CÓ­MO AD­QUI­RIR FÁR­MA­COS POR IN­TER­NET Y NO SER TI­MA­DO

Sa­ni­dad ha re­gu­la­do des­de es­te mes la ven­ta de me­di­ca­men­tos sin re­ce­ta por In­ter­net. Es­tos son los re­qui­si­tos que de­be­rán cum­plir las webs que ven­dan le­gal­men­te me­di­ca­men­tos en Es­pa­ña

El Economista - Sanidad - - ACTUALIDAD -

El au­ge de las ven­tas a tra­vés de In­ter­net en Es­pa­ña ha lle­ga­do tam­bién a los me­di­ca­men­tos y por es­te mo­ti­vo el Go­bierno ha pre­sen­ta­do el pa­sa­do 8 de no­viem­bre el Real De­cre­to por el que se re­gu­la la ven­ta a dis­tan­cia al pú­bli­co, a tra­vés de si­tios web, de me­di­ca­men­tos de uso hu­mano no su­je­tos a pres­crip­ción mé­di­ca, es de­cir aque­llos me­di­ca­men­tos que no re­quie­ren re­ce­ta mé­di­ca.

El Pro­yec­to de Ley, es­ta­ble­ce unos es­tric­tos re­qui­si­tos que de­be­rán cum­plir las webs que ven­dan le­gal­men­te me­di­ca­men­tos en Es­pa­ña pa­ra ase­gu­rar que se rea­li­za con las de­bi­das ga­ran­tías. Só­lo en el año 2012 se con­ta­bi­li­za­ron 214 pá­gi­nas web in­ves­ti­ga­das por par­te de la Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­di­ca­men­tos y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios (AEMPS) por la ven­ta de me­di­ca­men­tos en In­ter­net fren­te a 125 el año an­te­rior, lo cual es una mues­tra del au­ge del sec­tor.

La es­tric­ta le­ga­li­dad exis­ten­te, di­fe­ren­cian­do en­tre las dis­tin­tas lí­neas de pro­duc­tos pre­sen­tes en las far­ma­cias, y la dispar nor­ma­ti­va y re­gla­men­ta­ción exis­ten­te en­tre las CCAA pro­vo­ca que el lan­za­mien­to de so­lu­cio­nes ecom­mer­ce en el sec­tor sea una ta­rea muy com­pli­ca­da que no es­tá al al­can­ce de to­dos. Co­mo ex­pli­ca Luis Ari­many, CEO de Evo­lu­far­ma,“los cam­bios pro­vo­ca­dos por la nue­va ley obli­ga­rán a que co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas co­mo Ma­drid o Ga­li­cia ten­gan que mo­di­fi­car su ac­tual nor­ma­ti­va, con el con­si­guien­te tras­torno que ello con­lle­va, pa­ra que las far­ma­cias ra­di­ca­das en di­chas co­mu­ni­da­des pue­dan te­ner pre­sen­cia on­li­ne”. Pa­ra Luis Ari­many “una far­ma­cia co­mo cual­quier otro ne­go­cio de­be te­ner pre­sen­cia en in­ter­net, ha­cien­do bue­na la ex­pre­sión “el que no es­tá en Google no exis­te”, a pe­sar de que es­ta afir­ma­ción pue­da pe­car de exa­ge­ra­da”.“Te­ner una tien­da on­li­ne es re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo y po­co cos­to­so: lo com­pli­ca­do es atraer usua­rios a la mis­ma, un pro­ce­so en el que no in­ter­vie­ne tan­to va­ria­bles co­mo el pre­cio, y sí otras co­mo el co­no­ci­mien­to, la es­tra­te­gia y un pre­su­pues­to en mar­ke­ting on­li­ne”. Es por ello que la ma­yo­ría de las far­ma­cias han de re­cu­rrir a em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das que ofrez­can ase­so­ra­mien­to y con­sul­to­ría en unas áreas tan es­pe­cí­fi­cas y res­trin­gi­das, de lo con­tra­rio co­rren el ries­go de que­dar­se fue­ra del pas­tel.

Só­lo las far­ma­cias fí­si­cas

Hay que re­cor­dar que no se po­drá ven­der nin­gún me­di­ca­men­to, con o sin re­ce­ta, en es­ta­be­ci­mien­tos vir­tua­les. Só­lo las far­ma­cias fí­si­cas con li­cen­cia­dos en Far­ma­cia po­drán dis­pen­sar fár­ma­cos a tra­vés de la red. Pa­ra que los ciu­da­da­nos se­pan iden­ti­fi­car con fa­ci­li­dad los si­tios de ven­ta se­gu­ros, las far­ma­cias de­be­rán mos­trar en sus pá­gi­nas web un lo­go­ti­po co­mún que les cer­ti­fi­ca­rá pa­ra ha­cer es­tas ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les.

Di­cho lo­go­ti­po, que se ajus­ta­rá a la nor­ma­ti­va de la UE, ten­drá un en­la­ce a la men­ción de la ofi­ci­na de far­ma­cia en los lis­ta­dos que pu­bli­ca­rá la au­to­ri­dad com­pe­ten­te de ca­da au­to­no­mía, a los que tam­bién se po­drá ac­ce­der des­de la pá­gi­na web de la Agen­cia Es­pa­ño­la del Me­di­ca­men­to. Ade­más del lo­go iden­ti­fi­ca­ti­vo, re­co­mien­da con ca­rác­ter ge­ne­ral: no com­prar en webs don­de se ofrez­can fár­ma­cos que ne­ce­si­ten re­ce­ta, “al­go ex­pre­sa­men­te prohi­bi­do en nues­tro país”, co­mo re­cuer­da el Mi­nis­te­rio.

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.