MI­GUEL CARRERO

“Es­pa­ña ha da­do ba­rra li­bre en sanidad; aquí se in­vi­ta­ba a to­do”

El Economista - Sanidad - - ENTREVISTA - ALBERTO VI­GA­RIO

Es­te mé­di­co ga­lle­go pre­si­de la mu­tua de los médicos, que ya su­pera los 100.000 pro­fe­sio­na­les

Es­te mé­di­co ga­lle­go pre­si­de la mu­tua de los médicos, Pre­vi­sión Sa­ni­ta­ria Na­cio­nal (PSN), des­de 1998. Es­ta mu­tua de se­gu­ros de vida na­ció ha­ce más de 80 años de los co­le­gios pro­fe­sio­na­les de médicos y aho­ra da co­ber­tu­ra al res­to de pro­fe­sio­na­les uni­ver­si­ta­rios. Na­ci­do en San­tia­go de Compostela en 1941, es li­cen­cia­do en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía, es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía, y di­plo­ma­do en Me­di­ci­na Es­co­lar y en Me­di­ci­na de Em­pre­sa. Ade­más, ha ejer­ci­do en el Gran Hos­pi­tal Real de San­tia­go y en el Juan Ca­na­le­jo, de La Co­ru­ña.

Con­vén­za­me. ¿Por qué per­te­ne­cer a una mu­tua co­mo la su­ya?

El mu­tua­lis­mo es una so­lu­ción idó­nea pa­ra asu­mir ries­gos de una ma­ne­ra so­li­da­ria y co­lec­ti­va. So­mos pro­pie­ta­rios de la en­ti­dad y al no te­ner fin lu­cra­ti­vo, pue­den aba­ra­tar­se los pro­duc­tos y ser más com­pe­ti­ti­vos. Ade­más, la gestión es más cer­ca­na y trans­pa­ren­te. Por en­ci­ma del in­te­rés eco­nó­mi­co es­tá el ser­vi­cio. Soy un fir­me de­fen­sor del mu­tua­lis­mo, al que me gus­ta de­fi­nir co­mo la so­li­da­ri­dad adul­ta e in­te­li­gen­te. Y en épo­cas de cri­sis más.

Mu­chos pro­fe­sio­na­les sanitarios han es­ta­lla­do. ¿Con razón?

El pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio es­tá muy que­ma­do. Si le das un mo­ti­vo de pro­tes­ta, se desaho­ga, con o sin razón. El mé­di­co se ha con­ver­ti­do en un funcionari­o y su pri­me­ra reac­ción es de­fen­der lo pú­bli­co, por­que hoy es lo su­yo. Pe­ro por­que no ha te­ni­do li­ber­tad pa­ra es­co­ger al sa­lir de la fa­cul­tad. A una per­so­na que lle­va to­da su vida tra­ba­jan­do en la sanidad pú­bli­ca, no le pue­des de­cir que le vas a cam­biar las re­glas del jue­go. O si lo ha­ces, se lo ex­pli­cas bien. Y aquí, se han ex­pli­ca­do mu­cho más los que se opo­nen a las re­for­mas, aun­que la cau­sa sea ideo­ló­gi­ca y po­lí­ti­ca, que quie­nes im­plan­tan las me­di­das.

¿Es ne­ce­sa­ria una re­for­ma del sis­te­ma sa­ni­ta­rio?

Es­te mo­de­lo ha cum­pli­do su fun­ción, pe­ro es­tá ago­ta­do. Se ha vi­vi­do de las ren­tas y con el con­cep­to equi­vo­ca­do de que es gra­tui­ta. Pe­ro aho­ra sa­be­mos que no es gra­tui­ta, que bien que nos cues­ta y que no po­de­mos man­te­ner­la con esa deu­da cre­cien­te ca­da año. Al me­nos aho­ra se em­pie­za a ha­blar cla­ro. Te­ne­mos una sanidad muy bue­na, efec­ti­va­men­te. ¿La me­jor? No, por­que no la po­de­mos com­pa­rar. Aquí no se mi­de na­da. Hoy la sanidad pa­ra un au­tó­no­mo es inac­ce­si­ble, por­que no pue­de es­tar me­ses es­pe­ran­do por una con­sul­ta o una prue­ba, co­mo una re­so­nan­cia.

¿Ha ha­bi­do ex­ce­sos en Sanidad?

Ha ha­bi­do du­ran­te mu­chos años ‘ba­rra li­bre’. En Es­pa­ña he­mos in­vi­ta­do a sanidad a to­do el mun­do. Al ciu­da­dano se le ex­hor­ta­ba a con­su­mir; era gra­tis, era su­yo.

¿La em­pre­sa pri­va­da pue­de ges­tio­nar bien la sanidad?

Con un con­trol pú­bli­co, evi­den­te­men­te. La ad­mi­nis­tra­ción lo que tie­ne que ha­cer es po­ner las re­glas del jue­go, con­tro­lar y ga­ran­ti­zar el ac­ce­so y la ca­li­dad. Eso sí, la pro­vi­sión pri­va­da tie­ne que ser en com­pe­ten­cia. El ciu­da­dano es el que de­be es­co­ger. Y hoy en día no ve di­fe­ren­cias en­tre sanidad pú­bli­ca y pri­va­da. Lo que le im­por­ta es es­tar bien aten­di­do. Es muy de­ma­gó­gi­co de­cir que se va a pri­va­ti­zar la sanidad. Pa­re­ce que le van a co­brar. Es el nue­vo que vie­nen los co­mu­nis­tas. El pro­fe­sio­nal no de­be­ría de­jar­se con­ven­cer por esos le­mas.

Há­ble­me de la sol­ven­cia de su gru­po. ¿Cuá­les han si­do es­tos años los re­sul­ta­dos de PSN?

So­mos ple­na­men­te sol­ven­tes. Año tras año te­ne­mos un cre­ci­mien­to por en­ci­ma de los dos dí­gi­tos. Ade­más, crea­mos em­pleo de for­ma sos­te­ni­da. En to­do el sec­tor se han crea­do 35 pues­tos de tra­ba­jo es­te año pa­sa­do. No­so­tros he­mos crea­do 44. Más pues­tos de tra­ba­jo que to­do el sec­tor, si ex­cep­tua­mos los que se han per­di­do. En 1998 te­nía­mos 17 ofi­ci­nas y hoy te­ne­mos 117. Pa­ra mí el se­cre­to es que te­ne­mos mu­cha ca­pi­la­ri­dad y to­do es per­so­nal pro­pio. Por eso que­re­mos ha­cer tra­jes a me­di­da pa­ra nues­tros ase­gu­ra­dos. Ha­cer un pro­duc­to dis­tin­to pa­ra ca­da clien­te. Por­que te­ne­mos al co­lec­ti­vo mé­di­co co­mo ma­yo­ri­ta­rio, pe­ro tam­bién a far­ma­céu­ti­cos, ve­te­ri­na­rios, en­fer­me­ros, psi­có­lo­gos, lo­go­pe­das, quí­mi­cos, pro­fe­so­res... es de­cir, a to­dos los pro­fe­sio­na­les uni­ver­si­ta­rios.

¿Cuán­tos pro­fe­sio­na­les con­fían sus aho­rros en PSN?

Ac­tual­men­te te­ne­mos más de 100.000 mu­tua­lis­tas y su­pe­ra­mos los 180.000 ase­gu­ra­dos. Nues­tra car­te­ra de pri­mas es­tá cer­ca de los 100 mi­llo­nes de eu­ros y, a cie­rre de 2012, nues­tras pri­mas de­ven­ga­das cre­cie­ron más de un 13 por cien­to has­ta los 151 mi­llo­nes de eu­ros, fren­te a una caí­da me­dia en el sub­sec­tor de Vida del 9,04 por cien­to. El aho­rro ges­tio­na­do por PSN a cie­rre de 2012 su­pe­ra­ba los 730 mi­llo­nes de eu­ros.

¿Cuá­les son los pla­nes de fu­tu­ro de la com­pa­ñía?

Que­re­mos abar­car otros sec­to­res, no só­lo del ra­mo de Vida. Que­re­mos ce­rrar el círcu­lo de ase­gu­ra­mien­to de la per­so­na a tra­vés de alian­zas o con ac­ti­vi­dad pro­pia. Por ejem­plo, cuan­do se crea AMA fue des­de no­so­tros por­que en­ton­ces no po­día­mos lle­var el se­gu­ro vo­lun­ta­rio de vehícu­los. Ellos si­guen en sec­tor sa­ni­ta­rio y no­so­tros nos he­mos abier­to a to­do el sec­tor pro­fe­sio­nal. Tam­bién te­ne­mos im­plan­ta­ción en otros paí­ses, co­mo en Por­tu­gal, don­de ope­ra­mos des­de 2008. Y es­ta­mos es­tu­dian­do el mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano. En Chi­le, por ejem­plo, el sis­te­ma mu­tual es­tá muy ex­ten­di­do.

Pe­ro el gru­po PSN no es so­la­men­te la mu­tua...

“Las mu­tuas son la so­lu­ción idó­nea pa­ra asu­mir ries­gos” “Es muy de­ma­gó­gi­co de­cir que se va a pri­va­ti­zar la sanidad”

La Mu­tua na­ció ha­ce más de 80 años de los co­le­gios pro­fe­sio­na­les. Aho­ra es la em­pre­sa que ver­te­bra el Gru­po PSN, del que tam­bién for­man par­te PSN Edu­ca­ción y Fu­tu­ro, que ges­tio­na una red de es­cue­las in­fan­ti­les pa­ra hi­jos y nie­tos de mu­tua­lis­tas. Tam­bién se in­te­gra en el Gru­po, Doc­tor Pé­rez Ma­teos, que ges­tio­na un com­ple­jo va­ca­cio­nal en San Juan y una red de Ger­ho­te­les di­ri­gi­da a nues­tros mu­tua­lis­tas ma­yo­res. Te­ne­mos un cen­tro en Ma­drid y otro en Ovie­do. Y Ser­con, la con­sul­to­ra de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les, prin­ci­pal­men­te en pro­tec­ción de da­tos, gestión de la ca­li­dad, RSC y desa­rro­llos in­for­má­ti­cos. Ade­más PSN im­pul­sa la Fun­da­ción Ad Qua­li­ta­tem, una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro que na­ció en 2004 con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver la ca­li­dad en el ám­bi­to so­cio­sa­ni­ta­rio.

ELI­SA SEN­RA

Pre­si­den­te del gru­po Pre­vi­sión Sa­ni­ta­ria Na­cio­nal (PSN)

ELI­SA SEN­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.