BOI­COT DE LAS CCAA A LOS FÁR­MA­COS DE MAR­CA

Ex­tre­ma­du­ra, Cas­ti­lla-la Man­cha, País Vas­co, Can­ta­bria, Ga­li­cia y An­da­lu­cía im­pi­den re­ce­tar por mar­ca, aun­que ten­gan el mis­mo pre­cio que el ge­né­ri­co

El Economista - Sanidad - - PORTADA - AL­BER­TO VI­GA­RIO

Al me­nos seis co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas -Ex­tre­ma­du­ra, Cas­ti­lla-La Man­cha, País Vas­co, Can­ta­bria, Ga­li­cia y An­da­lu­cía- están boi­co­tean­do la pres­crip­ción de me­di­ca­men­tos de mar­ca en sus ser­vi­cios de sa­lud y fa­vo­re­cien­do la dis­pen­sa­ción del fár­ma­co ge­né­ri­co aun­que am­bos ten­gan el mis­mo pre­cio. La fór­mu­la pa­ra ha­cer­lo, se­gún han de­nun­cia­do pro­fe­sio­na­les mé­di­cos de es­tas co­mu­ni­da­des a elE­co­no­mis­ta Sa­ni­dad, es eli­mi­nan­do del sis­te­ma de pres­crip­ción elec­tró­ni­ca las pre­sen­ta­cio­nes de mar­ca de al­gu­nos fár­ma­cos “o po­nien­do tra­bas pa­ra que el mé­di­co a la ho­ra de re­ce­tar no pue­da ac­ce­der a ellas a tra­vés del pro­gra­ma in­for­má­ti­co”, se­gún de­nun­cia uno de es­tos pro­fe­sio­na­les.

Hay que re­cor­dar que, ac­tual­men­te, la ley per­mi­te a los mé­di­cos re­ce­tar a sus pa­cien­tes cró­ni­cos un me­di­ca­men­to de mar­ca o de mar­ca ge­né­ri­ca “si con­si­de­ran que es lo me­jor pa­ra el pa­cien­te”. Sin em­bar­go, a día de hoy, en es­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, en los sis­te­mas in­for­má­ti­cos a los que de­be ac­ce­der el mé­di­co pa­ra po­der re­ce­tar, exis­ten tra­bas que di­fi­cul­tan la pres­crip­ción de de­ter­mi­na­dos me­di­ca­men­tos, siem­pre en be­ne­fi­cio de la pres­crip­ción por prin­ci­pio ac­ti­vo.

“No te di­cen que no lo pue­das pres­cri­bir, pe­ro pa­ra lle­gar a de­ter­mi­na­dos fár­ma­cos ne­ce­si­tas va­rios cli­ca­dos de ra­tón has­ta lle­gar a él”, co­mo afir­ma el doc­tor Ben­ja­mín Abar­ca, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Mé­di­cos Ge­ne­ra­les y de Fa­mi­lia. A jui­cio de los pro­fe­sio­na­les, es­tas tra­bas o es­te fo­men­to del me­di­ca­men­to ge­né­ri­co a igual­dad de pre­cio “no tie­ne sen­ti­do”. “Yo pue­do en­ten­der que la Ad­mi­nis­tra­ción in­ten­te fa­vo­re­cer un fár­ma­co que en prin­ci­pio es igual al me­nor cos­te, pe­ro no cuan­do a las mar­cas se les ha obli­ga­do a ba­jar el pre­cio ajus­tán­do­lo a un pre­cio de re­fe­ren­cia”, ex­pli­ca es­te mé­di­co de fa­mi­lia.

El ma­yor pro­ble­ma de es­ta for­ma de ac­tuar de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, se­gún el pre­si­den­te de es­ta so­cie­dad de mé­di­cos de fa­mi­lia, es que cuan­do se pres­cri­be por prin­ci­pio ac­ti­vo, el far­ma­céu­ti­co es­tá obli­ga­do a re­ce­tar el me­di­ca­men­to más ba­ra­to en ese mo­men­to, lo que ha­ce que “ca­da mes el pa­cien­te re­ci­ba una pas­ti­lla de de­ter­mi­na­do co­lor y ta­ma­ño”.

“Es­to es gra­ve por­que ni el co­lor de la ca­ja, ni la for­ma o co­lor del com­pri­mi­do es el

mis­mo”, lo que lle­va a mu­chos pa­cien­tes a con­fun­dir la me­di­ca­ción o a de­jar de to­mar­la. “Se sien­ten in­se­gu­ros por­que no están to­man­do lo mis­mo, aun­que el prin­ci­pio ac­ti­vo sí lo sea”, ya que ade­más, co­mo ha ase­ve­ra­do, “los ex­ci­pien­tes no son igua­les, ni el de mar­ca ni el del ge­né­ri­co”. “Si to­mas una pas­ti­lla con un de­ter­mi­na­do ex­ci­pien­te y va bien, sea de mar­ca o ge­né­ri­co, no se tie­ne que cam­biar”, in­sis­te es­te pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio.

De la mis­ma opi­nión es la pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Pár­kin­son, Ma­ría Je­sús Del­ga­do, quien ase­gu­ra que la uti­li­za­ción de un ti­po u otro de me­di­ca­men­to “tie­ne es­pe­cial im­por­tan­cia en el ca­so de en­fer­mos cró­ni­cos y tra­ta­mien­tos lar­gos, que pue­den ver­se al­te­ra­dos an­te un cam­bio”.

Ca­si to­dos al mis­mo pre­cio

Se­gún da­tos de las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas in­no­va­do­ras, ac­tual­men­te ca­si el 99 por cien­to de los me­di­ca­men­tos de mar­ca que ya no tie­nen pa­ten­te y pue­de re­ce­tar el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud a tra­vés de las far­ma­cias es­tá al mis­mo pre­cio que los me­di­ca­men­tos ge­né­ri­cos, por lo que “el fo­men­to del me­di­ca­men­to ge­né­ri­co a igual­dad de pre­cio no tie­ne sen­ti­do y per­ju­di­ca se­ria­men­te a la in­no­va­ción”, apun­tan des­de Far­main­dus­tria, la pa­tro­nal de las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas in­no­va­do­ras en nues­tro país.

El úl­ti­mo Real De­cre­to del Mi­nis­te­rio so­bre la pres­crip­ción de fár­ma­cos, del 16/2012, per­mi­te cier­ta li­ber­tad de elec­ción en­tre mar­cas y ge­né­ri­cos al con­si­de­rar que la pres­crip­ción se rea­li­za­rá de la for­ma más apro­pia­da pa­ra el be­ne­fi­cio de los pa­cien­tes. “El pa­cien­te de­be sa­ber que, si ha ini­cia­do un tra­ta­mien­to con me­di­ca­men­tos de mar­ca que con­si­gue con­tro­lar la pa­to­lo­gía, tie­ne de­re­cho a que se man­ten­ga”, afir­ma por su par­te el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Dia­bé­ti­cos de Es­pa­ña, Án­gel Ca­bre­ra.

Por prin­ci­pio ac­ti­vo

Des­de el 1 de no­viem­bre de 2011, los mé­di­cos de­ben re­ce­tar por prin­ci­pio ac­ti­vo sin in­di­car mar­cas, “pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que en la far­ma­cia de­ban dis­pen­sar­te el me­di­ca­men­to ge­né­ri­co”, re­cuer­dan las com­pa­ñías in­no­va­do­ras. Con esa re­ce­ta por prin­ci­pio

ac­ti­vo, en la far­ma­cia de­ben ofre­cer al pa­cien­te el me­di­ca­men­to de esa cla­se que es­té a un pre­cio me­nor. El far­ma­céu­ti­co ya no es­tá obli­ga­do a dar un me­di­ca­men­to ge­né­ri­co, sino cual­quie­ra de los me­di­ca­men­tos que in­clu­yen ese prin­ci­pio ac­ti­vo y que están a pre­cio me­nor. Por lo tan­to, pue­de ofre­cer un me­di­ca­men­to de mar­ca o un ge­né­ri­co, y el pa­cien­te pue­de exi­gir su me­di­ca­men­to de mar­ca de siem­pre si tie­ne el mis­mo pre­cio.

Sen­ten­cias a fa­vor y en con­tra

Es­ta prác­ti­ca de al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas no es nue­va, pe­ro ha vuel­to a re­pro­du­cir­se en los úl­ti­mos me­ses. En 2010, tan­to Cas­ti­lla-La Man­cha co­mo Ex­tre­ma­du­ra de­ci­die­ron eli­mi­nar del sis­te­ma de pres­crip­ción elec­tró­ni­ca las pre­sen­ta­cio­nes de mar­ca de va­rios fár­ma­cos co­mo ven­la­fa­xi­na, eso­me­pra­zol, pan­to­pra­zol, es­ci­ta­lo­pram, tra­ma­dol, áci­do ri­se­dró­ni­co y áci­do alen­dró­ni­co, for­zan­do con ello a los mé­di­cos a re­ce­tar es­tos me­di­ca­men­tos por ge­né­ri­co. El mé­di­co con­ti­nua­ba te­nien­do la op­ción de re­ce­tar la mar­ca pe­ro sólo si lo ha­cía en re­ce­ta de pa­pel.

Es­ta me­di­da pro­vo­có no sólo re­cur­sos ju­di­cia­les por par­te de los la­bo­ra­to­rios, sino tam­bién crí­ti­cas de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios que re­cor­da­ban que par­te del co­bro de ob­je­ti­vos es­ta­ba li­ga­do al cum­pli­mien­to de la pres­crip­ción elec­tró­ni­ca. En es­te ca­so, un juz­ga­do de Ex­tre­ma­du­ra es­ti­mó en ma­yo del año pa­sa­do el re­cur­so pre­sen­ta­do por Far­main­dus­tria con­tra la de­ci­sión del Ser­vi­cio Ex­tre­me­ño de Sa­lud, afir­man­do que esas me­di­das mo­di­fi­can el ca­tá­lo­go de fár­ma­cos fi­nan­cia­do y su­po­nen una in­va­sión de com­pe­ten­cias.

Pe­ro no siem­pre la jus­ti­cia ha da­do la ra­zón a las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas in­no­va­do­ras. Re­cien­te­men­te, el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia del País Vas­co (TSJPV) ha ava­la­do la am­plia­ción de la car­te­ra de me­di­ca­men­tos ge­né­ri­cos que acor­dó el an­te­rior Go­bierno de Pat­xi Ló­pez tras des­es­ti­mar el re­cur­so que pre­sen­tó la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca re­cla­man­do que sus pro­duc­tos de mar­ca ha­bían si­do re­le­ga­dos. El Go­bierno del País Vas­co pro­mo­vió en ju­nio de 2010 el uso de nue­vos ge­né­ri­cos pa­ra en­fer­me­da­des co­mu­nes, co­mo el co­les­te­rol o la hi­per­ten­sión, con el fin de re­du­cir el gas­to far­ma­céu­ti­co. Aque­lla me­di­da fue im­pug­na­da por Far­main­dus­tria, que en­ten­día que im­po­ner la pres­crip­ción por prin­ci­pio ac­ti­vo vul­ne­ra­ba, en­tre otros as­pec­tos, la li­ber­tad de los mé­di­cos a re­ce­tar me­di­ci­nas de mar­ca.

La sen­ten­cia del TSJPV, dic­ta­da el pa­sa­do 21 de di­ciem­bre, sub­ra­ya que la ac­tual le­gis­la­ción ava­la la apli­ca­ción de me­di­das que con­tri­bu­yan al uso ra­cio­nal de me­di­ca­men­tos y al fo­men­to de los ge­né­ri­cos, en es­pe­cial, tras la nor­ma apro­ba­da por el Go­bierno pa­ra fo­men­tar la pres­crip­ción por prin­ci­pio ac­ti­vo.

GETTY

GETTY

ELE­CO­NO­MIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.