¿Se atre­ve­rán Gon­zá­lez, Fa­bra y Fei­jóo a ‘to­car’ a los mé­di­cos?

El res­to de ‘ba­ro­nes’ au­to­nó­mi­cos de­be­rían atre­ver­se a abrir es­te de­ba­te en la sa­ni­dad pú­bli­ca. Mu­chos pro­fe­sio­na­les y co­le­gios de mé­di­cos es­ta­rían a fa­vor de una re­tri­bu­ción laboral con ma­yo­res in­cen­ti­vos y me­nos ri­gi­de­ces

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

De mo­men­to han si­do sus con­se­je­ros de Sa­ni­dad los que han sol­ta­do el glo­bo son­da. ¿De­ben los mé­di­cos que tra­ba­jan en la sa­ni­dad pú­bli­ca ser fun­cio­na­rios? No pa­re­ce que lo ha­yan he­cho sin el co­no­ci­mien­to de sus su­pe­rio­res. Sin em­bar­go, con el ho­ri­zon­te de las pró­xi­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en 2015 pa­re­ce di­fí­cil que Ig­na­cio Gon­zá­lez, Alberto Fa­bra y Alberto Nú­ñez-Fei­jóo se atre­van a abrir es­te me­lón. So­bre todo, vien­do las con­se­cuen­cias de la tí­mi­da re­for­ma hos­pi­ta­la­ria em­pren­di­da en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid con el cam­bio de ges­tión de seis de los 32 hos­pi­ta­les pú­bli­cos. De to­das for­mas, las tres co­mu­ni­da­des han te­ni­do el mé­ri­to de sa­car el de­ba­te a la ca­lle, aun­que de mo­men­to fue só­lo en un fo­ro sa­ni­ta­rio.

La re­for­ma no es sen­ci­lla. La ma­yo­ría de los mé­di­cos que tra­ba­jan en la sa­ni­dad pú­bli­ca son es­ta­tu­ta­rios, es de­cir, son fun­cio­na­rios que no se ri­gen por la Ley de Fun­ción Pú­bli­ca, sino por un es­ta­tu­to mar­co que ha­ce más com­pli­ca­do in­tro­du­cir es­tos cam­bios. Es­te ré­gi­men es­ta­tu­ta­rio les da la per­pe­tui­dad en el pues­to de tra­ba­jo, pe­ro no les da in­cen­ti­vos. Co­mo ha di­cho el con­se­je­ro ma­dri­le­ño, nin­guno de los gran­des paí­ses eu­ro­peos tie­ne un sis­te­ma sa­ni­ta­rio ba­sa­do en fun­cio­na­rios vi­ta­li­cios cu­ya re­tri­bu­ción es prác­ti­ca­men­te la mis­ma si tra­ba­jan bien o mal. El mé­di­co ape­nas pue­de re­cu­rrir a las ho­ras ex­tra pa­ra co­brar al­go más a fi­nal de año. Por cier­to, con unos suel­dos na­da acor­des a su for­ma­ción y res­pon­sa­bi­li­dad. Sin em­bar­go, el fun­cio­na­mien­to de las ho­ras ex­tra en los hos­pi­ta­les es un sis­te­ma vi­cia­do en la sa­ni­dad pú­bli­ca es­pa­ño­la, don­de la ma­yo­ría de­pen­de de la re­la­ción los je­fes de ser­vi­cio y del que só­lo se be­ne­fi­cian los más fie­les.

Los tres eje­cu­ti­vos au­to­nó­mi­cos bus­can que en­tre un 10 y un 30 por cien­to de las re­tri­bu­cio­nes a su per­so­nal sa­ni­ta­rio por ob­je­ti­vos. Aho­ra se pue­de dar un va­ria­ble del 10 por cien­to a los pro­fe­sio­na­les, pe­ro se ha de­mos­tra­do po­co efec­ti­vo por los pac­tos sin­di­ca­les, ase­gu­ran di­ver­sas fuen­tes de es­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes.

Mu­chos pro­fe­sio­na­les y co­le­gios de mé­di­cos es­ta­rían a fa­vor de pa­gar por in­cen­ti­vos o pa­sar a mo­de­los de con­tra­tos la­bo­ra­les. Un cla­ro ejem­plo de la nue­va re­la­ción laboral de los mé­di­cos ya ocu­rre en el Hos­pi­tal de To­rre­jón, en Ma­drid. Abier­to en sep­tiem­bre de 2011 y de ges­tión asis­ten­cial pri­va­da, tra­ba­jan 117 mé­di­cos y 190 en­fer­me­ras del sis­te­ma sa­ni­ta­rio ma­dri­le­ño, que so­li­ci­ta­ron una ex­ce­den­cia de un cen­tro de ges­tión pú­bli­ca pa­ra in­cor­po­rar­se al nue­vo cen­tro. Es di­fí­cil, pe­ro ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.