Las far­ma­céu­ti­cas ten­drán un año de prue­ba pa­ra adop­tar el nue­vo có­di­go de bue­nas prác­ti­cas

El Có­di­go de Bue­nas Prác­ti­cas de la In­dus­tria Far­ma­céu­ti­ca les obli­ga a ha­cer un ‘strip­tea­se’ in­te­gral de sus re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas con el sec­tor y su po­lí­ti­ca de pro­mo­ción de me­di­ca­men­tos

El Economista - Sanidad - - SANIDAD - JUAN MAR­QUÉS

Los la­bo­ra­to­rios de­be­rán in­for­mar de las re­la­cio­nes que man­tie­nen con los pro­fe­sio­na­les y or­ga­ni­za­cio­nes sa­ni­ta­rias y de pa­cien­tes que im­pli­quen un pa­go eco­nó­mi­co o trans­fe­ren­cia de va­lor, se­gún la ter­mi­no­lo­gía del nue­vo Có­di­go de Bue­nas Prác­ti­cas que en­tró en vi­gor el pa­sa­do 1 de enero, y que in­te­gra en un úni­co do­cu­men­to de 64 pá­gi­nas los dos có­di­gos exis­ten­tes. Ten­drán un año de prue­ba pa­ra ren­dir cuen­tas con to­do lu­jo de de­ta­lles, co­mo exi­ge el Có­di­go que in­cor­po­ra la nor­ma­ti­va de la Fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Aso­cia­cio­nes de la In­dus­tria Far­ma­céu­ti­ca.

Los la­bo­ra­to­rios, a par­tir de en­ton­ces, ten­drán que pu­bli­car las do­na­cio­nes y sub­ven­cio­nes a or­ga­ni­za­cio­nes sa­ni­ta­rias, pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios o en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, lo que in­clu­ye, por ejem­plo, el de­ta­lle del mon­tan­te de las cuo­tas de ins­crip­ción en el ca­so de con­gre­sos cien­tí­fi­cos, los acuer­dos de co­la­bo­ra­ción y pa­tro­ci­nio o el cos­te de des­pla­za­mien­tos y alo­ja­mien­to, así co­mo los ho­no­ra­rios re­ci­bi­dos por ca­da pro­fe­sio­nal por la pres­ta­ción de ser­vi­cios.

Tam­bién es­ta­rán obli­ga­dos a pu­bli­car un lis­ta­do con las or­ga­ni­za­cio­nes de pa­cien­tes a las que pres­ten apo­yo fi­nan­cie­ro o cual­quier otro ti­po de apo­yo sig­ni­fi­ca­ti­vo. In­clu­so en el ca­so de que el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio no con­sien­ta la pu­bli­ca­ción de sus da­tos, los la­bo­ra­to­rios de­be­rán in­for­mar de for­ma agre­ga­da so­bre el nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les que no au­to­ri­zan su di­fu­sión y el por­cen­ta­je que

re­pre­sen­tan so­bre el to­tal, así co­mo las can­ti­da­des in­ver­ti­das. Las far­ma­céu­ti­cas tam­bién ten­drán que des­cri­bir su sis­te­ma de impu­tación de pa­gos, tra­ta­mien­to de con­tra­tos de du­ra­ción su­pe­rior a un año o sus as­pec­tos fis­ca­les, en­tre otras nor­mas de obli­ga­do cum­pli­mien­to pa­ra los la­bo­ra­to­rios aso­cia­dos a Far­main­dus­tria in­clui­das en los in­for­mes anua­les de trans­pa­ren­cia.

El nue­vo mar­co de au­to­rre­gu­la­ción su­po­ne una vuel­ta de tuer­ca por des­te­rrar so­bor­nos y ma­las ar­tes en la pro­mo­ción de los me­di­ca­men­tos de pres­crip­ción y en sus re­la­cio­nes con los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y or­ga­ni­za­cio­nes de pa­cien­tes. La in­for­ma­ción de­be­rá ser de ac­ce­so li­bre por un pla­zo mí­ni­mo de tres años des­de su pu­bli­ca­ción en las pá­gi­nas web de los la­bo­ra­to­rios, se­gún el for­ma­to de plan­ti­lla re­co­gi­do en el Có­di­go. El di­rec­tor de la Uni­dad de Su­per­vi­sión Deon­to­ló­gi­ca de Far­main­dus­tria, Jo­sé Za­ma­rrie­go, con­si­de­ra que el nue­vo Có­di­go im­pli­ca­rá un cam­bio en la for­ma de tra­ba­jar de los la­bo­ra­to­rios que “de­pen­de­rá de có­mo asu­ma ca­da com­pa­ñía su com­pro­mi­so”, ex­pli­ca a la re­vis­ta Sa­ni­dad elE­co­no­mis­ta. “Cuan­do in­cor­po­ras luz en un sis­te­ma, tien­de a me­jo­rar por su pro­pia di­ná­mi­ca, lle­va a la me­jo­ra y ex­ce­len­cia en tus ac­ti­vi­da­des”, sos­tie­ne el res­pon­sa­ble de desa­rro­llar des­de 2004 ni­ve­les de au­to­rre­gu­la­ción más efec­ti­vos y de san­cio­nar a los la­bo­ra­to­rios que in­frin­jan el có­di­go éti­co. La in­dus­tria pre­ten­de de­mos­trar que to­das sus ac­tua­cio­nes y re­la­cio­nes res­pon­den a una “le­gí­ti­ma ne­ce­si­dad” pa­ra pre­ser­var su repu­tación. “Lo más im­por­tan­te es la pre­ven­ción, an­ti­ci­par­nos pa­ra evi­tar el con­flic­to”, se­ña­la Za­ma­rrie­go. “El sis­te­ma fun­cio­na de for­ma in­di­rec­ta y se for­ta­le­ce por­que dis­po­ne de un sis­te­ma de au­to­rre­gu­la­ción ayu­da, por ejem­plo en el ca­so de los ma­te­ria­les pro­mo­cio­na­les de los la­bo­ra­to­rios, a que las par­tes se pon­gan de acuer­do an­tes de so­me­ter­se al ar­bi­tra­je de la Uni­dad de Su­per­vi­sión o del Ju­ra­do”. Far­main­dus­tria con­fía en que el nue­vo Có­di­go con­tri­bu­ya a re­for­zar la con­fian­za en el sec­tor sa­ni­ta­rio y en la co­la­bo­ra­ción en­tre la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios.

Cla­ves del nue­vo có­di­go

Prohi­bi­ción de re­ga­los: los la­bo­ra­to­rios no po­drán in­cen­ti­var la pres­crip­ción, dis­pen­sa­ción o ad­mi­nis­tra­ción de me­di­ca­men­tos de pres­crip­ción con in­cen­ti­vos, pri­mas u ob­se­quios en efec­ti­vo o en es­pe­cie. Las úni­cas ex­cep­cio­nes son uten­si­lios de uso pro­fe­sio­nal en la prác­ti­ca mé­di­ca o far­ma­céu­ti­ca o ar­tícu­los de es­cri­to­rio que no su­peren los 10 eu­ros y no es­tén re­la­cio­na­dos con el me­di­ca­men­to de pres­crip­ción.

60 eu­ros por co­men­sal: los con­gre­sos y even­tos pro­fe­sio­na­les no po­drán in­cluir o pa­tro­ci­nar ac­ti­vi­da­des de en­tre­te­ni­mien­to o de ca­rác­ter lú­di­co, sal­vo al­muer­zos de tra­ba­jo o ce­nas de ga­la que, en to­do ca­so, ten­drán un cos­te má­xi­mo por co­men­sal de 60 eu­ros, im­pues­tos in­clui­dos. Se ve­ta, ade­más, la pre­sen­cia de acom­pa­ñan­tes.

Una re­gla bá­si­ca: en ca­so de du­da so­bre la ca­li­dad del pro­gra­ma pro­fe­sio­nal o el lu­gar ele­gi­do pa­ra ce­le­brar el ac­to o con­gre­so, las com­pa­ñías or­ga­ni­za­do­ras se de­ben pre­gun­tar si les gus­ta­ría que to­dos los de­ta­lles se co­no­cie­sen a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Do­na­cio­nes y sub­ven­cio­nes: só­lo es­tán per­mi­ti­das si tie­nen co­mo ob­je­ti­vo co­la­bo­rar con la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, la in­ves­ti­ga­ción, la do­cen­cia y for­ma­ción o la asis­ten­cia so­cial o hu­ma­ni­ta­ria. La com­pa­ñía de­be ade­más con­ser­var co­pia de di­chos do­cu­men­tos y no pue­den cons­ti­tuir un in­cen­ti­vo pa­ra re­co­men­dar la pres­crip­ción, com­pra, su­mi­nis­tro, ven­ta o ad­mi­nis­tra­ción de me­di­ca­men­tos.

Or­ga­ni­za­cio­nes de pa­cien­tes: la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca no so­li­ci­ta­rá, ni las or­ga­ni­za­cio­nes de pa­cien­tes asu­mi­rán, la pro­mo­ción es­pe­cí­fi­ca de un me­di­ca­men­to. Cual­quier ti­po de apo­yo se­rá siem­pre “cla­ra­men­te re­co­no­ci­do” por la in­dus­tria.

San­cio­nes eco­nó­mi­cas: la vul­ne­ra­ción del Có­di­go se cas­ti­ga con mul­tas que van des­de los 6.000 a 120.000 eu­ros en el ca­so de in­frac­cio­nes le­ves, a los 240.001 a 360.000 en in­frac­cio­nes muy gra­ves. Es­ta gra­da­ción de mul­tas aten­de­rá al ries­go pa­ra la sa­lud de los pa­cien­tes de la in­frac­ción o la re­in­ci­den­cia, en­tre otros cri­te­rios, y se ve­rá agra­va­da por su in­ten­cio­na­li­dad, be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co del la­bo­ra­to­rio o in­cum­pli­mien­to de las ad­ver­ten­cias pre­vias.

Tam­bién en In­ter­net: las com­pa­ñías de­be­rán in­cluir, de for­ma des­ta­ca­da, una ad­ver­ten­cia que in­di­que que la in­for­ma­ción que fi­gu­ra en la pá­gi­na web es­tá di­ri­gi­da ex­clu­si­va­men­te al pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio fa­cul­ta­do pa­ra pres­cri­bir o dis­pen­sar me­di­ca­men­tos.

Con­tra la com­pe­ten­cia des­leal: la in­for­ma­ción com­pa­ra­ti­va en­tre me­di­ca­men­tos de­be es­tar fun­da­men­ta­da y con­tras­ta­da cien­tí­fi­ca­men­te y las fuen­tes de­ben ser vá­li­das y ac­ce­si­bles al com­pe­ti­dor. Tam­po­co se pue­den com­pa­rar re­sul­ta­dos de di­fe­ren­tes es­tu­dios o en­sa­yos clí­ni­cos en un mis­mo cua­dro o grá­fi­co, sal­vo si la fuen­te es un me­ta-aná­li­sis.

GETTY

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.