Al­bert Ver­gés, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Edad&Vi­da: “En Es­pa­ña so­bran ca­mas hos­pi­ta­la­rias”

El Economista - Sanidad - - PORTADA - EE Di­rec­tor ge­ne­ral de la Fun­da­ción Edad&Vi­da ALBERTO VI­GA­RIO

Al­bert Ver­gés es el di­rec­tor ge­ne­ral de la Fun­da­ción Edad&Vi­da, una pla­ta­for­ma en la que con­ver­gen to­dos los agen­tes im­pli­ca­dos en con­tri­buir a la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas ma­yo­res. El or­ga­nis­mo es­tá for­ma­do por más de 40 em­pre­sas re­la­cio­na­das con el sec­tor de la aten­ción a la de­pen­den­cia (cen­tros sa­ni­ta­rios, re­si­den­cia­les, la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos, pro­vee­do­res de pro­duc­tos y ser­vi­cios pa­ra ma­yo­res, etc.) y de otros sec­to­res (fi­nan­cie­ro, ase­gu­ra­dor, em­pre­sas de cer­ti­fi­ca­ción, em­pre­sas de tec­no­lo­gía, de ocio, de co­mu­ni­ca­ción, de ali­men­ta­ción, etc.). La Fun­da­ción ha rea­li­za­do un es­tu­dio so­bre la me­jor ma­ne­ra de op­ti­mi­zar el gas­to de aten­ción so­cial y sa­ni­ta­ria de las si­tua­cio­nes de cro­ni­ci­dad y de­pen­den­cia. Se­gún el in­for­me, la re­or­ga­ni­za­ción hos­pi­ta­la­ria y de la me­dia y lar­ga es­tan­cia su­pon­dría un aho­rro to­tal pa­ra el sis­te­ma de 3.102 millones de eu­ros anua­les.

¿Qué mo­de­lo pro­po­ne pa­ra re­or­ga­ni­zar la aten­ción sa­ni­ta­ria en nues­tro país?

No­so­tros par­ti­mos de la ba­se de que hay que aten­der a las per­so­nas en fun­ción de sus ne­ce­si­da­des con el dis­po­si­ti­vo más ade­cua­do y al me­nor cos­te po­si­ble. Es­to que pa­re­ce tan fá­cil, no lo es, por­que re­sul­ta que es­te país ha crea­do sus sis­te­mas de bienestar co­mo sis­te­mas in­de­pen­dien­tes. El

“En Es­pa­ña so­bran ca­mas hos­pi­ta­la­rias. El 25% de los pa­cien­tes de­be­rían es­tar en re­si­den­cias”

pro­ble­ma es que una per­so­na tie­ne que ac­tuar en di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos y son de­par­ta­men­tos es­tan­cos ac­tual­men­te, por lo que hay un cru­ce de in­tere­ses por­que no se tie­ne en cuen­ta al pa­cien­te.

¿Cuál es el prin­ci­pal pro­ble­ma?

Nos he­mos da­do cuen­ta de que el sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud es­tá pen­sa­do en el pa­cien­te agudo y aho­ra es el cró­ni­co el pro­ta­go­nis­ta, y los dis­po­si­ti­vos no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra eso, por­que alar­ga a unos cos­tes in­ne­ce­sa­rios la aten­ción pa­ra unas per­so­nas que no ha­ría fal­ta que es­tu­vie­ran en un ám­bi­to hos­pi­ta­la­rio, y en cam­bio sí en cen­tros so­cio­sa­ni­ta­rios.

¿Qué pue­den apor­tar los cen­tros so­cio­sa­ni­ta­rios?

Pue­des te­ner me­nos cos­te con un me­nor ser­vi­cio, pe­ro más ade­cua­do. Es­te con­sen­so so­cio­sa­ni­ta­rio ya se lo ha plan­tea­do el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, que ten­dría que coor­di­nar es­tos de­par­ta­men­tos. Y es­to se­rá cla­ve pa­ra la reor­de­na­ción de lo sa­ni­ta­rio y lo so­cial.

¿Pue­de dar ejem­plos con­cre­tos de esas in­efi­cien­cias?

Pues por ejem­plo pa­re­ce bas­tan­te ab­sur­do que una per­so­na a la que han pues­to una pró­te­sis de ca­de­ra ten­ga que es­tar en el ám­bi­to hos­pi­ta­la­rio. Lo ló­gi­co es que es­tu­vie­ra en un cen­tro so­cio­sa­ni­ta­rio. Y el pro­ble­ma es que el cos­te de una ca­ma en un cen­tro y otro es muy dis­tin­to. Por el cos­te de ca­da ca­ma hos­pi­ta­la­ria te­ne­mos cin­co ca­mas de aten­ción so­cio­sa­ni­ta­ria. Ac­tual­men­te te­ne­mos un 30 por cien­to de gen­te que hay en hos­pi­ta­les que son pa­cien­tes cró­ni­cos. Y eso es un pro­ble­ma, por­que tie­nen un cos­te ele­va­dí­si­mo pa­ra el sis­te­ma. Es­ta­mos sa­tu­ran­do los hos­pi­ta­les, que de­be­rían usar­se pa­ra los ca­sos agu­dos y no cró­ni­cos.

¿Y es­tán los cen­tros so­cio­sa­ni­ta­rios ac­tua­les pre­pa­ra­dos pa­ra es­te cam­bio?

De los cen­tros so­cio­sa­ni­ta­rios ac­tua­les hay al­gu­nos que es­tán crea­dos co­mo ta­les y otros que po­drán es­tar­lo. Pa­ra ello, den­tro del sec­tor re­si­den­cial ten­drá que ha­ber una acre­di­ta­ción crea­da por Sa­ni­dad y no por Ser­vi­cios So­cia­les pa­ra ga­ran­ti­zar que ese es­pa­cio pue­de aco­ger es­tos pa­cien­tes de­ri­va­dos del hos­pi­tal. El pro­ble­ma no es que ellos quie­ran, si no si es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra ello. Cree­mos que ac­tual­men­te no más del 25 por cien­to del con­jun­to de los cen­tros de ser­vi­cios so­cio­sa­ni­ta­rios de to­da Es­pa­ña es­tá pre­pa­ra­do pa­ra te­ner uni­da­des de ser­vi­cio so­cio­sa­ni­ta­rios pre­pa­ra­das pa­ra

“El hos­pi­tal de­be EE

ser só­lo pa­ra agu­dos y no pa­ra los en­fer­mos­cró­ni­cos” “Hay que reor­de­nar

el sis­te­ma pa­ra in­te­grar lo sa­ni­ta­rio y la aten­ción so­cial”

“Una ca­ma de re­si­den­cia cues­ta 150 eu­ros al día fren­te a 650 del hos­pi­tal”

ser acre­di­ta­das por Sa­ni­dad. Con el tiem­po, te­nien­do cla­ro el ni­vel pa­ra ser acre­di­ta­do, ha­brá más pla­zas.

¿Es una opor­tu­ni­dad de in­ver­sión pa­ra el sec­tor pri­va­do?

En los cen­tros adap­ta­dos, la ma­yo­ría de es­tas in­ver­sio­nes es­tán he­chas. En el res­to, ha­brá que ha­cer adap­ta­cio­nes y las ne­ce­si­da­des cre­ce­rán por­que la gen­te va a ir vi­vien­do más. Es­to ofre­ce una opor­tu­ni­dad a la ini­cia­ti­va pri­va­da pa­ra ha­cer in­ver­sio­nes. Siem­pre que ha­ya un mar­co cla­ro, es­ta­ble y re­gu­la­do. Es un ti­po cla­ro de co­la­bo­ra­ción pu­bli­co-pri­va­da en el que el ga­ran­te de­be ser la ad­mi­nis­tra­ción.

¿Có­mo fun­cio­na­ría es­ta de­ri­va­ción?

El hos­pi­tal de­ri­va al pa­cien­te al que ha aten­di­do y lo si­gue con­tro­lan­do. Des­pués, si esa per­so­na tie­ne una re­caí­da en su pro­ble­ma agudo, vuel­ve al hos­pi­tal y, cuan­do se re­cu­pe­re de nue­vo, o vuel­ve a su casa o vuel­ve a la re­si­den­cia. Es­to se­ría lo nor­mal pa­ra es­tan­cias de 45-60 días. Y a un cos­te muy in­fe­rior pue­des lle­gar a con­se­guir li­be­rar ca­mas.

¿Es­to sig­ni­fi­ca que en Es­pa­ña so­bran ca­mas hos­pi­ta­la­rias?

Sí, yo creo que pro­ba­ble­men­te en Es­pa­ña so­bren ca­mas hos­pi­ta­la­rias. Ale­ma­nia o Fran­cia tie­nen me­nos ca­mas. Ha­brá que ir ce­rran­do esas ca­mas que so­bran pa­ra con­se­guir ese aho­rro.

¿Es una for­ma efec­ti­va de aho­rro?

Hay que te­ner en cuen­ta que sa­ni­dad y ser­vi­cios so­cia­les se pue­den lle­var el 70 por cien­to de los pre­su­pues­tos pú­bli­cos. Hay que op­ti­mi­zar es­tos re­cur­sos. Es­ta es una po­si­bi­li­dad de gas­tar me­nos y me­jor, con el sim­ple he­cho de tras­pa­sar una par­te de es­tas per­so­nas. Pe­ro si se si­gue fun­cio­nan­do con un pre­su­pues­to de sa­ni­dad y otro de ser­vi­cios so­cia­les, es com­pli­ca­do ha­cer­lo. Po­de­mos gas­tar in­fi­ni­ta­men­te en los dos sis­te­mas y no re­sol­ve­re­mos la ne­ce­si­dad.

¿En con­cre­to, qué pa­cien­tes se­rían?

Todo lo que es con­va­le­cen­cia, lar­ga es­tan­cia, pa­lia­ti­vos, subagu­dos... To­dos de­be­rían ser aten­di­dos por un sis­te­ma so­cio­sa­ni­ta­rio. Es­ta­mos ha­blan­do de un cos­te apro­xi­ma­do de 150 eu­ros al día fren­te a una ca­ma de agu­dos que cues­ta 650 eu­ros. Es­to pue­de crear un aho­rro de 1.500 millones al año. Y só­lo se tra­ta de una reor­de­na­ción, no de lle­nar de más gen­te más co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.