La as­te­nia en el mer­ca­do la­bo­ral

Los pro­fe­sio­na­les apre­cian cua­dros de tris­te­za sin cau­sa apa­ren­te, pér­di­da de ape­ti­to y ma­les­tar ge­ne­ral mu­cho an­tes de que co­mien­ce la pri­ma­ve­ra. La as­te­nia ha lle­ga­do al ám­bi­to la­bo­ral y em­pre­sa­rial

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en trau­ma­to­lo­gía y ci­ru­gía or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

La as­te­nia es un sín­to­ma en el que pue­den que­dar im­pli­ca­dos nu­me­ro­sos agen­tes cau­sa­les. Re­sul­ta de di­fí­cil ca­rac­te­ri­za­ción. El há­bi­to as­té­ni­co ha­ce re­fe­ren­cia al can­san­cio que im­pi­de man­te­ner una ac­ti­vi­dad nor­mal. Ca­si un 10 por cien­to de la po­bla­ción pue­de su­frir as­te­nia coin­ci­dien­do con el pa­so del in­vierno a la pri­ma­ve­ra. La tí­pi­ca as­te­nia pri­ma­ve­ral. Mu­cho se in­ves­ti­ga so­bre una sin­to­ma­to­lo­gía en la que los cam­bios en las ho­ras de luz so­lar y los ci­clos hor­mo­na­les pa­re­cen ser los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes.

El ori­gen, co­mo siem­pre, el mis­te­rio­so me­ca­nis­mo ce­re­bral hu­mano. El hi­po­tá­la­mo es una glán­du­la lo­ca­li­za­da en el ce­re­bro, en­tre cu­yas fun­cio­nes se en­cuen­tran re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra, la sed, el ape­ti­to, el sue­ño y la vi­gi­lia. Tam­bién se­gre­ga hor­mo­nas y neu­ro­trans­mi­so­res im­pli­ca­dos en la sen­sa­ción de op­ti­mis­mo vi­tal, ta­les co­mo en­dor­fi­nas y se­ro­to­ni­nas. Con el cam­bio es­ta­cio­nal se pro­du­cen al­te­ra­cio­nes cli­má­ti­cas. Hay un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra, de las ho­ras de luz so­la­res y lle­ga el te­mi­do cam­bio de ho­ra­rio. To­do ello pro­du­ce una al­te­ra­ción en el con­trol de la re­gu­la­ción hi­po­ta­lá­mi­ca con un des­cen­so sig­ni­fi­ca­ti­vo de los ni­ve­les hor­mo­na­les en san­gre. Pa­re­ce exis­tir un fac­tor en­dó­geno que aún no ha si­do cien­tí­fi­ca­men­te bien es­cla­re­ci­do. Pe­ro lo cier­to es que la sin­to­ma­to­lo­gía afec­ta a unas per­so­nas y no a otras.

Des­de ha­ce unos años, los pro­fe­sio­na­les de la Me­di­ci­na La­bo­ral, apre­cian cua­dros de tris­te­za sin cau­sa apa­ren­te, pér­di­da de ape­ti­to y ma­les­tar ge­ne­ral mu­cho an­tes de que los pri­me­ros sig­nos de la pri­ma­ve­ra co­mien­cen a flo­re­cer. La as­te­nia ha lle­ga­do al ám­bi­to la­bo­ral y em­pre­sa­rial. Al­gu­nos es­tu­dios de ri­gor po­nen de ma­ni­fies­to que el te­mor a per­der el pues­to de tra­ba­jo es in­clu­so peor pa­ra la sa­lud que el des­em­pleo en sí mis­mo. La in­se­gu­ri­dad se con­vier­te en una pa­to­lo­gía pre­va­len­te. A to­do ello se su­ma la re­sig­na­ción al he­cho de que to­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor, con­vir­tien­do la es­pe­ran­za en al­go ca­si im­po­si­ble de al­can­zar.

El cua­dro de as­te­nia la­bo­ral re­per­cu­te ne­ga­ti­va­men­te en el ren­di­mien­to pro­fe­sio­nal de quie­nes desem­pe­ñan un tra­ba­jo re­cién en­con­tra­do. Los Ser­vi­cios de Me­di­ci­na de Em­pre­sa jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal en la iden­ti­fi­ca­ción y tra­ta­mien­to de es­tos cua­dros clí­ni­cos, con el apo­yo de psi­có­lo­gos y te­ra­peu­tas es­pe­cia­li­za­dos. En la Eu­ro­pa

an­glo­sa­jo­na es obli­ga­to­ria su pre­sen­cia. Hay que es­ta­ble­cer una cla­ra di­fe­ren­cia en­tre el tra­ta­mien­to y apo­yo psi­co­ló­gi­co la­bo­ral y la psi­co­lo­gía la­bo­ral, de­di­ca­da al aná­li­sis de la con­duc­ta en el con­tex­to em­pre­sa­rial y du­ran­te el de­sa­rro­llo de un de­ter­mi­na­do tra­ba­jo, pa­ra iden­ti­fi­car una se­rie de ac­tua­cio­nes y en­con­trar los mé­to­dos la­bo­ra­les pa­ra al­can­zar me­jo­res re­sul­ta­dos.

Si co­mo ex­ce­len­cia em­pre­sa­rial en­ten­de­mos una ri­gu­ro­sa or­ga­ni­za­ción y ges­tión pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos in­te­gra­les ex­ce­len­tes, qué me­jor que in­ver­tir en la sa­lud emo­cio­nal de los em­plea­dos, que re­ver­ti­rá en un ma­yor ren­di­mien­to, así co­mo en una re­duc­ción en los ni­ve­les de absentismo la­bo­ral y el cos­te que ello su­po­ne. Los pro­fe­sio­na­les de la psi­co­lo­gía en los Ser­vi­cios Mé­di­cos de Em­pre­sa se en­car­gan de eva­luar glo­bal­men­te al em­plea­do, tra­ba­jan pa­ra re­du­cir los sín­to­mas, ayu­dan a re­sol­ver con­flic­tos y apor­tan he­rra­mien­tas y téc­ni­cas pa­ra una pron­ta re­cu­pe­ra­ción. El es­ta­do emo­cio­nal me­jo­ra con una asis­ten­cia que de­be ser com­ple­ta­men­te con­fi­den­cial, li­bre y vo­lun­ta­ria. Se pue­den pro­mo­ver ta­lle­res pa­ra me­jo­rar la di­ná­mi­ca la­bo­ral, con te­mas co­mo téc­ni­cas de me­di­ta­ción en con­flic­tos, co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na, de­sa­rro­llo y res­pe­to per­so­nal. El gran re­to es, sin du­da, al­can­zar el éxi­to pro­fe­sio­nal con ni­ve­les al­tos de au­to­es­ti­ma.

A las puer­tas de la épo­ca con los al­men­dros en flor, son ha­bi­tua­les las re­co­men­da­cio­nes de se­guir una die­ta equi­li­bra­da y va­ria­da, en­ri­que­ci­da en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Hay que ha­cer es­pe­cial hin­ca­pié en la in­ges­ta de ver­du­ras, fru­tas, hor­ta­li­zas com­bi­na­das con fa­ri­ná­ceos co­mo arroz, pas­ta, le­gum­bres, sin ol­vi­dar los ali­men­tos de ori­gen ani­mal, car­ne, pes­ca­dos y hue­vos. Es bueno man­te­ner el cuer­po hi­dra­ta­do con la in­ges­ta de agua, in­fu­sio­nes y zu­mos. El des­can­so, dor­mir ocho ho­ras dia­rias, rea­li­zar ejer­ci­cio mo­de­ra­do al me­nos du­ran­te trein­ta mi­nu­tos al día y lle­var un rit­mo de vi­da or­de­na­do, son con­se­jos de so­bra co­no­ci­dos.

En oca­sio­nes, tam­bién pue­de ser ne­ce­sa­rio el apor­te de un re­cons­ti­tu­yen­te a ba­se de vi­ta­mi­nas y ex­trac­tos de plan­tas co­mo el gin­seng o la ja­lea real, que de­ben to­mar­se siem­pre ba­jo pres­crip­ción fa­cul­ta­ti­va y sólo du­ran­te un tiem­po li­mi­ta­do.

Con to­do, a pe­sar de las evi­den­cias y de las obli­ga­cio­nes le­ga­les, las po­lí­ti­cas y prác­ti­cas de pre­ven­ción de las em­pre­sas se han ca­rac­te­ri­za­do por no con­tem­plar los ries­gos psi­co­so­cia­les, ni en el plan de pre­ven­ción, ni en las eva­lua­cio­nes de ries­go, ni en la pla­ni­fi­ca­ción de las ac­ti­vi­da­des pre­ven­ti­vas. Qui­zá ha lle­ga­do el mo­men­to de cam­biar. No va­ya a ser que nos ocu­rra lo que el sa­bio ya pro­nos­ti­có: es­ta pri­ma­ve­ra que no lle­ga, por­que tal vez ya se pa­só de lar­go.

GETTY

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.