Carlos Gon­zá­lez

Pre­si­den­te de Co­fa­res

El Economista - Sanidad - - SANIDAD -

La de­mo­cra­cia sig­ni­fi­ca con­tras­te de pa­re­ce­res, di­ver­si­dad, to­le­ran­cia, elec­ción y, pro­ba­ble­men­te tam­bién, al­ter­nan­cia. La far­ma­cia es­pa­ño­la es­tá in­mer­sa aho­ra en la evo­lu­ción que se va a pro­du­cir en ella co­mo con­se­cuen­cia del pro­yec­to de ley de Ser­vi­cios Pro­fe­sio­na­les y el de Uni­dad de Mer­ca­do que en los pró­xi­mos me­ses se de­ba­ti­rán y en­tra­rán en vi­gor en el año 2014. No hay que te­ner te­mor a que el de­sa­rro­llo de es­te de­ba­te com­pro­me­ta nues­tro fu­tu­ro, ha­cien­do que al­gu­nas co­sas cam­bien. El ver­da­de­ro pro­ble­ma de la far­ma­cia es­pa­ño­la es que la au­sen­cia de de­ba­te en la mis­ma con res­pec­to a lo que que­re­mos que sea nues­tro fu­tu­ro, to­man­do co­mo ba­se la ex­ce­len­cia ac­tual de nues­tro de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal, crea en al­gu­nos sec­to­res de nues­tra pro­fe­sión un te­mor que con­si­de­ro in­jus­ti­fi­ca­do. Las re­gu­la­cio­nes pro­fe­sio­na­les y em­pre­sa­ria­les es­tán ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­das al de­ba­te. Es­te siem­pre es en­ri­que­ce­dor si co­no­ce­mos de an­te­mano lo que pien­san y desean las par­tes que se im­pli­can en el mis­mo. Y a es­tas al­tu­ras to­dos co­no­ce­mos que en los paí­ses de nues­tro en­torno se han ido pro­du­cien­do mo­vi­mien­tos con res­pec­to a la na­tu­ra­le­za ju­rí­di­ca de la far­ma­cia, que han si­do pi­lo­ta­dos a ve­ces por los pro­pios pro­fe­sio­na­les far­ma­céu­ti­cos y otras, al mar­gen de ellos. En aquel ca­so siem­pre las re­gu­la­cio­nes han si­do mu­cho más ar­mó­ni­cas y fle­xi­bles y han res­pe­ta­do, por tan­to, el mo­de­lo de far­ma­cia que en ca­da país, aun sien­do di­ver­so, es­tá vi­gen­te con sus pro­pias pe­cu­lia­ri­da­des.

En los ca­sos en los que la far­ma­cia no ha par­ti­ci­pa­do en la pro­vi­sión de al­ter­na­ti­vas ca­ra a su fu­tu­ro, las re­gu­la­cio­nes han si­do drás­ti­cas in­frin­gien­do un du­ro gol­pe a las ex­pec­ta­ti­vas asis­ten­cia­les del mo­de­lo y ge­ne­ran­do, por tan­to, una re­vo­lu­ción que só­lo ha be­ne­fi­cia­do a aque­llos que ha­bían apos­ta­do por ella en su aná­li­sis y en su gé­ne­sis. Un ejem­plo de re­gu­la­ción ar­mó­ni­ca es la que se ha pro­du­ci­do en Fran­cia. Un ejem­plo de re­vo­lu­ción es el cam­bio que se ha ac­ti­va­do en Por­tu­gal.

No quie­ro pa­ra el mo­de­lo de far­ma­cia en nues­tro país una re­vo­lu­ción. Sí de­seo una evo­lu­ción que sal­ga de las ideas del sec­tor, con­tras­tán­do­las, por su­pues­to, en el mar­co de­mo­crá­ti­co con to­dos aque­llos in­tere­sa­dos en el mo­de­lo asis­ten­cial de far­ma­cia de nues­tro país, sin te­mo­res, con cri­te­rios que ga­ran­ti­cen el mag­ní­fi­co ser­vi­cio asis­ten­cial que su­po­ne hoy en día la far­ma­cia es­pa­ño­la. Pe­ro con in­te­rés de re­sol­ver mu­chos pro­ble­mas que ata­ñen a nues­tra si­tua­ción eco­nó­mi­ca, vin­cu­la­dos a la mo­der­ni­za­ción del mar­co le­gis­la­ti­vo en que se en­cua­dra nues­tra ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal. Con ab­so­lu­to res­pe­to a la com­pe­ten­cia per­fec­ta que su­po­nen más de 21.000 es­ta­ble­ci­mien­tos al ser­vi­cio de un pro­yec­to asis­ten­cial y con el ob­je­ti­vo de que la efi­cien­cia del mo­de­lo se tra­duz­ca en el em­pleo ade­cua­do de los re­cur­sos que el sis­te­ma po­ne a dis­po­si­ción de la pres­ta­ción far­ma­céu­ti­ca. Es un de­ba­te que la far­ma­cia es­pa­ño­la no pue­de elu­dir y en la me­di­da en la que nos im­pli­que­mos en él a fon­do, ahu­yen­ta­re­mos el ries­go de que otros to­men de­ci­sio­nes por no­so­tros, lo que se­ría al­go que yo ni de­seo ni re­co­mien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.