Deu­da sa­ni­ta­ria: po­ner el con­ta­dor a ce­ro cos­ta­rá 7.000 millones

El ter­cer plan de pa­gos a pro­vee­do­res se­rá la úl­ti­ma oca­sión en que el Go­bierno li­qui­de las deu­das au­to­nó­mi­cas con los pro­vee­do­res sa­ni­ta­rios an­te el es­cep­ti­cis­mo del sec­tor

El Economista - Sanidad - - PORTADA - JUAN MAR­QUÉS

Es la úl­ti­ma vez que se po­ne el con­ta­dor de la deu­da co­mer­cial a ce­ro”. Es el men­sa­je de fon­do que re­pi­te el Go­bierno an­te el es­cep­ti­cis­mo de un sec­tor sa­ni­ta­rio que lo ha oí­do de­ma­sia­das ve­ces des­de que se trans­fi­rie­ron las com­pe­ten­cias a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas del an­ti­guo In­sa­lud, en 2001. Todo de­pen­de­rá del nue­vo sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca que se acuer­de en 2014. Has­ta en­ton­ces, la deu­da glo­bal au­to­nó­mi­ca pen­dien­te de pa­go ron­da los 14.000 millones de eu­ros, a fal­ta de que se co­noz­ca la re­la­ción de­fi­ni­ti­va de facturas sin pa­gar el pró­xi­mo 29 de no­viem­bre.

La mi­tad, unos 7.000 millones de eu­ros, co­rres­pon­de a im­pa­gos a los la­bo­ra­to­rios, las em­pre­sas de tec­no­lo­gía sa­ni­ta­ria y las clí­ni­cas pri­va­das acu­mu­la­dos por las au­to­no­mías en­tre el 1 de enero de 2012 y el 31 de ma­yo de 2013. Se tra­ta de facturas que no en­tra­ron en el se­gun­do plan de pa­gos de 6.500 millones de eu­ros pa­ra con­cier­tos en edu­ca­ción y sa­ni­dad con­si­de­ra­dos prio­ri­ta­rios.

La in­ten­ción del Eje­cu­ti­vo es po­ner en mar­cha es­te nue­vo me­ca­nis­mo de res­ca­te en di­ciem­bre, aun­que el mon­tan­te pre­vis­to de 7.500 millones se­rá una vez más in­su­fi­cien­te pa­ra sal­dar to­dos los com­pro­mi­sos con los pro­vee­do­res de otros sec­to­res co­mo la cons­truc­ción, el trans­por­te o la edu­ca­ción. Es­tá ade­más por ver si el Go­bierno con­si­gue alle­gar es­tos re­cur­sos a par­tir de enero, ya que el pro­yec­to de Ley de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra 2014 re­co­ge una par­ti­da de so­lo 5.900 millones pa­ra cu­brir es­te ter­cer pa­go a los pro­vee­do­res.

Al igual que en las dos an­te­rio­res ve­ces, el res­ca­te tam­bién ten­drá un pre­cio pa­ra los pro­vee­do­res, co­mo es la re­nun­cia de los in­tere­ses de de­mo­ra pa­ra po­der co­brar. Y, en el ca­so de que las em­pre­sas quie­ran li­qui­dar sus facturas an­tes de fi­nal de año, tam­bién de­be­rán asu­mir un des­cuen­to que es­tá por con­cre­tar­se.

Apar­te de es­tos sa­cri­fi­cios pa­ra co­brar las deu­das en la sa­ni­dad es­pa­ño­la, la no­ve­dad en es­ta oca­sión, y es lo que más es­pe­ran­za ofre­ce a las gran­des pa­tro­na­les del sec­tor sa­ni­ta­rio, es la tra­mi­ta­ción por el pro­ce­di­mien­to de ur­gen­cia del pro­yec­to de Ley Or­gá­ni­ca de con­trol de la deu­da co­mer­cial en el sec­tor pú­bli­co pa­ra que se pue­da apro­bar es­ta nor­ma an­tes de 2013. Aun­que la ac­tual Ley y di­rec­ti­va eu­ro­pea an­ti­mo­ro­si­dad ya es­ta­ble­ce el pa­go a 30 días, su in­cum­pli­mien­to es­tá sien­do cla­mo­ro­so por par­te de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Aho­ra se vol­ve­rá a obli­gar a las re­gio­nes por ley, pe­ro es­ta vez se les im­pon­drá unos de­be­res, co­mo pu­bli­car sus pla­zos de de­mo­ra en los pa­gos el pró­xi­mo 1 de fe­bre­ro, que se lo­gra­rá a tra­vés de la nue­va fac­tu­ra elec­tró­ni­ca que per­mi­ti­rá ade­más al pro­vee­dor dar­se de al­ta en el re­gis­tro de facturas.

Si se su­pe­ran los 30 días es­ta­ble­ci­dos, el Go­bierno cen­tral apli­ca­rá me­di­das de pre­ven­ción, co­rrec­ción y coer­ci­ti­vas que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, pue­den lle­gar a la in­ter­ven­ción de la co­mu­ni­dad mo­ro­sa cuan­do los im­pa­gos su­peren los 60 días du­ran­te seis me­ses se­gui­dos. En­tre es­tas me­di­das, el Go­bierno cen­tral po­drá re­te­ner los im­por­tes de trans­fe­ren­cias au­to­nó­mi­cas, con­tro­lar las ope­ra­cio­nes de en­deu­da­mien­to a lar­go pla­zo o re­ti­rar las com­pe­ten­cias nor­ma­ti­vas en re­la­ción con los tri­bu­tos ce­di­dos, en­tre otras.

Pa­ra un sec­tor acos­tum­bra­do a fi­nan­ciar las ar­cas au­to­nó­mi­cas con de­mo­ras de has­ta 294 días en el ca­so ac­tual de los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos o de 323 días de las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, los nue­vos pla­zos pre­vis­tos por ley son ca­si un es­pe­jis­mo. Pe­ro, ade­más de los pla­zos de fu­tu­ro, Far­main­dus­tria y Fe­nin es­tán preo­cu­pa­dos por el pa­go ur­gen­te de su ac­tual deu­da. A los la­bo­ra­to­rios se les adeu­da 3.600 millones de eu­ros y a las tec­no­ló­gi­cas 2.500 millones. En to­tal, 6.100 millones de eu­ros que pe­san co­mo una lo­sa en las cuen­tas de re­sul­ta­dos de las gran­des y, so­bre todo, las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas.

GETTY

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.