­che o 1,29 pa­cien­tes en las guar­dias diur­nas.

Así se en­cuen­tran 137 ofi­ci­nas de far­ma­cia re­par­ti­das por Cas­ti­lla-La Man­cha, ubi­ca­das en mu­ni­ci­pios in­fe­rio­res a 500 ha­bi­tan­tes, el 11 por cien­to del to­tal, que de­ben ha­cer una me­dia de 180 guar­dias al año.

Es­tas cifras se po­drían ex­tra­po­lar, se­gún la con­sul­to­ra, al res­to de la red es­pa­ño­la de far­ma­cias ru­ra­les, la más ex­ten­sa de Eu­ro­pa sin con­tar a Gre­cia y Bél­gi­ca. Más de 3.000 bo­ti­cas están abier­tas en mu­ni­ci­pios de me­nos de 2.000 ha­bi­tan­tes.

El ex­con­se­je­ro de Sa­ni­dad de Cas­ti­lla-La Man­cha, Fernando La­ma­ta, pro­me­tió a los far­ma­céu­ti­cos de su re­gión pa­ra­li­zar la con­vo­ca­to­ria de nue­vas aper­tu­ras de far­ma­cias en nú­cleos de po­bla­ción in­fe­rio­res a 500 ha­bi­tan­tes, con el fin de sus­ti­tuir es­tas ofi­ci­nas por bo­ti­qui­nes o far­ma­cias au­xi­lia­res, co­mo se es­tá ha­cien­do en An­da­lu­cía y Ex­tre­ma­du­ra.

Es la si­tua­ción que atra­vie­san far­ma­céu­ti­cos de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­ca­sa­men­te po­bla­das, co­mo la dos cas­ti­llas o Ex­tre­ma­du­ra, y tam­bién de co­mu­ni­da­des co­mo Ma­drid. “O cie­rras o no te pue­des co­ger va­ca­cio­nes”, ase­gu­ra­ba Ma­ría Ga­rri­do, una far­ma­céu­ti­ca de un pue­blo de la sie­rra ma­dri­le­ña (Ala­me­da del Va­lle) que abre su far­ma­cia to­dos los días pa­ra aten­der a 237 ha­bi­tan­tes y que no le lle­ga pa­ra con­tra­tar sus­ti­tu­tos ni pa­ra pa­gar die­tas por des­pla­za­mien­to a su far­ma­cia, si­tua­da a 91 ki­ló­me­tros de Ma­drid.

Lo más gra­vo­so pa­ra es­tas far­ma­cias si­gue sien­do ofre­cer un ser­vi­cio de guar­dia de 24 ho­ras, ya que sie­te de ca­da diez far­ma­cias no fac­tu­ra na­da du­ran­te es­tas guar­dias. El sis­te­ma de ayu­das apro­ba­do en 2011 pa­ra las far­ma­cias con via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca com­pro­me­ti­da, que po­dría com­pen­sar a las ofi­ci­nas ru­ra­les, ape­nas se ha apli­ca­do, sal­vo en al­gu­nas ex­cep­cio­nes en Cas­ti­lla-La Man­cha, Ex­tre­ma­du­ra o La Rio­ja. A pe­sar de que las ayu­das no lle­gan, las bo­ti­cas ru­ra­les man­tie­nen abier­tas sus puer­tas y re­sis­ten al pie del ca­ñón el ase­dio de los im­pa­gos, la caí­da en las ven­tas o la ame­na­za des­re­gu­la­do­ra con ren­tas de sub­sis­ten­cia. Le­jos de sa­car ban­de­ra blan­ca, los far­ma­céu­ti­cos quie­ren ha­cer va­ler su ex­ten­sa red de bo­ti­cas que ofre­ce ser­vi­cio sa­ni­ta­rio al 99 por cien­to de la po­bla­ción, sin im­por­tar su lo­ca­li­za­ción o la ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio.

G. L. EFE

Ima­gen de una far­ma­cia ru­ral

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.