Gas­to en far­ma­cia: ¿y si el pro­ble­ma es no to­mar­se bien los me­di­ca­men­tos?

Uno de ca­da tres es­pa­ño­les no uti­li­za la me­di­ca­ción co­mo se lo di­ce el mé­di­co y otro ter­cio sólo lo ha­ce a ve­ces. No es un pro­ble­ma me­nor. Es­te mal uso su­po­ne el 8% del gas­to to­tal

El Economista - Sanidad - - FARMACIA - EL ECONOMISTA

Sólo el 30 por cien­to de los pa­cien­tes uti­li­za la me­di­ca­ción tal y co­mo le fue pres­cri­ta por su mé­di­co. No se tra­ta de un pro­ble­ma sólo de sa­lud, tam­bién es eco­nó­mi­co.

La con­sul­to­ra IMS Health cal­cu­la que el mal uso de los fár­ma­cos pro­vo­ca, apro­xi­ma­da­men­te, un 8 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio en el mun­do y, de esa cifra, el 57 por cien­to se co­rres­pon­de con pro­ble­mas de no ad­he­ren­cia.

En Es­pa­ña, el es­tu­dio lo ha lle­va­do a ca­bo la Fun­da­ción Sa­lud 2000, con el ob­je­ti­vo de con­cien­ciar a los ciu­da­da­nos, y sen­si­bi­li­zar a los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y a la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción, so­bre la im­por­tan­cia de la ad­he­ren­cia te­ra­péu­ti­ca, an­te la cre­cien­te preo­cu­pa­ción por las ele­va­das ta­sas de in­cum­pli­mien­to de los pa­cien­tes a las te­ra­pias que les son pres­cri­tas.

De he­cho, se es­ti­ma que un ter­cio de los en­fer­mos no uti­li­za la me­di­ca­ción co­mo se lo re­co­men­dó el mé­di­co y que otro 30 por cien­to sólo lo ha­ce a ve­ces. Ade­más, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es­ti­ma que la ad­he­ren­cia al tra­ta­mien­to a lar­go pla­zo se si­túa en torno al 50 por cien­to en los paí­ses desa­rro­lla­dos.

Por es­te mo­ti­vo, la fun­da­ción so­li­ci­ta a la Ad­mi­nis­tra­ción en el in­for­me to­mar con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de me­dir la ad­he­ren­cia a los tra­ta­mien­tos y fa­vo­re­cer el cum­pli­mien­to te­ra­péu­ti­co, “co­rri­gien­do cier­tos des­ajus­tes del sis­te­ma co­mo, por ejem­plo, la fal­ta de me­ca­nis­mos de coor­di­na­ción en­tre pro­fe­sio­na­les”.

Exis­ten di­fe­ren­tes va­ria­bles re­la­cio­na­das con el in­cum­pli­mien­to far­ma­co­te­ra­péu­ti­co, en­tre las que des­ta­can, se­gún es­ta fun­da­ción, las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les del pa­cien­te, la te­ra­pia que uti­li­za, la en­fer­me­dad que padece, el en­torno fa­mi­liar y so­cial, el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio que le atien­de, la es­truc­tu­ra del sis­te­ma sa­ni­ta­rio y la po­lí­ti­ca far­ma­céu­ti­ca.

El in­for­me mues­tra la ne­ce­si­dad de que las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas con­tri­bu­yan a re­du­cir los pro­ble­mas de ad­he­ren­cia de los pa­cien­tes, fa­ci­li­tan­do jun­to a sus fár­ma­cos sis­te­mas de apo­yo y me­di­ción del cum­pli­mien­to, que de­ben ser va­lo­ra­dos por las co­mi­sio­nes de far­ma­cia de los hos­pi­ta­les y por la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca a la ho­ra de pla­ni­fi­car el ar­se­nal far­ma­co­ló­gi­co.

De es­ta ma­ne­ra, ad­qui­ri­ría “ma­yor re­le­van­cia” el cos­te real de los tra­ta­mien­tos que el cos­te en sí de los fár­ma­cos, lo que, a jui­cio de la Fun­da­ción Sa­lud 2000, re­per­cu­ti­ría en un “cla­ro aho­rro” pa­ra los sis­te­mas de sa­lud. Los ex­per­tos tam­bién acon­se­jan dar más pro­ta­go­nis­mo al far­ma­céu­ti­co en es­ta ta­rea.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.