La so­li­da­ri­dad, eje del sis­te­ma sa­ni­ta­rio

La vir­tud de nues­tros sis­te­mas pú­bli­cos de sa­lud o de pen­sio­nes re­cae sin du­da so­bre el he­cho de la so­li­da­ri­dad, es de­cir que to­dos pa­ga­mos pa­ra que to­dos po­da­mos re­ci­bir una aten­ción, in­de­pen­dien­te­men­te de la si­tua­ción pa­tri­mo­nial

El Economista - Sanidad - - FIRMA INVITADA - Ma­nuel Vil­ches Di­rec­tor ge­ne­ral del IDIS

En Es­pa­ña, y en ma­yor me­di­da que en otros paí­ses de nues­tro en­torno, la so­cie­dad es­tá acos­tum­bra­da a que los te­mas re­la­cio­na­dos con la sa­lud ven­gan re­suel­tos prác­ti­ca­men­te en su to­ta­li­dad des­de ins­tan­cias pú­bli­cas (o pri­va­das), y sin des­em­bol­sos di­rec­tos aso­cia­dos en la in­men­sa ma­yo­ría de los ca­sos, aun­que al fi­nal de una for­ma ca­si in­cons­cien­te, pe­ro real, to­dos es­te­mos pa­gan­do por aque­llo que nos ofer­tan. De la co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria pú­bli­ca mu­cho ten­dría­mos que ha­blar en tér­mi­nos de gra­tui­dad, ya que al fin y al ca­bo, co­mo en tan­tos otros as­pec­tos del teó­ri­co “Es­ta­do del bienestar”, pen­sio­nes, des­em­pleo, edu­ca­ción, etc lo es­ta­mos pa­gan­do en “có­mo­das” men­sua­li­da­des a tra­vés de nues­tros im­pues­tos, de una for­ma asu­mi­da, in­terio­ri­za­da, pe­ro ca­da vez mas per­cep­ti­ble por su cuan­tía. Que no nos que­de nin­gu­na du­da, aquí, hoy y ma­ña­na se pa­ga y se pa­ga­rá por todo, no hay na­da gra­tis to­tal co­mo se nos quie­re in­cul­car y lo peor de todo, con­ven­cer.

La vir­tud de nues­tros sis­te­mas pú­bli­cos de sa­lud o de pen­sio­nes re­cae, sin du­da, so­bre el he­cho de la so­li­da­ri­dad, es de­cir que to­dos pa­ga­mos pa­ra que to­dos po­da­mos re­ci­bir una aten­ción, la que ca­da cual pu­die­ra re­que­rir en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, in­de­pen­dien­te­men­te del ni­vel de in­gre­sos y de la si­tua­ción pa­tri­mo­nial que ten­ga.

An­te es­tos ele­men­tos bá­si­cos de nues­tro teó­ri­co Es­ta­do del Bienestar, que to­dos es­ta­mos de acuer­do de­be­mos man­te­ner, ¿por qué nos ha­blan de gra­tui­dad y nos car­gan de men­sa­jes en ese sen­ti­do cuan­do se ha­bla de sa­ni­dad y no in­sis­ten en el con­cep­to de so­li­da­ri­dad y re­par­to de los be­ne­fi­cios so­cia­les y sa­ni­ta­rios, asu­mien­do el mis­mo re­par­to de los gas­tos?

Los men­sa­jes se uti­li­zan se­gún el in­te­rés de quien los emi­te y el bien so­cial que­da a ve­ces, la­men­ta­ble­men­te, en se­gun­do plano. Nues­tra so­cie­dad, no­so­tros mis­mos, y so­bre todo en el en­torno sa­ni­ta­rio, me­re­ce­mos pa­la­bras y men­sa­jes car­ga­dos de cer­te­za y trans­pa­ren­cia que tra­ten de bus­car el bien co­mún por en­ci­ma de todo y no otros in­tere­ses di­fí­ci­les de jus­ti­fi­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.