EL DESAFÍO DE LA IGUAL­DAD CIEN­TÍ­FI­CA

A pe­sar de es­tar en pleno si­glo XXI, aún se ha­cen gran­des dis­tin­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res en el mun­do de la cien­cia. Pe­ro, a pe­sar de ello y pa­ra con­tra­rres­tar­lo, exis­ten pro­yec­tos y pues­tos des­ti­na­dos úni­ca­men­te a per­so­nas de se­xo fe­me­nino

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

Des­de el Tra­ta­do de Áms­ter­dam, y la Ley Or­gá­ni­ca 3/2007, de 22 de mar­zo, una em­pre­sa go­za de bue­na sa­lud si es ca­paz de lle­var a la prác­ti­ca dia­ria el prin­ci­pio de trans­ver­sa­li­dad de gé­ne­ro, tam­bién co­no­ci­do co­mo mains­trea­ming. Los avan­ces han si­do im­por­tan­tes, pe­ro uno de los gran­des desafíos se pre­sen­ta en los ám­bi­tos cien­tí­fi­co, tec­no­ló­gi­co y de in­no­va­ción. Se cum­ple un mes de la en­tre­ga de be­cas de in­ves­ti­ga­ción del Pro­gra­ma L`Oreal Unesco For Wo­men in

Scien­ce. Po­cos re­cor­da­rán que cin­co cien­tí­fi­cas es­pa­ño­las, doc­to­ras en Me­di­ci­na, Bio­quí­mi­ca, Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar, Bio­tec­no­lo­gía y Mi­cro­bio­lo­gía, fue­ron ele­gi­das en­tre más de 300 can­di­da­tas, des­pués de un ri­gu­ro­so pro­ce­so de se­lec­ción que com­pren­de a una Co­mi­sión Téc­ni­co Cien­tí­fi­ca y a la Agen­cia Na­cio­nal de Eva­lua­ción y Pros­pec­ti­va (ANEP), per­te­ne­cien­te a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca y Téc­ni­ca del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Com­pe­ti­ti­vi­dad. Re­sul­ta lla­ma­ti­vo que en la ac­tua­li­dad aún se de­ban pre­miar los lo­gros pro­fe­sio­na­les de una mu­jer sim­ple­men­te por su con­di­ción fe­me­ni­na. Sin em­bar­go, no se tra­ta de ele­gir a cual­quier cien­tí­fi­ca só­lo por ser mu­jer, sino de que, en­tre el gru­po de ex­ce­len­tes, ha­ya un 50 por cien­to de ele­gi­das. Es­te es­que­ma pa­ri­ta­rio ya se es­tá apli­can­do en Es­pa­ña des­de 2005 en pro­yec­tos de I+D+i. A tra­vés de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de I+D+i se han des­ti­na­do 6,7 millones de eu­ros pa­ra la con­tra­ta­ción de in­ves­ti­ga­do­res pre­doc­to­ra­les en cen­tros de ex­ce­len­cia Se­ve­ro Ochoa. La úl­ti­ma con­vo­ca­to­ria ha con­ta­do con 465 so­li­ci­tu­des, y en­tre los 80 se­lec­cio­na­dos, hay 37 mu­je­res. En el mo­men­to ac­tual se en­cuen­tra en trá­mi­te una nue­va con­vo­ca­to­ria pa­ra acre­di­tar co­mo Cen­tros o Uni­da­des de Ex­ce­len­cia a cin­co cen­tros más, que se su­ma­rían a los 13 ac­tua­les y que in­clu­yen te­má­ti­cas am­plias, des­de las in­ves­ti­ga­cio­nes Car­dio­vas­cu­la­res, a pro­yec­tos en Cien­cias Fo­tó­ni­cas o Fí­si­ca de Al­tas Ener­gías.

Se­gún da­tos de la Uni­dad de Mu­je­res y Cien­cia, la UMYC (2011), las mu­je­res cons­ti­tu­yen una mi­no­ría en la pro­fe­sión cien­tí­fi­ca en Es­pa­ña, al­can­zan­do só­lo el 37 por cien­to del to­tal del per­so­nal in­ves­ti­ga­dor en la Uni­ver­si­dad Pú­bli­ca. En lo que res­pec­ta al pro­ce­so for­ma­ti­vo, el 74 por cien­to de los ma­tri­cu­la­dos en Es­tu­dios Su­pe­rio­res son mu­je­res y en­tre ellas, más del 80 por cien­to op­tan por Cien­cias de la Sa­lud, al tiem­po que va au­men­tan­do el por­cen­ta­je de ma­tri­cu­la­cio­nes en

In­ge­nie­rías has­ta si­tuar­se por en­ci­ma de la me­dia en la Unión Eu­ro­pea. La pro­por­ción de mu­je­res doc­to­ran­das en nues­tro país su­pera la me­dia de la Unión Eu­ro­pea en to­das las áreas del co­no­ci­mien­to.

Una vez se ha ini­cia­do la ca­rre­ra do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra, po­co a po­co, se va al­can­zan­do la pa­ri­dad en gé­ne­ro en las ca­te­go­rías pro­fe­sio­na­les del pro­fe­so­ra­do ayu­dan­te, ayu­dan­te doc­tor y con­tra­ta­do doc­tor. Por el con­tra­rio, la pre­sen­cia es mu­cho me­nor en la ca­te­go­ría de pro­fe­so­ra­do ti­tu­lar y muy re­du­ci­da en las Cá­te­dras. En la ca­pa­ci­dad de as­cen­so y pro­yec­ción ex­ter­na de las mu­je­res cien­tí­fi­cas aún es lar­go el ca­mino a re­co­rrer.

A ni­vel em­pre­sa­rial, Har­vard re­ve­la que los di­rec­ti­vos de gran­des em­pre­sas que ges­tio­nan re­cur­sos far­ma­céu­ti­cos, sa­ni­ta­rios y asis­ten­cia­les, tie­nen pre­fe­ren­cia de con­tra­tar a un hom­bre que a una mu­jer, aun con las mis­mas ca­li­fi­ca­cio­nes. Y en­tre to­das ellas, pre­fie­ren mu­je­res que de­no­mi­nan de per­fil

ba­jo, con peo­res ex­pe­dien­tes, ar­gu­men­tan­do que­rer evi­tar po­si­bles sus­cep­ti­bi­li­da­des y res­que­mo­res en el en­torno pro­fe­sio­nal. Pe­ro, ya se sa­be, que pre­miar la me­dio­cri­dad ga­ran­ti­za elo­gios per­ma­nen­tes. In­clu­so en pleno si­glo XXI.

A pe­sar de todo, en Es­pa­ña exis­ten gran­des ins­ti­tu­cio­nes que apues­tan por im­pul­sar, pro­mo­ver y fo­men­tar la in­ves­ti­ga­ción de ca­li­dad, el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co. Los res­pon­sa­ble de di­chos Cen­tros mi­ran al fu­tu­ro y re­co­no­cen, al igual que la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cia e In­ge­nie­ría de Es­ta­dos Uni­dos, que “una ma­yor pre­sen­cia de mu­je­res en los mun­dos cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­co es con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra la ex­ce­len­cia cien­tí­fi­ca y el buen de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co de un país”. La Vi­sión Es­tra­té­gi­ca del Es­pa­cio Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción mar­ca un ob­je­ti­vo cla­ro pa­ra el año 2030, mo­men­to en el cual “la mi­tad del per­so­nal cien­tí­fi­co, la mi­tad de to­dos los res­pon­sa­bles de la po­lí­ti­ca cien­tí­fi­ca y ges­tión, en to­das las dis­ci­pli­nas y en to­dos los ni­ve­les, se­rán mu­je­res“. Así na­ció el pro­yec­to Ge­nSET, fi­nan­cia­do por el Sép­ti­mo Pro­gra­ma Mar­co de la Co­mi­sión Eu­ro­pea en Cien­cia y So­cie­dad, y com­pues­to por lí­de­res cien­tí­fi­cos de to­da Eu­ro­pa, en coope­ra­ción con ex­per­tos de gé­ne­ro y re­pre­sen­ta­ción Ins­ti­tu­cio­nal. Son mu­chas las re­co­men­da­cio­nes pa­ra em­pre­sa­rios, ta­les co­mo pro­mo­ver la di­ver­si­dad en es­ti­los de li­de­raz­go y por gé­ne­ro en los equi­pos de in­ves­ti­ga­ción e im­pul­sar la pro­mo­ción pro­fe­sio­nal, ba­sa­da en evi­den­cias ob­je­ti­vas con una uti­li­za­ción apro­pia­da y re­le­van­te de los mé­to­dos de aná­li­sis de los ob­je­ti­vos al­can­za­dos.

Se pro­po­ne re­vi­sar las po­lí­ti­cas de la Ins­ti­tu­ción, por ejem­plo, las con­di­cio­nes la­bo­ra­les. El re­sul­ta­do es apli­ca­ble a cual­quier ám­bi­to laboral; un co­no­ci­mien­to es­cru­pu­lo­so y ex­haus­ti­vo en la to­ma de de­ci­sio­nes; un buen pro­ce­so de for­ma­ción, re­clu­ta­mien­to y re­ten­ción; y un sis­te­ma eva­lua­dor ex­ce­len­te. La Cien­cia es Vi­da y co­mo en ella, to­dos so­mos ne­ce­sa­rios y com­ple­men­ta­rios. Cu­rio­sa­men­te am­bas tie­nen nom­bre de mu­jer.

Mi me­jor re­co­men­da­ción: huir de cual­quier ti­po de ex­tre­mis­mo, pues co­rre­mos el ries­go de des­truir lo que con vehe­men­cia se afir­ma.

THINKSTOCK

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.