CO­LO­RES EN EL MUN­DO EM­PRE­SA­RIAL

La vi­da es fu­gaz, así que me­jor en­cen­der una luz pa­ra ver­la con co­lor. Eso es lo que han de­bi­do de pen­sar las gran­des em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les que apues­tan por la cro­mo­te­ra­pia, la gran in­no­va­ción en el mun­do la­bo­ral

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL -

Es la gran in­no­va­ción en el mun­do la­bo­ral. El de­no­mi­na­do cul­to a la luz na­ce en Orien­te y de­be­mos re­mon­tar­nos a los per­sas co­mo el pri­mer pue­blo en uti­li­zar los co­lo­res co­mo mé­to­do cu­ra­ti­vo pa­ra pa­to­lo­gías de di­ver­sa ín­do­le. Ya Ave­rroes , gran fi­ló­so­fo y mé­di­co an­da­lu­sí, uti­li­za­ba pie­dras de co­lor co­mo len­tes que fil­tra­ban la luz so­lar. En 1933 el doc­tor Dins­hah Gha­dia­li pu­bli­có sus es­tu­dios en una en­ci­clo­pe­dia de tres to­mos con los tra­ta­mien­tos por com­bi­na­cio­nes del co­lor pa­ra más de 300 en­fer­me­da­des.

Des­de en­ton­ces has­ta nues­tros días, mu­chas son las evi­den­cias cien­tí­fi­cas que ava­lan el uso de las fre­cuen­cias de los ra­yos lu­mí­ni­cos con fi­nes te­ra­péu­ti­cos.

De mo­do muy ge­ne­ral, po­de­mos de­fi­nir el co­lor co­mo aque­lla per­cep­ción vi­sual ori­gi­na­da en el ce­re­bro cuan­do co­di­fi­ca e in­ter­pre­ta los men­sa­jes ner­vio­sos que en­vían los fo­to­rre­cep­to­res de la re­ti­na de los ojos. Es­tas es­truc­tu­ras ocu­la­res son ca­pa­ces de dis­tin­guir las di­fe­ren­tes lon­gi­tu­des de on­da del es­pec­tro elec­tro­mag­né­ti­co y su dis­tri­bu­ción ener­gé­ti­ca. Se tra­ta de un com­ple­jo pro­ce­so de ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­co-quí­mi­cas don­de ca­da co­lor de­pen­de de la lon­gi­tud de on­da emi­ti­da. Las lon­gi­tu­des de on­da emi­ti­das va­rían des­de 400 na­nó­me­tros del co­lor azul has­ta los 780 na­nó­me­tros del co­lor ro­jo in­ten­so. El ojo hu­mano só­lo per­ci­be las lon­gi­tu­des de on­da cuan­do la ilu­mi­na­ción es abun­dan­te. Con po­ca luz só­lo so­mos ca­pa­ces de ver en blan­co y ne­gro. El co­lor blan­co re­sul­ta de la su­per­po­si­ción de to­dos los co­lo­res. El ne­gro, en cam­bio, es la au­sen­cia de co­lor.

Los ex­per­tos en cro­mo­te­ra­pia afir­man que el te­ji­do epi­dér­mi­co al re­ci­bir el es­tí­mu­lo de la luz co­lo­rea­da, con una fre­cuen­cia de­ter­mi­na­da, es ca­paz de trans­mi­tir in­for­ma­ción a las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas pa­ra con­se­guir una de­ter­mi­na­da fun­ción ce­lu­lar y or­gá­ni­ca.

La so­cie­dad ac­tual exi­ge asu­mir una im­por­tan­te res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de las em­pre­sas y bus­car he­rra­mien­tas efec­ti­vas que ele­ven la ca­li­dad de la vi­da la­bo­ral de sus em­plea­dos, lo que pro­por­cio­na un va­lor aña­di­do a su ima­gen y un ele­men­to más pa­ra con­so­li­dar sus com­pro­mi­sos cor­po­ra­ti­vos.

Al­gu­nas em­pre­sas pio­ne­ras han en­ten­di­do que los co­lo­res del am­bien­te que nos ro­dea, en el lu­gar de tra­ba­jo, pue­den es­tar di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral. Tal es el ca­so de la em­pre­sa co­rea­na Sam­sung, lí­der en el sec­tor de la

elec­tró­ni­ca de con­su­mo, y que con la mi­ra­da pues­ta en el fu­tu­ro ha co­men­za­do a di­se­ñar es­pa­cios fí­si­cos sa­lu­da­bles pa­ra sus em­plea­dos en fun­ción del co­lor que les ro­dea du­ran­te la jor­na­da la­bo­ral. Se con­tem­pla la pre­sen­cia de plan­tas en pa­si­llos y des­pa­chos. El co­lor ver­de de las mis­mas, es el de la na­tu­ra­le­za y sím­bo­lo de vi­da y re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar. Se re­la­cio­na con el co­ra­zón y equi­li­bra el sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo. El ver­de bri­llan­te apor­ta cal­ma, tran­qui­li­dad y es­pe­ran­za al tiem­po que con­tri­bu­ye a re­du­cir la an­sie­dad y nor­ma­li­za el rit­mo sue­ño­vi­gi­lia. En el ám­bi­to qui­rúr­gi­co el co­lor ver­de azu­la­do su­po­ne un des­can­so per­fec­to pa­ra los ojos de un ci­ru­jano, al ser com­ple­men­ta­rio del ro­jo de la san­gre.

Se apues­ta tam­bién por el co­lor azul en sa­las de jun­tas y au­di­to­rios. Es un co­lor aso­cia­do con el po­der de la pa­la­bra y la vo­lun­tad. Re­du­ce la ten­sión mus­cu­lar, la irri­ta­bi­li­dad y con­tri­bu­ye a me­jo­rar las in­fla­ma­cio­nes de gar­gan­ta co­mo las te­mi­das fa­rin­gi­tis. El ama­ri­llo se re­ser­va a los es­pa­cios de for­ma­ción co­mo au­las y bi­blio­te­cas. Es el co­lor de los cam­bios de es­ta­ción y sim­bo­li­za el es­ta­do de aler­ta. Ac­túa so­bre el sis­te­ma ner­vio­so en re­la­ción al apren­di­za­je y la aten­ción. Es pre­fe­ri­ble la in­ten­si­dad te­nue, pues el ama­ri­llo de­ma­sia­do bri­llan­te pue­de cau­sar irri­ta­ción.

Los lu­ga­res de des­can­so y ocio en­tre los em­plea­dos, se pue­den be­ne­fi­ciar del co­lor na­ran­ja que ac­túa en la cor­dia­li­dad y la bon­dad. Sim­bo­li­za el ama­ne­cer y el tiem­po del des­per­tar.

Al co­lor ro­jo se le re­la­cio­na con la fuer­za, el em­pren­di­mien­to y la ac­ción. El efec­to es­ti­mu­lan­te ha­ce que deba ser usa­do con mo­de­ra­ción en los cen­tros de tra­ba­jo.

El co­lor mo­ra­do se ha uti­li­za­do en pa­re­des, co­lum­nas y sue­los de par­kings y ga­ra­jes, al re­la­cio­nar­se con efec­tos po­si­ti­vos fren­te a los do­lo­res de ca­be­za o mi­gra­ñas que, sin du­da, pue­den apa­re­cer a la en­tra­da o la sa­li­da del tra­ba­jo.

En la cro­mo­te­ra­pia co­mo tra­ta­mien­to mé­di­co com­ple­men­ta­rio a la me­di­ci­na tra­di­cio­nal pue­den uti­li­zar­se va­rios mé­to­dos. Lo ha­bi­tual es el uso de la pro­yec­ción de luz de co­lor so­bre el cuer­po del pa­cien­te, en fun­ción de sus ne­ce­si­da­des. Bas­ta con una lám­pa­ra del co­lor co­rres­pon­dien­te o una luz blan­ca an­te la cual se in­ter­po­nen los fil­tros de co­lor. Se han des­cri­to ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción cro­má­ti­ca, las vi­sua­li­za­cio­nes de de­ter­mi­na­dos co­lo­res e in­clu­so agua ex­pues­ta a luz de co­lor.

Al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas ac­tua­les que­dan orien­ta­das a eva­luar la uti­li­za­ción de la luz de co­lor pa­ra dis­mi­nuir el do­lor fí­si­co co­mo com­ple­men­to al efec­to de los anal­gé­si­cos tra­di­cio­na­les y, con ello, po­der au­men­tar la sen­sa­ción de bie­nes­tar per­ci­bi­da por un pa­cien­te. Sir­va de ejem­plo el pio­ne­ro pro­yec­to del Hos­pi­tal In­fan­til Ni­ño Je­sús de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, con la re­mo­de­la­ción de su Uni­dad de Tras­plan­tes de Pro­ge­ni­to­res He­ma­to­po­yé­ti­cos don­de se uti­li­za la luz y los co­lo­res pa­ra trans­mi­tir tran­qui­li­dad e in­ten­tar me­jo­rar y po­ten­ciar el es­ta­do de áni­mo y las emo­cio­nes po­si­ti­vas de los pa­cien­tes que han de so­me­ter­se a con­di­cio­nes de ais­la­mien­to for­za­do. El sis­te­ma de ilu­mi­na­ción es de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y se acom­pa­ña de con­tro­les mi­nu­cio­sos y fil­tros de al­ta efi­ca­cia.

THINKSTOCK

Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

EE

Hos­pi­tal Ni­ño Je­sús, en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.