An­da­lu­cía en­ca­be­za el pa­ro y las de­man­das

El Economista - Sanidad - - PROFESIÓN -

Má­xi­mo Gon­zá­lez Ju­ra­do tam­bién aler­ta de las con­se­cuen­cias de so­bre­car­gar de tra­ba­jo a las en­fer­me­ras, ya que pue­de pro­vo­car “un au­men­to de la mor­bi­li­dad y la mor­ta­li­dad”. Un in­di­ca­dor de es­ta si­tua­ción es el in­cre­men­to de de­man­das ju­di­cia­les. An­da­lu­cía, que re­gis­tra uno de ca­da cua­tro pa­ra­dos de en­fer­me­ría en Es­pa­ña, es así la re­gión que acu­mu­la más de­man­das ju­di­cia­les por pro­ce­sos asis­ten­cia­les en los que par­ti­ci­pa un pro­fe­sio­nal en­fer­me­ro. Es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les de­mues­tran que por ca­da en­fer­me­ro que fal­ta en un ser­vi­cio au­men­ta el ries­go de muer­te de los pa­cien­tes que atien­de. Las en­fer­me­ras so­bre­car­ga­das de tra­ba­jo pue­den te­ner reac­cio­nes más len­tas o es­tar me­nor aler­ta an­te cam­bios del es­ta­do del pa­cien­te o an­te erro­res de me­di­ca­ción. La car­ga de tra­ba­jo óp­ti­ma pa­ra una en­fer­me­ra son cua­tro pa­cien­tes, se­gún es­tu­dios del Con­se­jo In­ter­na­cio­nal de En­fer­me­ras. Si se au­men­ta esa car­ga has­ta seis pa­cien­tes, los pa­cien­tes te­nían un 14 por cien­to más de pro­ba­bi­li­da­des de mo­rir den­tro de los 30 días si­guien­tes a su in­gre­so. Con ocho pa­cien­tes, la mor­ta­li­dad se dis­pa­ra­ba en un 31 por cien­to.

La pre­ca­rie­dad del em­pleo es el otro cos­te que es­tán pa­gan­do las en­fer­me­ras con más con­tra­tos tem­po­ra­les y a jor­na­da par­cial. El 97,3 por cien­to de los con­tra­tos fue­ron tem­po­ra­les en oc­tu­bre de 2013, fren­te al 92,9 por cien­to de oc­tu­bre de 2009.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.