Las re­for­mas sa­ni­ta­rias aca­ban en el juz­ga­do

Los con­flic­tos sa­ni­ta­rios re­pre­sen­tan ya al­go más de uno de ca­da tres re­cur­sos pre­sen­ta­dos an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. En el úl­ti­mo año, ca­da re­for­ma sa­ni­ta­ria aca­ba en el juz­ga­do. El Con­gre­so de De­re­cho Sa­ni­ta­rio ana­li­za­rá es­ta si­tua­ción

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - A. VI­GA­RIO

El ex­per­to Ri­car­do de Lo­ren­zo ana­li­za las úl­ti­mas me­di­cas que han ter­mi­na­do en los tri­bu­na­les

La Sa­ni­dad lle­va tiem­po que ha en­tra­do en los juz­ga­dos y su sa­li­da no pa­re­ce in­mi­nen­te. Só­lo en 2012, el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad y las au­to­no­mías se en­zar­za­ron en 17 re­cur­sos de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, 10 de ellos pro­mo­vi­dos por las au­to­no­mías, con­tra me­di­das sa­ni­ta­rias adop­ta­das por la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral y 7 de ellos, a su vez, im­pul­sa­dos por el Go­bierno cen­tral con­tra me­di­das sa­ni­ta­rias au­to­nó­mi­cas. En to­tal, las ad­mi­nis­tra­cio­nes sa­ni­ta­rias pre­sen­ta­ron el pa­sa­do año 46 con­flic­tos al Cons­ti­tu­cio­nal, por lo que los asun­tos sa­ni­ta­rios re­pre­sen­tan ya al­go más de 1 de ca­da 3 re­cur­sos plan­tea­dos a es­te or­ga­nis­mo, se­gún los úl­ti­mos da­tos re­co­gi­dos por Dia­rio

Mé­di­co. Con es­te ni­vel de li­ti­gio­si­dad, es­ta se­ma­na se ce­le­bra en Ma­drid el Con­gre­so de De­re­cho Sa­ni­ta­rio, don­de más de 500 pro­fe­sio­na­les vin­cu­la­dos al sec­tor del De­re­cho y la Sa­lud de­ba­ti­rán la ma­yo­ría de es­tos re­cur­sos. El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de De­re­cho Sa­ni­ta­rio, Ri­car­do de Lo­ren­zo, ase­gu­ra que “es ra­zo­na­ble” que la Sa­ni­dad pro­vo­que un vo­lu­men de li­ti­gio­si­dad sig­ni­fi­ca­ti­vo, “al que, se pre­ten­de ha­cer fren­te po­ten­cian­do la vía ex­tra­ju­di­cial de so­lu­ción de con­flic­tos; es­to es la me­dia­ción y el ar­bi­tra­je”. Aun­que con­si­de­ra que a par­tir de la Ley 5/2012, de Me­dia­ción y a par­tir de los tra­ba­jos que se es­tán ha­cien­do pa­ra re­lan­zar el ba­re­mo pa­ra in­dem­ni­za­cio­nes por da­ños so­bre­ve­ni­dos en la ac­ti­vi­dad sa­ni­ta­ria, “es pre­vi­si­ble y desea­ble que la ju­di­cia­li­za­ción pue­da dis­mi­nuir”.

So­bre los re­cur­sos an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, de Lo­ren­zo afir­ma que “al­gu­nas so­lu­cio­nes ima­gi­na­ti­vas”, de va­rias Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas “po­drían ha­ber re­ba­sa­do el ám­bi­to com­pe­ten­cial y por tan­to, es ló­gi­co, que es­tas si­tua­cio­nes sean so­me­ti­das a la de­ci­sión de nues­tro más al­to Tri­bu­nal”. Así, el pre­si­den­te de AEDS sos­tie­ne que la pres­ta­ción far­ma­céu­ti­ca es­tá sien­do ob­je­to de fre­cuen­tes con­tro­ver­sias en el plano ju­rí­di­co, co­mo con­se­cuen­cia de la evo­lu­ción de los cos­tes del gas­to en me­di­ca­men­tos. “Des­de ha­ce tiem­po, se acu­de a la vía de los De­cre­tos Le­yes pa­ra tra­tar de ra­cio­na­li­zar el gas­to y no siem­pre es­tas dis­po­si­cio­nes van ro­dea­das del ne­ce­sa­rio con­sen­so. De ahí que se mul­ti­pli­quen las ini­cia­ti­vas au­to­nó­mi­cas que es­tán mo­ti­van­do la pre­sen­ta­ción de re­cur­sos an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y an­te la ju­ris­dic­ción or­di­na­ria”, in­di­ca.

Por su par­te, so­bre la po­lé­mi­ca de la ex­ter­na­li­za­ción de la ges­tión en seis hos­pi­ta­les de Ma­drid, de Lo­ren­zo opi­na que los re­cur­sos que se han pre­sen­ta­do “se ba­san en fun­da­men­tos ju­rí­di­cos de al­can­ce muy di­fe­ren­te, bue­na par­te de ellos de ca­rác­ter pro­ce­di­men­tal o for­mal, pe­ro en mi opi­nión no de fon­do”. Pa­ra es­te ex­per­to, la di­fe­ren­cia de lo que acon­te­ce con la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos, es­tá en que “la efi­ca­cia no se bus­ca me­dian­te el tras­pa­so de la ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca a la pri­va­da -que pa­sa a ac­tuar en ré­gi­men de con­cu­rren­cia-, sino que se acu­de a me­ca­nis­mos ju­rí­di­cos que per­mi­ten una ges­tión más fle­xi­ble”.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, OIT, el si­nies­tro laboral de­be re­unir cua­tro ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les. Por su ori­gen, es im­pre­vis­to y re­pen­tino; por su na­tu­ra­le­za, que re­sul­ta va­ria­ble, no pu­dién­do­se pre­de­cir su al­can­ce ni las con­se­cuen­cias que pue­dan de­ri­var­se; por su pa­to­ge­nia, que pue­de pre­ci­sar­se y me­dir­se el mo­men­to con­cre­to en que se pro­du­ce e ini­cia la le­sión; y, por úl­ti­mo, la le­sión acon­te­ci­da, en­fer­me­dad o fa­lle­ci­mien­to, fru­to de un úni­co he­cho: el trau­ma­tis­mo.

En nues­tro me­dio, se ha de pres­tar es­pe­cial aten­ción al trau­ma­tis­mo to­rá­ci­co que ocu­pa un lu­gar im­por­tan­te en cuan­to a in­ci­den­cia y mor­ta­li­dad. Los ac­ci­den­tes de trá­fi­co su­po­nen más del 70 por cien­to de los po­li­trau­ma­tis­mos, y el 25 por cien­to de las muer­tes ocu­rri­das en ellos, son de­bi­das a los trau­ma­tis­mos to­rá­ci­cos. La ca­ja to­rá­ci­ca con­tie­ne ór­ga­nos vi­ta­les co­mo los pul­mo­nes, el co­ra­zón y los gran­des va­sos san­guí­neos. Su pa­red es­tá for­ma­da por las cos­ti­llas y los múscu­los in­ter­cos­ta­les. Ha­cia de­lan­te se lo­ca­li­za el es­ter­nón y por de­trás la co­lum­na ver­te­bral dor­sal. La prin­ci­pal fun­ción de es­ta ca­ja es la pro­tec­ción de to­das las es­truc­tu­ras que per­ma­ne­cen en su in­te­rior. Por todo ello, se de­du­ce que un trau­ma­tis­mo to­rá­ci­co pue­de de­ri­var en con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras pa­ra la in­te­gri­dad de nues­tra sa­lud. De he­cho, al­gu­nos ór­ga­nos ab­do­mi­na­les co­mo el hí­ga­do y el ba­zo se pue­den ver tam­bién com­pro­me­ti­dos en le­sio­nes me­cá­ni­cas se­ve­ras. El 31 por cien­to de los trau­ma­tis­mos to­rá­ci­cos se aso­cian a frac­tu­ras múl­ti­ples, el 29 con trau­ma­tis­mos ab­do­mi­na­les y el 18 con trau­ma­tis­mo crá­neo-en­ce­fá­li­cos.

Po­de­mos ci­tar co­mo con­se­cuen­cia de un trau­ma­tis­mo to­rá­ci­co la pre­sen­cia de he­mo­tó­rax o san­gre en la ca­vi­dad pleu­ral y neu­mo­tó­rax, que su­po­ne la pre­sen­cia de ai­re en un Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

es­pa­cio vir­tual co­mo es el es­pa­cio in­ter­pleu­ral. Se ori­gi­na así un co­lap­so pul­mo­nar, de ma­yor o me­nor gra­ve­dad con una al­te­ra­ción tan­to de la me­cá­ni­ca res­pi­ra­to­ria co­mo del es­ta­do he­mo­di­ná­mi­co nor­mal. En las le­sio­nes to­rá­ci­cas tam­bién se pue­den en­con­trar he­ri­das en la aor­ta, en el esó­fa­go y des­ga­rros del pro­pio te­ji­do pul­mo­nar. Es­tas le­sio­nes se acom­pa­ñan de un al­to ín­di­ce de mor­ta­li­dad que pue­de lle­gar a al­can­zar del 4 al 12 por cien­to. De ahí la ne­ce­si­dad y obli­ga­ción de desa­rro­llar una só­li­da la­bor de pre­ven­ción, y de una co­rrec­ta aten­ción prehos­pi­ta­la­ria y hos­pi­ta­la­ria pa­ra ga­ran­ti­zar la sa­lud del tra­ba­ja­dor le­sio­na­do. Los Ser­vi­cios de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va en­cuen­tran un re­to es­pe­cí­fi­co en la iden­ti­fi­ca­ción pre­coz de las le­sio­nes to­rá­ci­cas pa­ra su me­jor ma­ne­jo te­ra­péu­ti­co en el área laboral en el mo­men­to in­me­dia­to postle­sio­nal. Só­lo así se lo­gra­rán dis­mi­nuir las fa­ta­les con­se­cuen­cias por trau­ma­tis­mos to­rá­ci­cos en los tra­ba­ja­do­res.

Las me­di­das de pre­ven­ción en los cen­tros de tra­ba­jo re­sul­tan fun­da­men­ta­les. El per­so­nal sa­ni­ta­rio, los téc­ni­cos de pro­tec­ción e hi­gie­ne laboral, sin­di­ca­tos y ad­mi­nis­tra­ción de­ben tra­ba­jar en con­jun­to en es­te sen­ti­do. Pa­ra to­dos, la sa­lud es nues­tro me­jor va­lor. Los tra­ba­ja­do­res de las obras de cons­truc­ción de in­fraes­truc­tu­ras re­sul­tan un co­lec­ti­vo es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­ble a los po­li­trau­ma­tis­mos. Los tra­ba­jos que se eje­cu­tan, ta­les co­mo mo­vi­mien­tos de tie­rras, zan­jas, mon­ta­je y des­mon­ta­je de ele­men­tos pe­sa­dos, y el uso de ma­te­ria­les de­ri­va­dos del pe­tró­leo o co­rro­si­vos reúnen unas con­di­cio­nes es­pe­cia­les que pue­den in­ci­dir en el ries­go de ac­ci­den­tes. Por es­te mo­ti­vo, se de­ben es­ta­ble­cer me­di­das y pau­tas pa­ra con­tri­buir a dis­mi­nuir­lo den­tro del ám­bi­to de ac­tua­ción del de­sa­rro­llo de una obra, des­de la crea­ción de una or­ga­ni­za­ción pre­ven­ti­va a la pla­ni­fi­ca­ción de las ac­ti­vi­da­des.

La or­ga­ni­za­ción pre­ven­ti­va de­be ser acor­de con lo es­ta­ble­ci­do en el Real De­cre­to 39/1997, por el que se aprue­ba el Re­gla­men­to de los Ser­vi­cios de Pre­ven­ción me­dian­te la cual el em­pre­sa­rio dé cum­pli­mien­to a sus obli­ga­cio­nes pre­ven­ti­vas en el ám­bi­to con­cre­to de las ac­tua­cio­nes que va­ya a aco­me­ter. En re­la­ción con la uti­li­za­ción de an­da­mios, hay que in­di­car que ade­más de­be­rán con­tar, se­gún su en­ti­dad y ca­rac­te­rís­ti­cas, con una no­ta de cálcu­lo que ga­ran­ti­ce la re­sis­ten­cia y es­ta­bi­li­dad del mis­mo. Pa­ra la pro­tec­ción con­tra ries­gos de caí­das des­de al­tu­ras, se ha de desa­rro­llar un plan de mon­ta­je y des­mon­ta­je. En la ac­tua­li­dad se ha ge­ne­ra­li­za­do el uso del ar­nés co­mo sis­te­ma de se­gu­ri­dad. La po­si­ble caí­da de una per­so­na su­je­ta por un ar­nés pue­de pro­vo­car una si­tua­ción po­ten­cial­men­te muy pe­li­gro­sa du­ran­te la fa­se de sus­pen­sión aso­cia­da a la in­mo­vi­li­dad, tan­to en per­so­nas que que­dan in­cons­cien­tes co­mo en aque­llas que lle­gan a un ago­ta­mien­to ex­tre­mo y más aún si se aña­de un trau­ma­tis­mo to­rá­ci­co. Es lo que tra­di­cio­nal­men­te se ha co­no­ci­do co­mo “sín­dro­me del ar­nés“. Se pro­du­ce una acu­mu­la­ción de san­gre en los miem­bros in­fe­rio­res por un fa­llo en el re­torno ve­no­so. Es­to su­po­ne que lle­gue me­nos san­gre al co­ra­zón y, por lo tan­to, una re­duc­ción del flu­jo san­guí­neo a otros ór­ga­nos vi­ta­les. La com­pre­sión res­pi­ra­to­ria es se­ve­ra y el desen­la­ce sue­le con­du­cir a un fa­lle­ci­mien­to in­me­dia­to. Los res­pon­sa­bles en Sa­lud Laboral han de sa­ber que, al ele­gir un ar­nés, és­te de­be adap­tar­se ana­tó­mi­ca­men­te bien al cuer­po, sin cau­sar mo­les­tias o do­lor cuan­do se va­ya a es­tar sus­pen­di­do du­ran­te cier­to tiem­po. Lo acon­se­ja­ble es pro­bar el ar­nés an­tes de su uti­li­za­ción y re­ser­var tiem­po pa­ra la for­ma­ción en el mo­do de usar­se en las con­di­cio­nes en que va a ser em­plea­do, pa­ra de es­ta for­ma rea­li­zar los ajus­tes y cam­bios que sean ne­ce­sa­rios.

Di­cen que dis­fru­tar de lo sen­ci­llo re­quie­re de cier­ta al­tu­ra. Dis­fru­tar de la Sa­lud pre­ci­sa de al­tas me­di­das de pro­tec­ción.

THINKSTOCK

EE

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de De­re­cho Sa­ni­ta­rio, Ri­car­do de Lo­ren­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.