El sis­te­ma sa­ni­ta­rio ne­ce­si­ta un con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

Son ca­da vez más nu­me­ro­sas las vo­ces den­tro de la Sa­ni­dad que pi­den un ór­gano con ca­pa­ci­dad eje­cu­ti­va, for­ma­do por au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, pro­fe­sio­na­les y pa­cien­tes, pa­ra aca­bar con las de­sigual­da­des por te­rri­to­rios

El 88 por cien­to de las mu­je­res en Navarra se ha he­cho una ma­mo­gra­fía, fren­te al 65 y el 66 por cien­to en Ba­lea­res y An­da­lu­cía. Navarra dis­po­ne de 4,47 en­fer­me­ras por ca­da 1.000 ha­bi­tan­tes y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y An­da­lu­cía no su­pe­ran el ra­tio de 2,75 pro­fe­sio­na­les. Son só­lo dos ejem­plos, que ofre­ce­mos hoy en pá­gi­nas in­te­rio­res, que de­fi­nen nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio ac­tual. La fi­nan­cia­ción del mo­de­lo y la ges­tión in­efi­cien­te de las com­pe­ten­cias ha abier­to una bre­cha en­tre au­to­no­mías ca­da vez más acu­sa­da. ¿Pue­de ga­ran­ti­zar­se la mis­ma aten­ción a los en­fer­mos en todo el te­rri­to­rio? Pa­re­ce com­pli­ca­do. Con es­te es­ce­na­rio, no son po­cas las vo­ces que pi­den ca­da vez con ma­yor in­sis­ten­cia un nue­vo ór­gano, con fun­cio­nes eje­cu­ti­vas, que re­gu­le el sis­te­ma sa­ni­ta­rio en Es­pa­ña. Una es­pe­cie de con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción en el que se aprue­ben las me­di­das a to­mar y és­tas sean vin­cu­lan­tes pa­ra to­dos. En la ac­tua­li­dad esa fun­ción la de­be cum­plir el Con­se­jo In­ter­te­rri­to­rial de Sa­lud. Des­de 2003, es el ór­gano de co­mu­ni­ca­ción de los ser­vi­cios de sa­lud de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en­tre sí y con la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do “pa­ra dar cohe­sión al sis­te­ma y ga­ran­ti­zar los de­re­chos ciu­da­da­nos en todo el te­rri­to­rio”. Pe­ro sus de­ci­sio­nes ni son uná­ni­mes ni tie­nen la obli­ga­ción de cum­plir­se, por lo que sus me­di­das se que­dan en sim­ples re­co­men­da­cio­nes.

Es­te con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, al que al­gu­nos pre­fie­ren lla­mar­le Agen­cia del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud por aque­llo de no re­la­cio­nar­se con el mun­do em­pre­sa­rial, ten­dría por tan­to ca­pa­ci­dad eje­cu­ti­va y en su ór­gano de go­bierno de­be­rían es­tar, ade­más de Go­bierno cen­tral y au­to­no­mías, los pro­fe­sio­na­les, los pa­cien­tes y las em­pre­sas sa­ni­ta­rias. Só­lo con me­di­das to­ma­das por ma­yo­ría en un ór­gano con fin eje­cu­ti­vo, se po­dría aca­bar con al­gu­nas de las úl­ti­mas aven­tu­ras en ma­te­ria far­ma­céu­ti­ca to­ma­das por al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Me­di­das co­mo las subas­tas de me­di­ca­men­tos an­da­lu­zas, re­cu­rri­da por el Go­bierno, o la im­po­si­ción de al­go­rit­mos de pres­crip­ción y la dis­pen­sa­ción di­rec­ta en cen­tros de aten­ción pri­ma­ria de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na son otra cla­ra fuen­te de inequi­dad pa­ra los ciu­da­da­nos es el ac­ce­so a los me­di­ca­men­tos.

En pleno de­ba­te so­bre los lí­mi­tes de fi­nan­cia­ción del sis­te­ma y del apo­yo en la con­cer­ta­ción con las com­pa­ñías de sa­lud, lo que es­tá cla­ra es que la sa­ni­dad es­pa­ño­la pue­de es­tar ges­tio­na­da por me­dios pú­bli­cos o pri­va­dos pe­ro lo que de ver­dad de­fi­ne al sis­te­ma es su tre­men­da de­sigual­dad pa­ra los ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.