Los médicos ya no son los que re­ce­tan. Las CCAA im­po­nen el fár­ma­co

An­da­lu­cía, Ca­na­rias, Cas­ti­lla-La Man­cha, Ca­ta­lu­ña y Va­len­cia im­po­nen tra­bas en la pres­crip­ción mé­di­ca por cues­tión de pre­cio pa­ra bus­car aho­rros que ge­ne­ran de­sigual­da­des en el ac­ce­so

El Economista - Sanidad - - PORTADA - JUAN MAR­QUÉS

Lo lla­man equi­va­len­tes te­ra­péu­ti­cos, al­go­rit­mos, guías o pro­to­co­los de pres­crip­ción, cuan­do quie­ren de­cir prohi­bi­ción de re­ce­tar de­ter­mi­na­dos me­di­ca­men­tos por cues­tión de pre­cio.

Las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­tán abrien­do nue­vas vías de aho­rro en el gas­to en far­ma­cia que, en la prác­ti­ca, li­mi­tan la li­ber­tad de pres­crip­ción de los médicos e im­pi­den que los pa­cien­tes se be­ne­fi­cien de los tra­ta­mien­tos más no­ve­do­sos del mer­ca­do.

Cin­co re­gio­nes, An­da­lu­cía, Ca­na­rias, Cas­ti­lla-La Man­cha, Ca­ta­lu­ña y Va­len­cia, ya han apro­ba­do o anun­cia­do dis­po­si­cio­nes pa­ra im­pe­dir la pres­crip­ción de fár­ma­cos, con el úni­co fin de re­du­cir aún más la fac­tu­ra de re­ce­tas. En los úl­ti­mos do­ce me­ses, las re­gio­nes se han aho­rra­do 1.673 mi­llo­nes de gas­to y, a fi­nal de año, es­te ca­pí­tu­lo re­gis­tra­rá una caí­da res­pec­to a ma­yo de 2010, se­gún prevé Far­main­dus­tria.

Es­te re­cor­te del gas­to pú­bli­co no pa­re­ce su­fi­cien­te pa­ra unas ad­mi­nis­tra­cio­nes au­to­nó­mi­cas in­ca­pa­ces de re­du­cir sus abul­ta­das es­truc­tu­ras de al­tos car­gos y en­tes pú­bli­cos, y Va­len­cia apli­ca­rá a par­tir de ma­yo su “al­go­rit­mo de de­ci­sión te­ra­péu­ti­ca cor­po­ra­ti­va”. Ba­jo es­ta fór­mu­la es la Con­se­je­ría de Sanidad quien eli­ge el me­di­ca­men­to que de­be pres­cri­bir­se al pa­cien­te pa­ra ca­da en­fer­me­dad, se­gún cri­te­rios de cos­te efec­ti­vi­dad y op­tan­do en­tre gru­pos te­ra­péu­ti­cos dis­tin­tos.

Los al­go­rit­mos, que co­men­za­rán a apli­car­se en tra­ta­mien­tos de hi­per­co­les­te­ro­le­mia, as­ma, dia­be­tes, os­teo­po­ro­sis, EPOC o hi­per­ten­sión, se en­cuen­tran en el pun­to de mi­ra del Mi­nis­te­rio de Sanidad, que ha avi­sa­do de que acu­di­rá al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal si no se mo­di­fi­ca el de­cre­to re­gio­nal.

Los médicos ya se han pro­nun­cia­do. Pa­ra el pre­si­den­te de la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial, Juan Jo­sé Ro­drí­guez Sen­dín, “no se pue­de obli­gar a un mé­di­co a que con­si­de­re que el pa­cien­te es un con­glo­me­ra­do de sín­to­mas, de sig­nos, y que ca­da vez que quie­ra al­te­rar un tra­ta­mien­to, de­ba so­me­ter­se a un al­go­rit­mo que ni si­quie­ra sa­be­mos có­mo se ela­bo­ra o jus­ti­fi­car­se cuan­do ofre­ce un tra­ta­mien­to al­ter­na­ti­vo”. Ro­drí­guez Sen­dín tam­bién car­ga con­tra el in­ten­to de co­brar pro­duc­ti­vi­dad en fun­ción de lo que pres­cri­ba. “No se pue­de in­cen­ti­var por pres­cri­bir es­te o aquel fár­ma­co, son for­mas to­tal­men­te re­cha­za­bles”,

sos­tie­ne. Cas­ti­lla-La Man­cha es otra co­mu­ni­dad que cru­zó es­ta lí­nea el año pa­sa­do al im­po­ner el uso de “equi­va­len­tes” en in­hi­bi­do­res de la bom­ba de pro­to­nes, es­ta­ti­nas y los ARA-II. YAn­da­lu­cía es la úl­ti­ma en su­mar­se yen­do más allá, al anun­ciar un acuer­do mar­co de com­pra cen­tra­li­za­da por in­di­ca­cio­nes, ba­sa­do en “al­ter­na­ti­vas te­ra­péu­ti­cas equi­va­len­tes”, en tra­ta­mien­tos de re­pro­duc­ción asis­ti­da o cán­cer de prós­ta­ta, con el fin de sa­car a con­cur­so la ad­qui­si­ción de me­di­ca­men­tos hos­pi­ta­la­rios por gru­pos con una mis­ma in­di­ca­ción y no por lo­tes de prin­ci­pios ac­ti­vos.

El di­rec­tor ge­ne­ral de Car­te­ra de Ser­vi­cios y Far­ma­cia del Mi­nis­te­rio de Sanidad, Agus­tín Ri­ve­ro, ya re­co­no­ció ha­ce quin­ce días que otras re­gio­nes han pe­di­do a su de­par­ta­men­to que es­ta­ble­cie­ra equi­va­len­tes te­ra­péu­ti­cos. Des­de Far­main­dus­tria abo­gan por lla­mar a las co­sas por su nom­bre, por­que cuan­do se rea­li­zan con­cur­sos pú­bli­cos por lo­tes te­ra­péu­ti­cos con prin­ci­pios ac­ti­vos dis­tin­tos que di­cen ser equi­va­len­tes, “se es­tán uti­li­zan­do eu­fe­mis­mos co­mo bio­si­mi­la­res o al­ter­na­ti­vas te­ra­péu­ti­cas si­mi­la­res que con­tra­vie­nen los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les”, se­gún su di­rec­tor ge­ne­ral, Hum­ber­to Ar­nés. La pro­pia Agen­cia es­ta­dou­ni­den­se del me­di­ca­men­to es­pe­ci­fi­ca que la equi­va­len­cia só­lo pue­de dar­se en pro­duc­tos con prin­ci­pios ac­ti­vos igua­les, con la mis­ma vía de ad­mi­nis­tra­ción y do­sis. Por eso, Ar­nés re­cla­ma un es­tu­dio ur­gen­te pa­ra co­no­cer qué “inequi­da­des” se es­tán pro­du­cien­do en el ac­ce­so a los me­di­ca­men­tos, qué li­mi­ta­cio­nes se es­tán im­po­nien­do y por qué, ya que las guías y pro­to­co­los de pres­crip­ción “más que de ca­rác­ter orien­ta­ti­vo tie­nen un ca­rác­ter im­po­si­ti­vo pa­ra los médicos”.

GETTY

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.