El pa­rón ju­di­cial en los hos­pi­ta­les en Ma­drid de­ja en el ai­re una in­ver­sión de 700 mi­llo­nes

Se­gun­da vez que el pro­ce­so de ex­ter­na­li­za­ción de los seis hos­pi­ta­les ma­dri­le­ños que­da sus­pen­di­do tem­po­ral­men­te. Las em­pre­sas te­nían pre­vis­to co­men­zar a tra­ba­jar a fi­nal de es­te mes

El Economista - Sanidad - - PORTADA - A. VI­GA­RIO

Llas em­pre­sas es­ta­ban ya ate­rri­zan­do po­co a po­co en los hos­pi­ta­les en los que ha­bían lo­gra­do la con­ce­sión. Ne­go­cian­do con los equi­pos di­rec­ti­vos y te­nien­do las pri­me­ras reunio­nes con el per­so­nal. El cli­ma de opo­si­ción a es­te pro­ce­so pa­re­cía que re­mi­tía. En jue­go, no só­lo es­ta­ba un cam­bio de mo­de­lo, sino la in­ver­sión de unos 700.000 mi­llo­nes de eu­ros. El pre­su­pues­to de los seis hos­pi­ta­les jun­tos en un año. Has­ta que el mar­tes a la no­che otro ja­rro de agua fría ca­yó de nue­vo so­bre la Con­se­je­ría de Sanidad y las com­pa­ñías Sa­ni­tas, Ri­be­ra Sa­lud e Hima San Pa­blo. El Juz­ga­do Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo nº4 de Ma­drid ha­bía de­cre­ta­do la sus­pen­sión cau­te­lar del pro­ce­so de ex­ter­na­li­za­ción de los seis hos­pi­ta­les, en un au­to da­do a co­no­cer por el sin­di­ca­to que in­ter­pu­so la de­nun­cia, la Aso­cia­ción de Fa­cul­ta­ti­vos Es­pe­cia­lis­tas de Ma­drid (Afem), que es quien en­ca­be­za aho­ra mis­mo la ac­ción ju­di­cial, tras el an­te­rior re­cur­so ‘fa­lli­do’ in­ter­pues­to por el PSOE. De es­ta ma­ne­ra se vuel­ve a pa­ra­li­zar tem­po­ral­men­te la con­ce­sión, des­pués de que el pa­sa­do mes de ju­lio lo hi­cie­ra el Tri­bu­nal Superior de Justicia de Ma­drid (TSJM) y la le­van­ta­ra el Al­to Tri­bu­nal dos se­ma­nas más tar­de.

El au­to del ma­gis­tra­do Car­los Gó­mez Igle­sias ex­pli­ca que los ra­zo­na­mien­tos ex­pues­tos por Afem en los apar­ta­dos pre­ce­den­tes “con­du­cen, en de­fi­ni­ti­va, a la es­ti­ma­ción de la so­li­ci­tud for­mu­la­da por la par­te re­cu­rren­te y a la adop­ción de la me­di­da cau­te­lar por ella so­li­ci­ta­da, sin que, por otra par­te y fi­nal­men­te, se apre­cie en es­te ca­so la con­cu­rren­cia de las es­pe­cia­les cir­cuns­tan­cias pre­vis­tas en el ar­tícu­lo 139.1 de la LRJCA, pa­ra efec­tuar un pro­nun­cia­mien­to de con­de­na so­bre las cos­tas cau­sa­das en es­te in­ci­den­te”.

Por ello, de­ci­de “es­ti­mar la so­li­ci­tud for­mu­la­da por la par­te re­cu­rren­te pa­ra la adop­ción de la me­di­da cau­te­lar so­li­ci­ta­da, con­sis­ten­te en la sus­pen­sión de la eje­cu­ción de los ac­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos im­pug­na­dos” has­ta que “sea dic­ta­da sen­ten­cia fir­me que pon­ga fin al pro­ce­di­mien­to o has­ta que és­te fi­na­li­ce por cual­quie­ra de las otras cau­sas de ter­mi­na­ción pre­vis­tas le­gal­men­te”.

La Co­mu­ni­dad de Ma­drid, por su par­te, no ve “com­pe­ten­te” al juz­ga­do que ha sus­pen­di­do cau­te­lar­men­te la ex­ter­na­li­za­ción de hos­pi­ta­les. Las­quetty cree que el juez vier­te opi­nio­nes de ín­do­le per­so­nal y le va a tras­la­dar que las re­so­lu­cio­nes que pa­ra­li­za es­tán ya eje­cu­ta­das. “Son dos de­ci­sio­nes ju­di­cia­les que nos di­cen lo con­tra­rio. Es­to sen­ci­lla­men­te es in­com­pre­si­ble pa­ra no­so­tros, pa­ra los ciu­da­da­nos y pa­ra los pro­fe­sio­na­les de la sanidad”, in­di­có Las­quetty, quien apun­tó que la de­ci­sión so­bre es­te re­cur­so “co­rres­pon­de, no a un juz­ga­do sino al TSJM, por­que el juz­ga­do no es com­pe­ten­te”. En es­te pun­to, aña­dió que es­to no lo pien­sa el Go­bierno ma­dri­le­ño sino la pro­pia Fis­ca­lía.

Ade­más, Las­quetty ase­gu­ró que, a su jui­cio, el juez no emi­te en su au­to “en dis­tin­tos pun­tos de las re­fle­xio­nes” opi­nio­nes de ti­po ju­rí­di­co sino de “ti­po po­lí­ti­co o per­so­nal”. Se­gún el con­se­je­ro, son unos po­si­cio­na­mien­tos to­tal­men­te “res­pe­ta­bles” co­mo los de cual­quier ciu­da­dano, pe­ro “im­pro­pios por par­te de cual­quier juz­ga­do”.

El ser­vi­cio ju­rí­di­co de la Con­se­je­ría es­tá es­tu­dian­do la de­ci­sión ju­di­cial y, en fun­ción de ella, la Co­mu­ni­dad va a to­mar dos ini­cia­ti­vas. Por un la­do, va a en­viar un ofi­cio al juez Car­los Gó­mez (Juz­ga­do 4) in­for­mán­do­le que las re­so­lu­cio­nes que sus­pen­de ya han si­do “com­ple­ta­men­te eje­cu­ta­das” y va a in­ter­po­ner un re­cur­so an­te el TSJM. Lo ha­rán “con ca­rác­ter in­me­dia­to sin ago­tar los plazos que la ley per­mi­te”, afir­mó.

“Lo que lee­mos en el au­to es que se sus­pen­den tres re­so­lu­cio­nes y le va­mos a po­ner de ma­ni­fies­to que esas re­so­lu­cio­nes ya han com­ple­ta­do to­do su re­co­rri­do”, ha in­sis­ti­do Las­quetty, quien ha en­fa­ti­za­do que el juez no se pro­nun­cia so­bre el fon­do y que si “quie­re de­cir al­go más” al res­pec­to ten­drá que aña­dir­lo en otro au­to “con cla­ri­dad”.

Se­gún el con­se­je­ro, has­ta el mo­men­to las em­pre­sas con­ce­sio­na­rias es­tán ha­cien­do el tra­ba­jo preparator­io pre­vio de có­mo se van a or­ga­ni­zar y, se­gún le cons­ta, han “avan­za­do por muy buen ca­mino con los pro­fe­sio­na­les”. Lo que tie­ne “efec­tos ju­rí­di­cos” es la re­so­lu­ción de la ad­ju­di­ca­ción de­fi­ni­ti­va, eje­cu­ta­da ya, ase­gu­ra Las­quetty.

Re­cu­rri­rá la sen­ten­cia Ma­drid en­tien­de que es­te juz­ga­do no tie­ne com­pe­ten­cias en el ca­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.