FREN­TE FREN­TE CO­MÚN CO­MÚN CON­TRA LOS PLA­NES DE VA­LEN­CIA

El Go­bierno de Alberto Fa­bra cho­ca con los la­bo­ra­to­rios, los far­ma­céu­ti­cos, los mé­di­cos y el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad en su in­ten­to de aho­rrar en far­ma­cia sal­tán­do­se la ley

El Economista - Sanidad - - POLÍTICA - JUAN MAR­QUÉS

El con­se­je­ro de Sa­ni­dad de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ma­nuel Llom­bart, ha con­se­gui­do ene­mis­tar­se con to­dos los agen­tes de la ca­de­na del me­di­ca­men­to en un tiem­po ré­cord. Tan­to la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca co­mo los co­le­gios far­ma­céu­ti­cos se han vis­to obli­ga­dos a de­nun­ciar y a acu­dir a los tri­bu­na­les en el ca­so de los bo­ti­ca­rios pa­ra de­fen­der sus de­re­chos. Los co­le­gios y sin­di­ca­tos mé­di­cos tam­bién han cri­ti­ca­do du­ra­men­te la in­tro­mi­sión de la Con­se­je­ría en la li­ber­tad de pres­crip­ción de fár­ma­cos. Y el Go­bierno cen­tral ha aca­ba­do abrien­do una me­sa de ne­go­cia­ción pa­ra in­ten­tar li­mar las po­lé­mi­cas ins­truc­cio­nes apro­ba­das por el Go­bierno re­gio­nal que po­drían in­va­dir las com­pe­ten­cias es­ta­ta­les, co­mo pa­so pre­vio an­tes de acu­dir al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

Los re­sul­ta­dos de es­ta Co­mi­sión Bi­la­te­ral crea­da pa­ra re­sol­ver las di­fe­ren­cias de cri­te­rio en­tre el Go­bierno cen­tral y re­gio­nal son, de mo­men­to, nu­los pa­ra los pro­fe­sio­na­les. Des­de el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, los re­pre­sen­tan­tes de los mi­nis­te­rios y de las con­se­je­rías de Ha­cien­da y Sa­ni­dad lle­van ne­go­cian­do el im­pac­to del De­cre­to Ley 2/2013, de 1 de mar­zo, de Ac­tua­cio­nes Ur­gen­tes de Ges­tión y Efi­cien­cia en Pres­ta­ción Far­ma­céu­ti­ca y Or­to­pro­té­si­ca que per­mi­te la en­tre­ga di­rec­ta de me­di­ca­men­tos a la po­bla­ción. Es­ta po­si­bi­li­dad, ve­ta­da en la le­gis­la­ción es­ta­tal se­gún in­ter­pre­ta­ción de los far­ma­céu­ti­cos, ha ser­vi­do a la Con­se­je­ría pa­ra or­de­nar el re­par­to di­rec­to de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos a los pa­cien­tes que re­ci­ben aten­ción do­mi­ci­lia­ria, apro­bar dis­tin­tas ins­truc­cio­nes pa­ra dis­pen­sar me­di­ca­men­tos y pro­duc­tos sa­ni­ta­rios en cen­tros de sa­lud o po­ner en mar­cha el frac­cio­na­mien­to de me­di­ca­men­tos hos­pi­ta­la­rios pa­ra su dis­pen­sa­ción en los cen­tros de Aten­ción Pri­ma­ria.

Es­ta úl­ti­ma me­di­da su­po­ne, se­gún Far­main­dus­tria, “un ries­go pa­ra la po­bla­ción”. La pa­tro­nal de los la­bo­ra­to­rios in­no­va­do­res sos­tie­ne que per­mi­tir la dis­pen­sa­ción di­rec­ta de je­rin­gas pre­car­ga­das de me­to­tre­xa­to sub­cu­tá­neo –fár­ma­co in­di­ca­do en la ar­tri­tis reuma­toi­de-, an­ti­psi­có­ti­cos pa­ren­te­ra­les y ex­tra­tos hip­so­sen­si­bi­li­zan­tes -uti­li­za­dos en el tra­ta­mien­to de las aler­gias- en am­bu­la­to­rios con­tra­vie­ne la Ley 29/2006, “al tra­tar­se de una fa­bri­ca­ción y dis­tri­bu­ción de un me­di­ca­men­to no au­to­ri­za­do”, ade­más de in­tro­du­cir di­fe­ren­cias en las con­di­cio­nes de ac­ce­so de los ciu­da­da­nos a los me­di­ca­men­tos.

El Mi­nis­te­rio in­ten­ta ne­go­ciar

El Go­bierno cen­tral, de mo­men­to, es­tá po­nien­do sor­di­na al cre­cien­te ma­les­tar pro­vo­ca­do por las me­di­das va­len­cia­nas con la ne­go­cia­ción en la me­sa bi­la­te­ral. La úl­ti­ma reunión ce­le­bra­da la se­ma­na pa­sa­da se sal­dó con la pe­ti­ción de co­rrec­ción de las ins­truc­cio­nes apro­ba­das por la Con­se­je­ría va­len­cia­na a tra­vés de una dis­po­si­ción adi­cio­nal en la ley de acom­pa­ña­mien­to a los pre­su­pues­tos au­to­nó­mi­cos.

Mien­tras tan­to, la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad si­gue ade­lan­te con sus pla­nes, co­mo de­mues­tra la úl­ti­ma ins­truc­ción pu­bli­ca­da por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Far­ma­cia que di­ri­ge José Luis Tri­llo el pa­sa­do 4 de oc­tu­bre, que am­plía el pla­zo pa­ra adap­tar el pro­gra­ma de dis­pen­sa­ción di­rec­ta de je­rin­gas pre­car­ga­das de me­to­tre­xa­to sub­cu­tá­neo, an­ti­psi­có­ti­cos pa­ren­te­ra­les y ex­trac­tos hi­po­sen­si­bi­li­zan­tes has­ta el 14 de oc­tu­bre y has­ta el 30 de no­viem­bre pa­ra los tra­ta­mien­tos de con­ti­nua­ción.

Con es­tas ins­truc­cio­nes, la Con­se­je­ría no se apar­ta ni un mi­lí­me­tro del guión pre­vis­to pa­ra de­ses­pe­ra­ción de la­bo­ra­to­rios y tam­bién far­ma­céu­ti­cos.

Los bo­ti­ca­rios va­len­cia­nos y cas­te­llo­nen­ses, muy cas­ti­ga­dos en es­ta re­gión por el im­pa­go de las re­ce­tas, de­nun­cia­ron la se­ma­na pa­sa­da an­te el tri­bu­nal con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo las re­so­lu­cio­nes por las que se or­de­na la dis­pen­sa­ción di­rec­ta de me­di­ca­men­tos en cen­tros de sa­lud.

En la asam­blea ex­tra­or­di­na­ria con­vo­ca­da por los dos co­le­gios de far­ma­céu­ti­cos, la presidenta del Co­le­gio Ofi­cial de Far­ma­céu­ti­cos de Va­len­cia, María Te­re­sa Guar­dio­la, se­ña­ló que las ins­truc­cio­nes su­po­nen “una vul­ne­ra­ción fla­gran­te de la nor­ma­ti­va es­ta­tal”, ya que la Ley 29/2006 es­ta­ble­ce que la fun­ción de dis­pen­sa­ción de me­di­ca­men­tos co­rres­pon­de, con ca­rác­ter ge­ne­ral, a las far­ma­cias y los ser­vi­cios de far­ma­cia de hos­pi­tal, “en nin­gún ca­so a los cen­tros de sa­lud”, es­gri­me la presidenta.

Los far­ma­céu­ti­cos ale­gan que las ins­truc­cio­nes se am­pa­ran en un de­cre­to ley “in­cons­ti­tu­cio­nal”. La en­tre­ga di­rec­ta de me­di­ca­men­tos a la po­bla­ción vul­ne­ra, se­gún los far­ma­céu­ti­cos, las com­pe­ten­cias ex­clu­si­vas del Es­ta­do en ma­te­ria de le­gis­la­ción so­bre pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos, mo­ti­vo por el que el Es­ta­do ha ini­cia­do el pro­ce­di­mien­to pa­ra de­cla­rar su in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad.

Tan­to bo­ti­ca­rios co­mo la­bo­ra­to­rios re­cuer­dan que el de­re­cho co­mu­ni­ta­rio es­ta­ble­ce que los me­di­ca­men­tos no po­drán co­mer­cia­li­zar­se sin que la au­to­ri­dad com­pe­ten­te de un Es­ta­do miem­bro ha­ya con­ce­di­do una au­to­ri­za­ción de co­mer­cia­li­za­ción. Pa­ra Far­main­dus­tria, pre­ten­der sus­ti­tuir los ac­tua­les tra­ta­mien­tos de me­di­ca­men­tos au­to­ri­za­dos y dis­pen­sa­dos en ofi­ci­nas de far­ma­cia por unos pre­pa­ra­dos que no cuen­tan con la pre­cep­ti­va au­to­ri­za­ción de co­mer­cia­li­za­ción es “una de­ci­sión de gran tras­cen­den­cia sa­ni­ta­ria que pue­de im­pli­car ries­gos pa­ra los pa­cien­tes”. Y es que, se­ña­lan des­de la pa­tro­nal, es­ta prác­ti­ca “su­po­ne una in­frac­ción muy gra­ve de la Ley 29/2006, al tra­tar­se de una fa­bri­ca­ción y dis­tri­bu­ción de un me­di­ca­men­to no au­to­ri­za­do”.

Du­das so­bre el aho­rro

El ti­ro del aho­rro le po­dría ade­más sa­lir por la cu­la­ta a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Far­ma­cia. Y es que pres­cin­dir del far­ma­céu­ti­co pue­de ge­ne­rar más gas­to, ya que la Con­se­je­ría de­be­rá cos­tear el trans­por­te, al­ma­ce­na­mien­to, cus­to­dia y ges­tión de es­tos me­di­ca­men­tos, sin ob­te­ner ade­más nin­gu­na apor­ta­ción por par­te del pa­cien­te. Des­de Fe­di­far, la pa­tro­nal de la dis­tri­bu­ción far­ma­céu­ti­ca, su pre­si­den­te An­to­nio Abril tam­bién cues­tio­na el de­cre­to va­len­ciano que, en su opi­nión, “per­ju­di­ca al pa­cien­te que re­ci­be peor ser­vi­cio y a las ar­cas del Es­ta­do por­que sa­le más ca­ro”.

Se tra­ta de una ini­cia­ti­va au­to­nó­mi­ca más que po­dría abrir una nue­va

La en­tre­ga di­rec­ta de me­di­ca­men­tos a la po­bla­ción vul­ne­ra las com­pe­ten­cias del Es­ta­do, se­gún los far­ma­céu­ti­cos

bre­cha en el ac­ce­so a los me­di­ca­men­tos en Es­pa­ña y dis­cri­mi­nar a los ciu­da­da­nos. Los far­ma­céu­ti­cos con­si­de­ran que se tra­ta de una me­di­da eco­nó­mi­ca que cau­sa­rá un per­jui­cio en el pa­cien­te, ya que los en­fer­mos no po­drán acu­dir a la far­ma­cia pa­ra ac­ce­der a su me­di­ca­ción y ten­drán que des­pla­zar­se has­ta los cen­tros de sa­lud, mu­cho más sa­tu­ra­dos y me­nos ac­ce­si­bles que las far­ma­cias.

El ob­je­ti­vo del Go­bierno re­gio­nal es aho­rrar 300 millones de eu­ros de su par­ti­da de gas­to en me­di­ca­men­tos, el 25 por cien­to de su par­ti­da anual en re­ce­tas, y ali­viar su deu­da en far­ma­cia hos­pi­ta­la­ria, una de las más ele­va­das de Es­pa­ña. Otra de es­tas me­di­das es el lla­ma­do al­go­rit­mo de de­ci­sión te­ra­péu­ti­ca, que in­di­ca a los mé­di­cos a tra­vés de una apli­ca­ción in­for­má­ti­ca el me­di­ca­men­to que de­be pres­cri­bir se­gún el me­jor ba­lan­ce cos­te-efec­ti­vi­dad en las pa­to­lo­gías de ma­yor im­pac­to sa­ni­ta­rio.

EFE

Alberto Fa­bra, pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat, du­ran­te el Pleno del Con­sell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.