Re­in­ser­ción la­bo­ral sos­te­ni­ble

En Eu­ro­pa exis­te una fuer­te ten­den­cia em­pre­sa­rial y po­lí­ti­ca a ofre­cer asis­ten­cia per­so­na­li­za­da cuan­do, por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias, he­mos de re­in­ser­tar­nos en el mun­do del tra­ba­jo.

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en trau­ma­to­lo­gía y ci­ru­gía or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

Co­mo pro­fe­sio­na­les de la me­di­ci­na la­bo­ral vi­vi­mos, en el día a día, la du­ra lu­cha por su­pe­rar una en­fer­me­dad gra­ve acon­te­ci­da en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal. Es muy di­fí­cil, así co­mo acep­tar y adap­tar­se a las se­cue­las que pue­dan que­dar co­mo con­se­cuen­cia de la en­fer­me­dad. Muy com­ple­ja re­sul­ta, tam­bién, la re­in­ser­ción la­bo­ral pos­te­rior. Los obs­tácu­los son fre­cuen­tes den­tro de la ofer­ta la­bo­ral dis­po­ni­ble. Las de­cla­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de los de­re­chos hu­ma­nos es­ta­ble­cen la obli­ga­to­rie­dad de re­co­no­cer a to­dos por co­no­ci­mien­tos e ido­nei­dad. Lo cier­to es que la reali­dad so­cial del mo­men­to en que vi­vi­mos, es otra.

Pe­ro los cam­bios van lle­gan­do y con ellos de­be­mos ca­mi­nar. Exis­te en Eu­ro­pa una fuer­te ten­den­cia em­pre­sa­rial y po­lí­ti­ca a ofre­cer asis­ten­cia per­so­na­li­za­da cuan­do, por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias, he­mos de re­in­ser­tar­nos en el mun­do del tra­ba­jo. Tam­bién Es­pa­ña ca­mi­na en es­te sen­ti­do a tra­vés de Pro­gra­mas Ofi­cia­les de Re­in­ser­ción La­bo­ral. Las ta­sas de des­em­pleo da­ñan cruel­men­te nues­tro áni­mo, pe­ro no per­mi­ta­mos que es­te desáni­mo se cro­ni­fi­que. Una pa­to­lo­gía cró­ni­ca es de in­cier­to tra­ta­mien­to y re­sul­ta­do. Acer­car­se a es­tos pro­gra­mas es una bue­na ma­ne­ra de co­men­zar. El ac­tual Mi­nis­te­rio de Em­pleo y Se­gu­ri­dad So­cial tra­ba­ja pa­ra ello. Hu­ya de los de­ba­tes po­pu­lis­tas que unos po­cos quie­ren im­plan­tar. Muy útil re­sul­ta la con­sul­ta de la Guía La­bo­ral Ofi­cial so­bre con­tra­tos de tra­ba­jo, mo­da­li­da­des e in­cen­ti­vos. Se es­ta­ble­ce la obli­ga­to­rie­dad de que los em­pre­sa­rios ela­bo­ren ri­gu­ro­sos pla­nes de per­fec­cio­na­mien­to y ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal pa­ra vol­ver a ser com­pe­ti­ti­vos. El ob­je­ti­vo es cla­ro: brin­dar las he­rra­mien­tas que fa­ci­li­ten la efi­cien­cia en el pro­ce­so de bús­que­da de tra­ba­jo. A tra­vés de ta­lle­res gru­pa­les se en­se­ña a con­fec­cio­nar o ac­tua­li­zar un curriculum vi­tae, prio­ri­zar las exi­gen­cias del

que fa­vo­re­cen la fle­xi­bi­li­dad in­ter­na co­mo al­ter­na­ti­va a la des­truc­ción de em­pleo

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.