El mé­di­co per­de­rá la mi­tad de la pen­sión si de­ci­de se­guir en ac­ti­vo

El Economista - Sanidad - - PROFESION - EL ECO­NO­MIS­TA

Los úl­ti­mos cam­bios le­gis­la­ti­vos di­fi­cul­tan la po­si­bi­li­dad de com­pa­ti­bi­li­zar pen­sión pú­bli­ca y ejer­ci­cio pri­va­do en las pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias. La cuan­tía de la pen­sión se re­du­ci­ría un 50 por cien­to

Las ju­bi­la­cio­nes for­zo­sas ma­si­vas de médicos que se han pro­du­ci­do en al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas jun­to a los úl­ti­mos cam­bios le­gis­la­ti­vos del Real De­cre­toley 5/2013, de 15 de mar­zo, han com­pli­ca­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de los pro­fe­sio­na­les que ya dis­fru­ta­ban de la po­si­bi­li­dad de com­pa­ti­bi­li­zar pen­sión pú­bli­ca y ejer­ci­cio pri­va­do, apla­zan­do la ju­bi­la­ción du­ran­te unos años. Se­gún re­sal­tan los ex­per­tos con­sul­ta­dos por la mu­tua Pre­vi­sión Sa­ni­ta­ria Na­cio­nal (PSN), pe­se a que la le­gis­la­ción no ha pues­to im­pe­di­men­to a es­ta com­pa­ti­bi­li­dad, sino que bus­ca pro­mo­ver­la, ha re­du­ci­do la cuan­tía de la pen­sión del pro­fe­sio­nal mé­di­co.

El nue­vo De­cre­to-Ley de me­di­das pa­ra fa­vo­re­cer la con­ti­nui­dad de la vida la­bo­ral de los tra­ba­ja­do­res de ma­yor edad y pro­mo­ver el en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo se ha pre­sen­ta­do co­mo una nor­ma­ti­va que per­mi­te com­pa­ti­bi­li­zar pen­sión pú­bli­ca y ejer­ci­cio pri­va­do a sec­to­res que an­tes no con­ta­ban con es­ta po­si­bi­li­dad. Sin em­bar­go, los co­lec­ti­vos que ya dis­fru­ta­ban de es­ta com­pa­ti­bi­li­dad, co­mo los médicos, han vis­to mer­ma­das sus ven­ta­jas. El prin­ci­pal mo­ti­vo es la re­duc­ción de la cuan­tía de la pen­sión has­ta el 50 por cien­to, in­de­pen­dien­te­men­te de que el pro­fe­sio­nal tra­ba­je a jor­na­da com­ple­ta o no. Es­te he­cho, que su­po­ne un im­por­tan­te aho­rro pa­ra las ar­cas de la Se­gu­ri­dad So­cial, vie­ne a mer­mar el ya de por sí afec­ta­do ni­vel ad­qui­si­ti­vo del tra­ba­ja­dor al lle­gar a es­ta eta­pa, con lo que la es­tra­te­gia de ejer­cer du­ran­te unos años más pa­ra com­ple­men­tar la pen­sión re­du­ce su efec­ti­vi­dad an­te es­tos cam­bios nor­ma­ti­vos. El de­cre­to dis­po­ne que el ac­ce­so a la pen­sión es­ta­rá con­di­cio­na­do a que el tra­ba­ja­dor ha­ya cum­pli­do la edad co­rres­pon­dien­te y que el por­cen­ta­je apli­ca­ble a la ba­se re­gu­la­do­ra pa­ra cal­cu­lar la pen­sión ha­ya al­can­za­do el cien por cien. Por otro la­do, el tra­ba­ja­dor, que ten­drá la con­si­de­ra­ción de pen­sio­nis­ta, no po­drá per­ci­bir com­ple­men­tos por pen­sio­nes in­fe­rio­res a la mí­ni­ma du­ran­te el tiem­po en que se com­pa­ti­bi­li­cen pen­sión y tra­ba­jo, y cotizará a la Se­gu­ri­dad So­cial úni­ca­men­te por in­ca­pa­ci­dad tem­po­ral y con­tin­gen­cias pro­fe­sio­na­les. Una vez fi­na­li­za­da la eta­pa de desem­pe­ño pro­fe­sio­nal, se res­ta­ble­ce­rá el co­bro de la pen­sión en su to­ta­li­dad.

La reac­ción por par­te de los médicos no se ha he­cho es­pe­rar, se­gún re­sal­ta la in­for­ma­ción de la re­vis­ta de PSN. La Con­fe­de­ra­ción Es­ta­tal de Sin­di­ca­tos Médicos y la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial se han po­si­cio­na­do en con­tra de la nor­ma, pi­dien­do que con­ti­núe el an­te­rior ré­gi­men de com­pa­ti­bi­li­dad. Con­cre­ta­men­te, el sin­di­ca­to alu­de co­mo mo­ti­vo a las ma­yo­res jornadas la­bo­ra­les y el ex­ce­so de co­ti­za­cio­nes que tie­nen lu­gar en la pro­fe­sión mé­di­ca, ade­más de afir­mar que el de­cre­to en­tra en con­flic­to con otras nor­mas.

An­te es­ta si­tua­ción, los ex­per­tos re­cuer­dan la im­por­tan­cia de los ins­tru­men­tos de aho­rro pri­va­do que ga­ran­ti­zan el fu­tu­ro en es­te sen­ti­do: pla­nes de pen­sio­nes, de pre­vi­sión ase­gu­ra­dos, PIAS y se­gu­ros de ju­bi­la­ción.

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.