3.000 far­ma­cias en la cuer­da flo­ja

Abrir las puer­tas del sec­tor a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de la dis­tri­bu­ción, co­mo pre­ten­de el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, im­pli­ca­ría el cie­rre in­me­dia­to del 14 por cien­to de las bo­ti­cas y la quie­bra del actual mo­de­lo.

El Economista - Sanidad - - ACTUALIDAD - JUAN MAR­QUÉS

La far­ma­cia es­pa­ño­la si­gue pen­dien­te del hi­lo que te­je el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía en su an­te­pro­yec­to de Ley de Co­le­gios y Ser­vi­cios Pro­fe­sio­na­les. El in­for­me so­bre el pro­yec­to se pre­sen­tó ayer en la co­mi­sión de sub­se­cre­ta­rios que abor­da los con­te­ni­dos que es­tu­dia­rá el Con­se­jo de Mi­nis­tros y se­rá, an­tes de ve­rano, cuan­do el Go­bierno de­ci­da so­bre el po­lé­mi­co pro­yec­to que tie­ne en vi­lo a la far­ma­cia, en­tre otras pro­fe­sio­nes, al pro­po­ner la aper­tu­ra de la pro­pie­dad y ti­tu­la­ri­dad de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos.

Has­ta aho­ra só­lo se co­no­ce una presentaci­ón de las in­ten­cio­nes de Eco­no­mía y na­die en es­te de­par­ta­men­to ha ex­pli­ca­do ni las ra­zo­nes del cam­bio, ni tam­po­co ha re­co­no­ci­do co­mo oficial nin­guno de los bo­rra­do­res que han cir­cu­la­do des­de en­ton­ces en el sec­tor, en un cla­ro ejem­plo de fal­ta de trans­pa­ren­cia y opa­ci­dad de una me­di­da que im­pli­ca una trans­for­ma­ción ra­di­cal del mo­de­lo es­pa­ñol de far­ma­cia.

To­do pa­re­ce in­di­car que Eco­no­mía abor­da­rá, en pri­mer lu­gar, la Ley so­bre Co­le­gios Pro­fe­sio­na­les, co­mo avan­zó el pro­pio Luis de Guin­dos, pa­ra de­jar pa­ra más ade­lan­te la re­gu­la­ción so­bre ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les, que es­tá en­con­tran­do una gran opo­si­ción no só­lo en­tre la Unión Pro­fe­sio­nal, sino tam­bién en­tre los pro­pios ex­per­tos.

El úl­ti­mo or­ga­nis­mo que ha ad­ver­ti­do so­bre los ries­gos eco­nó­mi­cos y sanitarios que im­pli­ca­ría li­be­ra­li­zar la far­ma­cia en el sen­ti­do que plan­tea Eco­no­mía es el Ins­ti­tu­to Choi­seul, un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción es­pe­cia­li­za­do en el aná­li­sis in­ter­na­cio­nal que pre­si­de en Es­pa­ña Eduar­do Olier. Es­te Ins­ti­tu­to, de­fen­sor a ultranza de la li­bre em­pre­sa en­tre otros va­lo­res y, por tan­to, na­da sos­pe­cho­so de pro­mo­ver nin­gún ti­po de in­ter­ven­cio­nis­mo o un ex­ce­so de re­gu­la­cio­nes en la eco­no­mía, aca­ba de pu­bli­car el in­for­me La far­ma­cia an­te los cam­bios es­truc­tu­ra­les, don­de se apre­cian más in­con­ve­nien­tes que ven­ta­jas en la pro­pues­ta de Luis de Guin­dos. “La aper­tu­ra de la pro­pie­dad de las ofi­ci­nas de far­ma­cia a gran­des ca­de­nas de dis­tri­bu­ción pue­de te­ner efec­tos no­ci­vos pa­ra el sis­te­ma de sa­lud en dos di­rec­cio­nes”, ad­vier­te Olier. Por un la­do, la apa­ri­ción de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de la dis­tri­bu­ción “ha­ría eco­nó­mi­ca­men­te in­via­ble mu­chas ofi­ci­nas de far­ma­cia, cu­ya des­apa­ri­ción de­ja­ría mu­chas zo­nas de la geo­gra­fía des­abas­te­ci­das de aten­ción sa­ni­ta­ria”, sos­tie­ne, pa­ra ase­gu­rar a continuaci­ón que el sis­te­ma de sa­lud su­fri­ría un im­pac­to por­que “per­de­ría su ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción, lo que ten­dría efec­tos so­bre los pre­cios”. Pa­ra el pre­si­den­te del pres­ti­gio­so think tank eu­ro­peo, la apli­ca­ción de un mo­de­lo li­be­ral en Es­pa­ña, sis­te­ma que es mi­no­ri­ta­rio en la Unión Eu­ro­pea, “trae­ría efec­tos muy ne­ga­ti­vos”, con­clu­ye. Pe­ro tam­po­co es una al­ter­na­ti­va el in­mo­vi­lis­mo o la re­sis­ten­cia al cam­bio en el sec­tor. Y es que el

actual sis­te­ma in­ter­ve­ni­do y so­me­ti­do a 23 cam­bios re­gu­la­to­rios des­de el año 2000 ha pro­vo­ca­do que 3.000 far­ma­cias de las 21.458 abier­tas en Es­pa­ña se en­cuen­tren en una si­tua­ción de quie­bra téc­ni­ca, se­gún el aná­li­sis rea­li­za­do por el de­cano del Co­le­gio de Eco­no­mis­tas, Juan Iranzo. Sin es­con­der sus raí­ces fa­mi­lia­res far­ma­céu­ti­cas, el ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uned ad­mi­tió el pa­sa­do mar­tes du­ran­te la presentaci­ón del in­for­me en Ma­drid que “no veo ven­ta­jas en el cam­bio de mo­de­lo” que im­pul­sa el Mi­nis­te­rio. Iranzo de­fen­dió el actual sis­te­ma que ga­ran­ti­za a la po­bla­ción un ac­ce­so rá­pi­do, cer­cano y pro­fe­sio­nal al ser­vi­cio far­ma­céu­ti­co a tra­vés de una red que en Es­pa­ña “só­lo su­pera la red ban­ca­ria”, se­ña­ló pa­ra apos­ti­llar des­pués que “mien­tras el far­ma­céu­ti­co si­gue sien­do nues­tro ase­sor de ca­be­ce­ra en sa­lud, el ban­ca­rio ha per­di­do to­da su cre­di­bi­li­dad”. Pe­ro más que el cam­bio re­gu­la­to­rio, el ries­go que de­tec­ta Iranzo es eco­nó­mi­co. “Los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos de la far­ma­cia en Es­pa­ña son tris­tes”, apun­ta. Una ofi­ci­na me­dia, con unas ven­tas anua­les de 851.246 eu­ros, só­lo ob­tie­ne al fi­nal un mar­gen ne­to del 18,1 por cien­to que, tras el pa­go de los cos­tes de per­so­nal, amor­ti­za­cio­nes y car­gas financiera­s, en­tre otros, de­ja un re­sul­ta­do de ex­plo­ta­ción anual de 40.000 eu­ros.

Los re­cor­tes apli­ca­dos so­bre to­do en los dos úl­ti­mos años han su­pues­to una re­duc­ción de las ven­tas cer­ca­na al 30 por cien­to que han lle­va­do a 3.000 far­ma­cias a “una si­tua­ción de quie­bra”, sub­ra­ya es­te ex­per­to que pre­ci­sa que “si se man­tie­nen abier­tas es por otras ra­zo­nes, no eco­nó­mi­cas”. La re­duc­ción de már­ge­nes, el di­la­ta­do pla­zo de los pa­gos por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción y la agu­da cri­sis eco­nó­mi­ca es­tán acen­tuan­do, ade­más, los pro­ble­mas de via­bi­li­dad de mu­chas far­ma­cias, agra­va­da por la caí­da en las ven­tas li­bres, re­co­no­ce Iranzo. Des­de 2000, es­te seg­men­to de mer­ca­do ha pa­sa­do de re­pre­sen­tar el 20 por cien­to del to­tal de in­gre­sos de la far­ma­cia al 15 por cien­to diez años des­pués.

Des­de el Ins­ti­tu­to Choi­seul se abo­ga por una re­vi­sión del mo­de­lo de far­ma­cia aun­que no en la di­rec­ción que mar­ca Eco­no­mía, sino en la pres­ta­ción de más ser­vi­cios de pre­ven­ción y de sa­lud pú­bli­ca por par­te del far­ma­céu­ti­co, ya que la far­ma­cia es “un ele­men­to esen­cial den­tro del sec­tor sa­ni­ta­rio” y no se pue­de con­si­de­rar sim­ple­men­te “co­mo un sis­te­ma de dis­pen­sa­ción de me­di­ca­men­tos, sin otra ca­rac­te­rís­ti­ca adi­cio­nal”, des­ta­ca Olier. No hay que ol­vi­dar que el actual mo­de­lo per­mi­te que el 99 por cien­to de la po­bla­ción dis­pon­ga de una far­ma­cia cer­ca­na don­de vi­ve, con una aten­ción de 24 ho­ras al día, los 365 días del año y ga­ran­ti­ce una far­ma­cia abier­ta no só­lo don­de es ren­ta­ble, sino tam­bién en mu­ni­ci­pios de me­nos de 1.000 ha­bi­tan­tes, don­de hay 2.078 bo­ti­cas abier­tas o las 1.076 ofi­ci­nas des­ple­ga­das en po­bla­cio­nes de me­nos de 500 ha­bi­tan­tes, co­mo re­cuer­da la pre­si­den­ta del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Far­ma­céu­ti­cos, Car­men Pe­ña.

BOOTS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.