In­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en me­di­ci­na la­bo­ral

La me­di­ci­na la­bo­ral va mu­cho más allá de lo que po­de­mos ver co­mo pa­cien­tes o de lo que ima­gi­na­mos co­mo per­so­nas, pe­ro es la in­ves­ti­ga­ción lo que per­mi­te los avan­ces en es­te sec­tor

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

En el con­tex­to so­cio-eco­nó­mi­co en el que vi­vi­mos, vie­nen sien­do ha­bi­tua­les los pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción la­bo­ral, de­fi­ni­dos co­mo aque­llos que pro­por­cio­nan im­por­tan­tes y esen­cia­les da­tos a las em­pre­sas so­bre un miem­bro en con­cre­to y de los cua­les de­pen­de­rá la ido­nei­dad pa­ra po­der for­mar par­te de la em­pre­sa u or­ga­ni­za­ción. Es un pro­ce­so que, sin du­da, re­quie­re un ca­rác­ter re­fle­xi­vo, sis­te­má­ti­co y me­tó­di­co. Asi­mi­la­ble, pues, a la bús­que­da cien­tí­fi­ca.

Cuan­do ha­bla­mos de gran­des pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca, so­le­mos asu­mir que los más im­por­tan­tes y de ma­yor im­pac­to se desa­rro­llan en gran­des ins­ti­tu­cio­nes hos­pi­ta­la­rias y en mues­tras po­bla­cio­na­les es­tric­ta­men­te di­se­ña­das y se­lec­cio­na­das. Pon­ga­mos co­mo ejem­plo la eva­lua­ción de los efec­tos de los me­di­ca­men­tos y el im­pac­to de su uso so­bre los in­di­ca­do­res de sa­lud, sin per­der de vis­ta la va­ria­bi­li­dad in­te­ri­n­di­vi­dual en la res­pues­ta a los fár­ma­cos y la cau­sa­li­dad.

No hay que ol­vi­dar a aque­llos pro­fe­sio­na­les y cen­tros, al­go más pe­que­ños, que apues­tan por la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en pa­to­lo­gías de ca­rác­ter la­bo­ral. Hay mu­chos y ex­ce­len­tes en­sa­yos clí­ni­cos que se es­tán lle­van­do a ca­bo, si­guien­do de ma­ne­ra es­cru­pu­lo­sa las nor­mas de bue­na prác­ti­ca clí­ni­ca, ga­ran­ti­zan­do la va­li­dez de los da­tos y re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en un mar­co éti­ca­men­te acep­ta­ble.

Con te­són y es­fuer­zo, se van crean­do gru­pos pa­ra im­pul­sar avan­ces, por ejem­plo, en el tra­ta­mien­to del apa­ra­to locomotor. Se des­cri­ben téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas y el uso de pro­duc­tos bio­ló­gi­cos y te­ra­pias ce­lu­la­res de enor­me y atrac­ti­vo po­ten­cial pa­ra tra­tar le­sio­nes que no ten­drían una res­pues­ta efi­caz con los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les. El en­tu­sias­mo por la te­ra­pia ce­lu­lar ha lle­va­do a al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas a in­ten­tar in­di­ca­cio­nes sin apoyo cien­tí­fi­co su­fi­cien­te. Se pue­de so­ñar con una ci­ru­gía sin im­plan­tes ni tor­ni­llos y en la que las in­yec­cio­nes de cé­lu­las madre sus­ti­tu­yan a las pró­te­sis cuan­do la ar­tro­sis avan­za. Tan im­por­tan­te es la ha­bi­li­dad en una de­ter­mi­na­da téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca, co­mo sa­ber por qué y se­gún qué

cri­te­rio se es­tá uti­li­zan­do. El éxi­to cien­tí­fi­co no com­par­ti­do es­tá le­jos de re­sul­tar ve­raz. Hay no­ve­do­sos pro­yec­tos en pa­cien­tes con da­ño ce­re­bral y me­du­lar, en la va­lo­ra­ción del da­ño cor­po­ral, en pre­ven­ción fí­si­ca, en sa­lud men­tal y en con­trol del do­lor post­ope­ra­to­rio. Ca­da vez to­man ma­yor re­le­van­cia los es­tu­dios so­bre fac­to­res pro­nós­ti­cos y pre­ven­ti­vos en re­la­ción a po­si­bles pre­dis­po­si­cio­nes ge­né­ti­cas. Ya se sa­be, en­fer­me­dad y có­di­go ge­né­ti­co se in­ter­re­la­cio­nan con pre­ci­sión. Aho­ra que­da des­cu­brir de qué ma­ne­ra.

Co­mo en to­do, el ca­mino se cons­tru­ye pa­so a pa­so. Pri­me­ro con la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca y con los me­jo­res re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos pa­sar al tra­ta­mien­to con pa­cien­tes. Si us­ted, co­mo tra­ba­ja­dor, es­tá sien­do aten­di­do en un cen­tro es­pe­cia­li­za­do en el tra­ta­mien­to de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les y en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les, se­pa que gran­des pro­fe­sio­na­les, a los que se les po­ne ca­ra, se en­car­ga­rán de su diagnóstic­o y tra­ta­mien­to y otros mu­chos, anó­ni­mos qui­zá, in­ves­ti­gan pa­ra que en un fu­tu­ro sean, si ca­ben, me­jo­res y más pre­ci­sos.

Si co­mo tra­ba­ja­dor y pa­cien­te le so­li­ci­tan su par­ti­ci­pa­ción en un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción, pue­de ser un es­tu­dio so­bre efi­ca­cia co­mo, por ejem­plo, la in­ves­ti­ga­ción de téc­ni­cas y tra­ta­mien­tos en fa­se de desa­rro­llo, o bien un es­tu­dio so­bre efec­ti­vi­dad pa­ra co­no­cer una téc­ni­ca o tra­ta­mien­to ya adop­ta­dos y lo­grar con­fir­mar si los re­sul­ta­dos son vá­li­dos en la prác­ti­ca ge­ne­ral.

Su par­ti­ci­pa­ción en un es­tu­dio de in­ves­ti­ga­ción es com­ple­ta­men­te vo­lun­ta­ria y se lle­va­rá a ca­bo con­for­me a la le­gis­la­ción vi­gen­te so­bre pro­tec­ción y con­fi­den­cia­li­dad de los da­tos -Ley Or­gá­ni­ca de Pro­tec­ción de Da­tos 15/1999-. Los res­pon­sa­bles del es­tu­dio le ex­pli­ca­rán de ma­ne­ra cla­ra y com­pren­si­ble el pro­ce­di­mien­to que se se­gui­rá y le acla­ra­rán cual­quier du­da que pue­da sur­gir. Los re­sul­ta­dos que se ob­ten­gan del es­tu­dio po­drán ser pu­bli­ca­dos, con fi­nes cien­tí­fi­cos, en con­jun­to sin re­ve­lar la pro­ce­den­cia. En cual­quier mo­men­to, se pue­de so­li­ci­tar la rec­ti­fi­ca­ción de al­guno de los da­tos per­so­na­les, así co­mo re­vo­car la au­to­ri­za­ción de par­ti­ci­pa­ción, sin que ello afec­te a nin­guno de los cui­da­dos médicos que se pre­ci­sen. El aná­li­sis crí­ti­co de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos tie­ne enor­me re­le­van­cia en el ám­bi­to de la Me­di­ci­na La­bo­ral en tan­to en cuan­to per­mi­ten co­no­cer incidencia­s hos­pi­ta­la­rias en una pa­to­lo­gía con­cre­ta, por­cen­ta­je de hos­pi­ta­li­za­cio­nes, ca­rac­te­rís­ti­cas de­mo­grá­fi­cas, por­cen­ta­je de in­ter­ven­cio­nes y téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas, com­pli­ca­cio­nes post­ope­ra­to­rias o in­tra­hos­pi­ta­la­rias. A to­do ello su­ma­mos el be­ne­fi­cio for­ma­ti­vo que pa­ra los pro­fe­sio­na­les médicos re­pre­sen­ta la in­ves­ti­ga­ción de ca­li­dad. Nun­ca con­si­de­re­mos el es­tu­dio cien­tí­fi­co co­mo un de­ber, sino co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra aden­trar­nos en el ma­ra­vi­llo­so mun­do del sa­ber. Lo di­jo Al­bert Eins­tein y to­dos te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de for­mar par­te del sa­ber mé­di­co y hu­mano, ci­mien­tos de un fu­tu­ro me­jor.

THINKSTOCK

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.