To­le­ran­cia a la le­che de va­ca: im­pli­ca­cio­nes y be­ne­fi­cios

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Car­men Ri­bes-Ko­ninckx Pre­si­den­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Gas­troen­te­ro­lo­gía, He­pa­to­lo­gía y Nu­tri­ción Pe­diá­tri­ca Es­te ti­po de aler­gia re­pre­sen­ta un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca de pri­me­ra mag­ni­tud por el im­pac­to en el pro­pio desa­rro­llo del ni­ño, el en­torno fa­mi­liar y el ele­va­do cos­te eco­nó­mi­co si la aler­gia per­sis­te

La aler­gia a la pro­teí­na de la le­che de va­ca (APLV) es de las más fre­cuen­tes en lac­tan­tes y ni­ños me­no­res de 3 años, por de­trás del pes­ca­do y el hue­vo, pe­ro es la pri­me­ra en apa­re­cer por ser el pri­mer ali­men­to que in­gie­re el be­bé. Pre­sen­ta una pre­va­len­cia al­re­de­dor del 5 por cien­to en nues­tro país.

Es­ta aler­gia pue­de cau­sar pro­ble­mas digestivos, di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria, erup­cio­nes cu­tá­neas o in­fla­ma­ción fa­cial y se pro­du­ce cuan­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de un ni­ño iden­ti­fi­ca las pro­teí­nas con­te­ni­das en la le­che de va­ca co­mo ex­tra­ñas, reac­cio­nan­do fren­te a ellas. Ac­tual­men­te, an­te es­tos ca­sos, el tra­ta­mien­to con­sis­te en rea­li­zar una die­ta exen­ta de pro­teí­nas de le­che de va­ca. Por lo tan­to, es­to li­mi­ta­rá la die­ta del ni­ño que no pue­de con­su­mir nin­gún pro­duc­to ela­bo­ra­do a ba­se de le­che de va­ca. Tan­to des­de el pun­to de vis­ta clí­ni­co co­mo des­de su pers­pec­ti­va so­cial, es­ta es una aler­gia com­ple­ja es­pe­cial­men­te por la va­rie­dad de res­pues­tas anó­ma­las, alér­gi­cas y no alér­gi­cas que pro­du­ce la le­che. Es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar la aler­gia a la pro­teí­na de la le­che de va­ca me­dia­da por reac­cio­nes alér­gi­cas rá­pi­das, de la aler­gia o in­to­le­ran­cia di­ges­ti­va, mu­cho más fre­cuen­te y en la que in­ter­vie­nen me­ca­nis­mos de res­pues­ta más len­tos; es­ta for­ma de aler­gia pre­sen­ta una gra­ve­dad muy va­ria­ble y un am­plio es­pec­tro de sín­to­mas clí­ni­cos, di­fi­cul­tan­do su diag­nós­ti­co. Con­si­de­ra­ción apar­te me­re­ce la in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa que es debida a la fal­ta (to­tal o par­cial) de la en­zi­ma lac­ta­sa, lo que di­fi­cul­ta la me­ta­bo­li­za­ción de la lac­to­sa. El pro­nós­ti­co de la APLV es bueno, ya que es­tá de­mos­tra­do que el 80 por cien­to de los alér­gi­cos con­si­guen la to­le­ran­cia con el tiem­po.

El in­cre­men­to ob­ser­va­do en los úl­ti­mos años en la pre­va­len­cia de aler­gias ali­men­ta­rias mo­ti­va un im­por­tan­te in­te­rés cien­tí­fi­co por es­te te­ma. De he­cho, en la 46ª Reunión Anual de la ESPGHAN (So­cie­dad Eu­ro­pea de Gas­troen­te­ro­lo­gía in­fan­til, He­pa­to­lo­gía y Nu­tri­ción) se han pre­sen­ta­do los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio so­bre la ad­qui­si­ción de la to­le­ran­cia a la pro­teí­na de la le­che de va­ca, pu­bli­ca­do en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta The Jour­nal ofPe­dia­trics. Es­te es­tu­dio de­mos­tra­ba que un im­por­tan­te nú­me­ro de ni­ños con APLV que re­ci­bie­ron una fór­mu­la ex­ten­sa­men­te hi­dro­li­za­da de ca­seí­na que in­clu­ye Lac­to­ba­ci­llus rham­no­sus GG (LGG), ad­qui­rie­ron más rá­pi­da­men­te la to­le­ran­cia a la pro­teí­na de la le­che de va­ca (PLV) que aque­llos que re­ci­bie­ron otras fór­mu­las in­fan­ti­les.

Es im­por­tan­te con­cien­ciar e in­for­mar tan­to a los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios co­mo a la po­bla­ción so­bre es­ta en­fer­me­dad pa­ra

evi­tar con­fu­sio­nes en el diag­nós­ti­co y ofre­cer una me­jor aten­ción al pa­cien­te. Por es­te mo­ti­vo, se ce­le­bró el pa­sa­do 23 de enero, en el Hos­pi­tal La Fe de Va­len­cia, la jor­na­da Ad­qui­si­ción de una rá­pi­da to­le­ran­cia oral a la pro­teí­na de le­che de va­ca:

im­pli­ca­cio­nes y be­ne­fi­cios, or­ga­ni­za­da por Mead John­son Nu­tri­tion, en la que se tra­ta­ron es­tos pro­ble­mas a los que se en­fren­tan los pa­cien­tes y sus fa­mi­lia­res.

Se­gún las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes de es­te en­cuen­tro, más de un 3 por cien­to de los ni­ños de to­do el mun­do me­no­res de 12 años su­fren APLV. His­tó­ri­ca­men­te, un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo de los ni­ños con es­ta aler­gia, no ad­quie­re la to­le­ran­cia has­ta los 3 ó 5 años de edad. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los ni­ños alér­gi­cos que ad­quie­ren la to­le­ran­cia oral a la PLV me­dian­te el tra­ta­mien­to con fór­mu­las hi­dro­li­za­das de ca­seí­na con el pro­bió­ti­co LGG, pue­den vol­ver a una die­ta nor­mal tras 12 me­ses de tra­ta­mien­to.

Es­te ti­po de aler­gia re­pre­sen­ta un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca de pri­me­ra mag­ni­tud por el im­pac­to en el pro­pio desa­rro­llo del ni­ño, la al­te­ra­ción del en­torno fa­mi­liar y en el pro­pio sis­te­ma de­bi­do al ele­va­do cos­te eco­nó­mi­co si la aler­gia per­sis­te.

Es­tá de­mos­tra­do que los ni­ños que su­fren APLV tie­nen peor ca­li­dad de vi­da que otros ni­ños a los que se les diag­nos­ti­can otro ti­po de en­fer­me­da­des que pue­den ser con­si­de­ra­das más gra­ves. Al­gu­nas de las sen­sa­cio­nes que su­fren es­tos ni­ños son es­trés, frus­tra­ción, in­com­pren­sión, ig­no­ran­cia y de­seo de ser

nor­mal y los pa­dres tam­bién su­fren las con­se­cuen­cias, en mu­chas oca­sio­nes se les con­si­de­ra exa­ge­ra­dos por los cui­da­dos que otor­gan a sus hi­jos. Ade­más, se­gún la evi­den­cia clí­ni­ca, los ni­ños con APLV pue­den lle­gar a vi­si­tar a su pe­dia­tra has­ta 18 ve­ces al año con el con­si­guien­te im­pac­to la uti­li­za­ción de re­cur­sos sa­ni­ta­rios.

Ade­más de los as­pec­tos clí­ni­cos a los que se en­fren­tan las fa­mi­lias con be­bés que su­fren APLV, hay un sen­ti­mien­to ge­ne­ra­li­za­do an­te el diag­nós­ti­co de des­in­for­ma­ción e in­clu­so cul­pa­bi­li­dad. La ac­ti­tud an­te el diag­nós­ti­co de­pen­de del mo­men­to en el que se pro­duz­ca y del tiem­po que tar­de en lle­gar. Los pa­dres que tar­dan mu­cho en re­ci­bir el diag­nós­ti­co de aler­gia a la PLV sien­ten cier­to op­ti­mis­mo por sa­ber al fin de lo que se tra­ta y sa­ber que exis­te tra­ta­mien­to. Los pa­dres que tie­nen más de un hi­jo re­la­tan con­flic­tos con los her­ma­nos e in­clu­so sen­ti­mien­tos de pe­na por­que no pue­dan co­mer lo mis­mo.

El fa­cul­ta­ti­vo de­be te­ner un buen co­no­ci­mien­to de la en­fer­me­dad, de su gran ver­sa­ti­li­dad, co­no­cer su pro­nós­ti­co y sa­ber ele­gir la me­jor die­ta des­de el mo­men­to ini­cial del tra­ta­mien­to. Con ello se con­se­gui­rá re­du­cir el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ad­qui­rir la to­le­ran­cia oral, re­cu­pe­ran­do la die­ta nor­mal y, por tan­to, me­jo­ran­do su ca­li­dad de vi­da. Una bue­na co­mu­ni­ca­ción in­ter­na en­tre los es­pe­cia­lis­tas que tra­tan es­ta pa­to­lo­gía pue­de ser cla­ve pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo.

Con­se­guir cuan­to an­tes la to­le­ran­cia oral a la PLV es im­por­tan­te pa­ra evi­tar tan­to com­pli­ca­cio­nes di­ges­ti­vas co­mo re­per­cu­sio­nes nu­tri­cio­na­les re­la­cio­na­das con las pro­pias die­tas res­tric­ti­vas, pe­ro tam­bién con in­cum­pli­mien­tos o trans­gre­sio­nes de la mis­ma. Los or­ga­nis­mos cien­tí­fi­cos ofi­cia­les acon­se­jan una die­ta con pro­teí­na hi­dro­li­za­da pa­ra el tra­ta­mien­to de la aler­gia a la PLV y la adic­ción a es­tos pro­duc­tos de LGG po­dría ser un avan­ce esen­cial pa­ra nor­ma­li­zar cuan­to an­tes la die­ta de es­tos ni­ños.

Car­men Ri­bes-Ko­ninckx Pre­si­den­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Gas­troen­te­ro­lo­gía, He­pa­to­lo­gía y Nu­tri­ción Pe­diá­tri­ca Más de un 3 por cien­to de los ni­ños de to­do el mun­do me­no­res de 12 años su­fren APLV. Los ni­ños con es­te ti­po de aler­gia pue­den lle­gar a vi­si­tar a su pe­dia­tra has­ta 18 ve­ces al año, con el con­si­guien­te im­pac­to en la uti­li­za­ción de re­cur­sos sa­ni­ta­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.