Las co­mu­ni­da­des se en­deu­dan pa­ra pa­gar la sa­ni­dad

El Go­bierno ne­go­cia ob­je­ti­vos de dé­fi­cit ‘a la car­ta’ y un nue­vo res­ca­te de la sa­ni­dad an­te los im­pa­gos cre­cien­tes y la in­ca­pa­ci­dad de las re­gio­nes pa­ra fi­nan­ciar su gas­to

El Economista - Sanidad - - POLITICA - JUAN MAR­QUÉS

El dé­fi­cit a la car­ta pro­pues­to por el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, es la úl­ti­ma car­ta ba­jo la man­ga que se ha sa­ca­do el Go­bierno pa­ra ajus­tar las cuen­tas au­to­nó­mi­cas. Una car­ta mar­ca­da que re­cha­zan co­mu­ni­da­des co­mo Ma­drid, Ga­li­cia, Cas­ti­lla y León, Ex­tre­ma­du­ra o Ara­gón, pe­ro que ofre­ce una gran ven­ta­ja a las re­gio­nes más dís­co­las y en­deu­da­das, co­mo Ca­ta­lu­ña, Mur­cia, Va­len­cia o An­da­lu­cía.

La ne­go­cia­ción ac­tual de ob­je­ti­vos de dé­fi­cit in­di­vi­dua­les pa­ra 2013 su­po­ne, en efec­to, una dis­cri­mi­na­ción pa­ra las co­mu­ni­da­des que están cum­plien­do con los ob­je­ti­vos de re­duc­ción del dé­fi­cit, a cos­ta de apli­car du­ros re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios en ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo la sa­lud, o em­bar­car­se en re­for­mas pro­fun­das en el área sa­ni­ta­ria pa­ra cum­plir con el lí­mi­te del 0,7 por cien­to mar­ca­do por el Go­bierno.

No en vano, la sa­ni­dad es­tá sien­do la par­ti­da más cas­ti­ga­da has­ta aho­ra, al en­ca­jar una re­duc­ción de 5.365,1 mi­llo­nes de eu­ros des­de 2009 y ab­sor­ber el 61,5 por cien­to del re­cor­te de gas­to pú­bli­co au­to­nó­mi­co, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Y es que, las CCAA si­guen sien­do in­ca­pa­ces de re­du­cir otras par­ti­das de gas­to me­nos prio­ri­ta­rias pa­ra afron­tar su ac­tual gas­to en sa­lud, aun­que la ofi­ci­na es­ta­dís­ti­ca de la Unión Eu­ro­pea ha­ya pues­to en evi­den­cia que Es­pa­ña gas­ta 631 eu­ros me­nos por ha­bi­tan­te en sa­ni­dad pú­bli­ca que la me­dia de la Eu­ro­zo­na en 2011.

El pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Ig­na­cio Gon­zá­lez, ha si­do ta­jan­te al re­cla­mar un ob­je­ti­vo de dé­fi­cit “co­mún” pa­ra to­dos y, en el ca­so de que Es­pa­ña lo­gre de Bru­se­las un ma­yor mar­gen en el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit -4,5 por cien­to pa­ra 2013, y que po­dría ele­var­se has­ta el 6 por cien­to-, Gon­zá­lez re­cla­ma “ha­cer­lo ex­ten­si­vo tan­to a las co­mu­ni­da­des co­mo al Es­ta­do, ya que to­dos te­ne­mos que ha­cer el mis­mo es­fuer­zo”, re­cuer­da.

Es­tá aho­ra por ver có­mo cum­ple el mi­nis­tro de Ha­cien­da su com­pro­mi­so de ne­go­ciar un dé­fi­cit pú­bli­co di­fe­ren­cia­do pa­ra ca­da re­gión “con cri­te­rios ob­je­ti­vos y sin per­ju­di­car” a las au­to­no­mías que sí están cum­plien­do sus de­be­res, tal y co­mo anun­ció Mon­to­ro en la re­cien­te reunión que man­tu­vo con los con­se­je­ros de Ha­cien­da de las co­mu­ni­da­des que go­bier­na el PP, jun­to con la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal.

Una de las par­ti­das don­de más evi­den­tes se están ha­cien­do las ur­gen­cias de te­so­re­ría es la sa­ni­dad, por más que en los pre­su­pues­tos de es­te año se plas­me una nue­va

re­ba­ja del 6,5 por cien­to en el gas­to au­to­nó­mi­co en sa­lud. Los im­pa­gos a los pro­vee­do­res vuel­ven a ser la prin­ci­pal vál­vu­la de es­ca­pe. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes han vuel­to a acu­mu­lar im­pa­gos por en­ci­ma de los 6.018 mi­llo­nes de eu­ros a los la­bo­ra­to­rios y em­pre­sas de tec­no­lo­gía en fac­tu­ras de 2012, a lo que hay que su­mar un im­por­te cer­cano a los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros que de­ben a las far­ma­cias en Ca­ta­lu­ña, Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ba­lea­res, Ara­gón o Mur­cia. Es­tos im­pa­gos con el sec­tor sa­lud su­po­nen ca­si la mi­tad del im­por­te de 15.000 mi­llo­nes de eu­ros que ba­ra­ja Ha­cien­da pa­ra el nue­vo Plan de Pa­gos a Pro­vee­do­res, que ofre­ce­rá a las ad­mi­nis­tra­cio­nes una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner­se al co­rrien­te de las deu­das con­traí­das du­ran­te 2012.

Las CCAA si­guen, así, re­cu­rrien­do a la deu­da es­ta­tal pa­ra su­fra­gar el cos­te de la sa­ni­dad, a pe­sar de que los ni­ve­les de deu­da co­mien­zan a ser inasu­mi­bles pa­ra al­gu­nas co­mu­ni­da­des. La deu­da de Ca­ta­lu­ña su­pera los 50.000 mi­llo­nes de eu­ros, frente a un pre­su­pues­to de 30.216 mi­llo­nes, mien­tras que la de Va­len­cia ro­za los 30.000 mi­llo­nes pa­ra unas cuen­tas pú­bli­cas de 12.910 mi­llo­nes, o las de Cas­ti­lla-La Man­cha que, con un pre­su­pues­to de 6.633 mi­llo­nes, man­tie­ne un ser­vi­cio de deu­da su­pe­rior a los 10.190 mi­llo­nes.

De lo que no ca­be du­da es que el ac­tual mo­de­lo de fi­nan­cia­ción ha­ce agua. En sólo dos me­ses, las re­gio­nes acu­mu­lan ya un dé­fi­cit de 1.277 mi­llo­nes, un 0,12 por cien­to del PIB. El re­cur­so a la deu­da evi­den­cia la in­ca­pa­ci­dad de las ad­mi­nis­tra­cio­nes au­to­nó­mi­cas pa­ra re­du­cir sus gas­tos y su­fra­gar los ser­vi­cios pú­bli­cos fun­da­men­ta­les. Al­gu­nas co­mu­ni­da­des, co­mo Ma­drid, de­fien­den un cam­bio del mo­de­lo de fi­nan­cia­ción, ya que el ac­tual sis­te­ma pe­na­li­za a al­gu­nas co­mu­ni­da­des co­mo Ma­drid o la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, al no re­co­no­cer en el cómpu­to de po­bla­ción a 600.000 ma­dri­le­ños o 100.000 va­len­cia­nos por las dis­tin­tas va­ria­bles de re­par­to y pon­de­ra­cio­nes apro­ba­das en 2009. El re­cha­zo fron­tal de Ma­drid es­tá, si ca­be, más jus­ti­fi­ca­do, ya que la li­qui­da­ción de­fi­ni­ti­va anual de las en­tre­gas a cuen­ta de la re­cau­da­ción de los im­pues­tos ce­di­dos -IRPF, IVA e im­pues­tos es­pe­cia­les- ha su­pues­to una mer­ma pa­ra Ma­drid de 992 mi­llo­nes de eu­ros, a pe­sar de au­men­tar su re­cau­da­ción en el úl­ti­mo ejer­ci­cio, co­mo in­sis­te el Eje­cu­ti­vo re­gio­nal. En cual­quier ca­so, el cam­bio de mo­de­lo es­tá, hoy, le­jos de pro­du­cir­se, ya que exi­ge el acuer­do del Con­se­jo de Po­lí­ti­ca Fis­cal y Fi­nan­cie­ra, la mo­di­fi­ca­ción de la Ley Or­gá­ni­ca de Fi­nan­cia­ción de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas y la pu­bli­ca­ción de una nue­va Ley de Fi­nan­cia­ción Au­to­nó­mi­ca, que de­ro­ga­ría y sus­ti­tui­ría a la ac­tual Ley 22/2009. To­da una qui­me­ra.

F. VILLAR

El mi­nis­tro Cris­tó­bal Mon­to­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.