Ca­ta­lu­ña tri­pli­ca a Ma­drid en gas­to sa­ni­ta­rio con em­pre­sas pri­va­das

La Sa­ni­dad ca­ta­la­na es la que des­ti­na más di­ne­ro a la par­ti­da de con­cier­tos con em­pre­sas pri­va­das, al­can­zan­do el 25% del gas­to sa­ni­ta­rio to­tal, una cifra que so­bre­pa­sa am­plia­men­te al res­to de co­mu­ni­da­des y tri­pli­ca la cifra de Ma­drid

El Economista - Sanidad - - EL TEMA DE PORTADA - AL­BER­TO VI­GA­RIO

Ca­ta­lu­ña es la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma que más di­ne­ro de­di­ca a la par­ti­da de con­cier­tos con em­pre­sas sa­ni­ta­rias pri­va­das, su­peran­do los 2.500 mi­llo­nes de eu­ros al año, lo que re­pre­sen­ta el 25 por cien­to del to­tal de su gas­to en sa­lud. Es­ta cifra es am­plia­men­te su­pe­rior al gas­to sa­ni­ta­rio que de­di­can el res­to de co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las a sus acuer­dos de co­la­bo­ra­ción con em­pre­sas pri­va­das, una par­ti­da de­di­ca­da fun­da­men­tal­men­te a des­car­gar la lis­ta de es­pe­ra de la sa­ni­dad pú­bli­ca.

Así se des­pren­de del úl­ti­mo Ba­ró­me­tro de la Sa­ni­dad pri­va­da, pu­bli­ca­do ayer por el Ins­ti­tu­to pa­ra el De­sa­rro­llo y la In­te­gra­ción de la Sa­ni­dad (IDIS), que in­te­gra a las prin­ci­pa­les com­pa­ñías de­di­ca­das a la sa­ni­dad pri­va­da en nues­tro país. En un mo­men­to en el que ha si­do la Co­mu­ni­dad de Ma­drid la prin­ci­pal aban­de­ra­da de la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da en sa­ni­dad, los da­tos pre­sen­ta­dos por el IDIS mues­tran un pa­no­ra­ma re­gio­nal bas­tan­te dis­tin­to. Se­gún es­te in­for­me -con da­tos de 2010-, tras Ca­ta­lu­ña, es Ca­na­rias la co­mu­ni­dad que más por­cen­ta­je de gas­to de­di­ca a los con­cier­tos con la sa­ni­dad pri­va­da, con un 10 por cien­to del to­tal. La Rio­ja es la ter­ce­ra co­mu­ni­dad en es­te ran­king, con un 8,6 por cien­to, y la Co­mu­ni­dad de Ma­drid apa­re­ce en el cuar­to lu­gar, con un 7,8 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio de­di­ca­do a la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da.

An­da­lu­cía y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na con 515 y 429 mi­llo­nes de eu­ros al año res­pec­ti­va­men­te, que re­pre­sen­tan el 5,1 y 6,3 por cien­to de sus pre­su­pues­tos res­pec­ti­vos, son las si­guien­tes re­gio­nes que, en tér­mi­nos glo­ba­les, más de­di­can a es­te apar­ta­do. No obs­tan­te, si se ob­ser­va la evo­lu­ción en los úl­ti­mos años de es­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, des­ta­ca el he­cho de que Ca­ta­lu­ña ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do el ma­yor des­cen­so en el im­por­te de con­cier­tos con una re­duc­ción del 12,3 por cien­to des­de 2008. En el la­do opues­to, tan­to Can­ta­bria y La Rio­ja, a pe­sar de ocu­par las úl­ti­mas po­si­cio­nes en el ran­king de re­cur­sos fi­nan­cie­ros des­ti­na­dos a con­cier­tos,

des­de 2008 han au­men­ta­do el im­por­te des­ti­na­do en un 89 por cien­to y un 45 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te.

El ca­so de Ma­drid es bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­vo ya que, a pe­sar de dis­mi­nuir el im­por­te des­ti­na­do a con­cier­tos en 2010 res­pec­to a 2009, el in­cre­men­to de es­te im­por­te des­de 2008 es de 23,9 por cien­to, sien­do la se­gun­da co­mu­ni­dad que más ha au­men­ta­do en dos años es­ta par­ti­da.

Pa­ra las com­pa­ñías sa­ni­ta­rias, es­tos da­tos de­mues­tran que el sec­tor sa­ni­ta­rio pri­va­do “es un im­por­tan­te alia­do del sis­te­ma pú­bli­co es­pa­ñol, ya que con­tri­bu­ye a la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma”, ase­gu­ran des­de IDIS. “El sec­tor sa­ni­ta­rio pri­va­do re­pre­sen­ta un ele­va­do pe­so en el sec­tor pro­duc­ti­vo es­pa­ñol”, afir­ma Juan Abar­ca, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del IDIS, que co­mo ejem­plo, ase­gu­ra que ac­tual­men­te es­te sec­tor “su­po­ne 2,45 por cien­to del PIB, lo que equi­va­le al 26,2 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio to­tal”. Y es que Es­pa­ña con­ti­núa po­si­cio­nán­do­se en­tre los pri­me­ros paí­ses eu­ro­peos en gas­to sa­ni­ta­rio pri­va­do. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes rea­li­za­das de las com­pa­ñías, el gas­to sa­ni­ta­rio pri­va­do, y el gas­to sa­ni­ta­rio pú­bli­co de pro­vi­sión pri­va­da en Es­pa­ña re­pre­sen­tó apro­xi­ma­da­men­te el 3,14 por cien­to del PIB en 2010.

Los efec­tos de la ‘ma­rea blan­ca’

Sin em­bar­go, Juan Abar­ca ad­vier­te de que los re­cor­tes y la ‘ma­rea blan­ca’ de pro­tes­tas con­tra la pri­va­ti­za­ción de la sa­ni­dad “están afec­tan­do a los con­cier­tos que mu­chas co­mu­ni­da­des te­nían con la sa­ni­dad pri­va­da, que en el úl­ti­mo año han dis­mi­nui­do has­ta en un 70 por cien­to en al­gu­nas re­gio­nes. Aho­ra to­do lo que hue­le a pri­va­do se qui­ta de gol­pe, y eso no es jus­to”, de­nun­cia Abar­ca, que tam­bién es di­rec­tor ge­ne­ral del gru­po Hos­pi­tal de Ma­drid.

Pa­ra Abar­ca, el pro­ble­ma de la sa­ni­dad pú­bli­ca en Es­pa­ña es que “es­tá muy po­li­ti­za­da” y es­to ha­ce que to­do el de­ba­te so­bre la ex­ter­na­li­za­ción de la ges­tión que se ha ge­ne­ra­do en al­gu­nas co­mu­ni­da­des, co­mo Ma­drid o Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, tam­bién afec­te a los con­cier­tos que, des­de ha­ce años, se ve­nían rea­li­zan­do con la sa­ni­dad pri­va­da, a los que se des­ti­na el 10,7 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio pú­bli­co.

“To­da la po­lé­mi­ca so­bre la ‘ma­rea blan­ca’ que se es­tá ge­ne­ran­do es­tá per­ju­di­can­do la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes en­tre sec­tor pú­bli­co y pri­va­do. Pa­re­ce que to­do

el mun­do se quie­re des­mar­car de la sa­ni­dad pri­va­da”, afir­ma el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del IDIS en la pre­sen­ta­ción de es­te in­for­me, se­gún re­co­ge Eu­ro­pa Press.

Y es­to, ha aña­di­do, es “lo peor que le pue­de pa­sar a la sa­ni­dad pú­bli­ca”, ya que son cen­tros que, en mu­chos ca­sos, han sos­te­ni­do la mo­ro­si­dad de las co­mu­ni­da­des y ha­bían he­cho in­ver­sio­nes en tec­no­lo­gía e ins­ta­la­cio­nes pa­ra dar co­ber­tu­ra a las lis­tas de es­pe­ra de la pú­bli­ca. “Y aho­ra qui­tan los con­cier­tos de gol­pe y po­rra­zo”, ha la­men­ta­do.

Evi­ta el co­pa­go sa­ni­ta­rio

Se­gún de­fien­den des­de el sec­tor sa­ni­ta­rio pri­va­do, la co­la­bo­ra­ción a tra­vés de con­cier­tos en­tre el sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co y el pri­va­do, jun­to al nú­me­ro de pó­li­zas de sa­lud es lo que pue­de con­se­guir la fu­tu­ra via­bi­li­dad del sis­te­ma.

“Es­to se de­be a que el nú­me­ro de ase­gu­ra­dos si­gue cre­cien­do, un 1,25 por cien­to en 2012 has­ta los más de 6,9 mi­llo­nes de ase­gu­ra­dos, lo que con­tri­bu­ye a la des­car­ga y el aho­rro del sis­te­ma pú­bli­co, de 1.174 eu­ros por pa­cien­te y año si el pa­cien­te es usua­rio úni­co de la sa­ni­dad pri­va­da y de 569 eu­ros si rea­li­za un uso mix­to”, in­di­can des­de el IDIS.

De he­cho, co­men­ta Juan Abar­ca, que en Es­pa­ña “no ha si­do ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer co­pa­gos asis­ten­cia­les por­que ya hay ca­si 7 mi­llo­nes de per­so­nas que co­pa­gan vo­lun­ta­ria­men­te”. Ade­más, la sa­ni­dad pri­va­da cuen­ta ya con 462 hos­pi­ta­les y cer­ca de 53.000 ca­mas, que re­pre­sen­tan el 53 por cien­to de los hos­pi­ta­les y el 32 por cien­to de las ca­mas hos­pi­ta­la­rias que hay en Es­pa­ña.

Por ello, Abar­ca de­fien­de la ne­ce­si­dad de se­guir con­tan­do con el sec­tor pri­va­do por­que, se­gún ad­vier­te, “si ma­ña­na des­apa­re­cie­ran los hos­pi­ta­les pri­va­dos y los 7 mi­llo­nes de do­bles ase­gu­ra­dos, el sis­te­ma pú­bli­co se co­lap­sa­ría”.

“No pre­ten­de­mos trans­for­mar el mo­de­lo, ni pri­va­ti­zar­lo to­do, que­re­mos que se cuen­te con la sa­ni­dad pri­va­da en la pla­ni­fi­ca­ción del sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co en Es­pa­ña y que se nor­ma­li­ce la co­la­bo­ra­ción en­tre am­bos sec­to­res”, con­clu­ye.

L. MO­RENO

Fachada del Hos­pi­tal Qui­rón de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.