El sec­tor far­ma­céu­ti­co, un fiel alia­do pa­ra el SNS

Una vez he­chos es­tos ajus­tes, por mu­cho pe­so que la Sa­ni­dad ten­ga en los pre­su­pues­tos au­to­nó­mi­cos, ha­bría que bus­car otros es­pa­cios de re­duc­ción con me­nos ries­go pa­ra el sis­te­ma pro­duc­ti­vo y pa­ra los ciu­da­da­nos

El Economista - Sanidad - - FIRMA INVITADA - Hum­ber­to Ar­nés Di­rec­tor ge­ne­ral de Far­main­dus­tria

Vi­vi­mos tiem­pos com­pli­ca­dos, mar­ca­dos, sin du­da, por la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra que atra­vie­sa nues­tra eco­no­mía y que tan­tos es­tra­gos es­tá ha­cien­do en dis­tin­tos ám­bi­tos de la vi­da, en­tre ellos el sa­ni­ta­rio. En los úl­ti­mos años, los com­pro­mi­sos y ob­je­ti­vos de re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co han te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia ajus­tes sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria re­cien­te de Es­pa­ña. En es­te com­ple­jo con­tex­to, la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, des­de el prin­ci­pio, ha si­do cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de abor­dar cam­bios en el mo­de­lo sa­ni­ta­rio pa­ra pre­ser­var uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les de nues­tro Es­ta­do de Bienestar.

He­mos en­ten­di­do la di­fi­cul­tad del mo­men­to, y que la via­bi­li­dad fu­tu­ra de la Sa­ni­dad pa­sa­ba, en­tre otras me­di­das, por aque­llas que per­mi­tie­ran re­du­cir el gas­to sa­ni­ta­rio y el far­ma­céu­ti­co, aun­que con­lle­va­ran sa­cri­fi­cios pa­ra nues­tra in­dus­tria.

Pe­ro una vez he­chos es­tos ajus­tes, por mu­cho pe­so que la Sa­ni­dad ten­ga en los pre­su­pues­tos au­to­nó­mi­cos, ha­bría que bus­car otros es­pa­cios de re­duc­ción que ten­gan me­nos va­lor e im­pac­to pa­ra la ciu­da­da­nía, y de me­nos ries­gos pa­ra el sis­te­ma pro­duc­ti­vo es­pa­ñol y pa­ra la sa­lud de nues­tros ciu­da­da­nos.

La Ad­mi­nis­tra­ción siem­pre en­con­tra­rá en el sec­tor far­ma­céu­ti­co un fiel alia­do pa­ra que el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud es­pa­ñol se desa­rro­lle sin in­cóg­ni­tas y pa­ra que los pa­cien­tes pue­dan se­guir es­tan­do se­gu­ros de que su pres­ta­ción far­ma­céu­ti­ca tie­ne los es­tán­da­res más al­tos po­si­bles. Al ser­vi­cio de es­tos ob­je­ti­vos, se en­cuen­tra una ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial – la de los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos- que ga­ran­ti­za una re­per­cu­sión po­si­ti­va en nues­tro PIB, que man­tie­ne a la me­di­ci­na es­pa­ño­la den­tro de las co­rrien­tes in­ter­na­cio­na­les de de­sa­rro­llo de nue­vos fár­ma­cos, que con­tri­bu­ye a que la prác­ti­ca clí­ni­ca de nues­tro país se con­ser­ve en los ni­ve­les de ex­ce­len­cia que la han ca­rac­te­ri­za­do has­ta aho­ra, y que, en de­fi­ni­ti­va, tie­ne to­da­vía mu­cho que apor­tar des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, sa­ni­ta­rio y so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.