Pro­fe­sio­na­les: Es­pe­rar o ca­mi­nar de­ci­di­dos

Cual­quier sa­ni­ta­rio en ac­ti­vo sa­be a cien­cia cier­ta des­de ha­ce años que su po­der ad­qui­si­ti­vo no se­rá el mis­mo una vez al­can­za­do el re­ti­ro. En es­te con­tex­to, los pro­fe­sio­na­les de­ben to­mar las rien­das de su pro­pia pro­tec­ción

El Economista - Sanidad - - FIRMA INVITADA -

En los úl­ti­mos años es­ta­mos asis­tien­do a pro­fun­dos cam­bios y uno de ellos es la for­ma de con­ce­bir la que se dio en lla­mar So­cie­dad del Bienestar. La cri­sis ha pues­to de ma­ni­fies­to la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra cum­plir con sus com­pro­mi­sos de pro­tec­ción to­tal, de pro­te­ger a to­dos y de todo. Pen­sio­nes, co­ber­tu­ras por in­ca­pa­ci­dad tem­po­ral o por de­pen­den­cia son so­lo al­gu­nas de las par­ti­das que, en es­ta es­pi­ral de re­cor­te in­elu­di­ble de gas­to pú­bli­co, es­tán vién­do­se afec­ta­das. No es más que la cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da que, no por in­tui­da, se es­tá ha­cien­do me­nos do­lo­ro­sa. Pe­ro de cual­quier si­tua­ción nue­va hay que ex­traer con­clu­sio­nes po­si­ti­vas. En es­te ca­so, so­lo hay una po­si­ble: los pro­fe­sio­na­les de­ben to­mar las rien­das de su pro­pia pro­tec­ción. En el ca­so con­cre­to de los sa­ni­ta­rios la cer­te­za es ab­so­lu­ta. No se tra­ta ya de que su pen­sión pú­bli­ca de fu­tu­ro se va­ya a ver mer­ma­da. Se nos pre­sen­ta di­fí­cil te­ner los años ne­ce­sa­rios de co­ti­za­ción pa­ra ge­ne­rar el de­re­cho a una pen­sión, da­do el tiem­po que hay que in­ver­tir pa­ra ac­ce­der al mer­ca­do laboral. El pro­ble­ma exis­te en la raíz mis­ma de su reali­dad pro­fe­sio­nal. Y es que cual­quier sa­ni­ta­rio en ac­ti­vo sa­be a cien­cia cier­ta des­de ha­ce años que su po­der ad­qui­si­ti­vo no se­rá el mis­mo una vez al­can­za­do el re­ti­ro, al igual que es cons­cien­te de que si por ma­la for­tu­na le ocu­rre al­go, su fa­mi­lia no po­drá man­te­ner su día a día con el úni­co sus­ten­to que ‘pa­pá es­ta­do’ pue­da brin­dar­le.

Es por ello que no es mo­men­to de ti­tu­bear. Ca­da cual de­be ser cons­cien­te de su pro­pia reali­dad y res­pon­sa­bi­li­zar­se de su fu­tu­ro y del de su fa­mi­lia y no de­jar­se lle­var por can­tos de si­re­na de un es­ta­do be­ne­fac­tor. Es mo­men­to de to­mar el to­ro por los cuer­nos y afron­tar la nue­va si­tua­ción des­de la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra con no­so­tros mis­mos y, so­bre todo, pa­ra con quie­nes de no­so­tros de­pen­den. La pre­vi­sión so­cial com­ple­men­ta­ria es­tá lla­ma­da a ju­gar un pa­pel fun­da­men­tal en es­te con­tex­to y PSN tra­ba­ja ca­da día pa­ra que sus co­lec­ti­vos pro­te­gi­dos ten­gan la ne­ce­sa­ria in­for­ma­ción so­bre es­ta nue­va reali­dad. Di­cho es­to, la pos­tu­ra de ca­da cual es li­bre. Po­de­mos es­pe­rar sen­ta­dos o ca­mi­nar de­ci­di­dos.

Mi­guel Carrero Pre­si­den­te de PSN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.