UN CAM­BIO LA­BO­RAL SA­LU­DA­BLE

En los úl­ti­mos años han des­em­bar­ca­do las em­pre­sas ca­za­ta­len­tos, con­sul­to­ras es­pe­cia­li­za­das en con­se­guir un per­fil pro­fe­sio­nal de al­to ni­vel. Así que si la opor­tu­ni­dad lla­ma a tu puer­ta, abre y es­cú­cha­la. To­dos te­ne­mos ta­len­to y se­rá gran­de con in­sis­ten­cia

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

Ha­ce po­cos días, los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción se ha­cían eco del in­for­me in­ter­na­cio­nal Work­mo­ni­tor de Rands­tad, lí­der en ser­vi­cios de re­cur­sos hu­ma­nos, que eva­lúa las di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas de cam­biar de pues­to de tra­ba­jo en los pró­xi­mos me­ses. Se­gún el in­for­me, las ex­pec­ta­ti­vas de en­con­trar un em­pleo, si­mi­lar o di­fe­ren­te al ac­tual, han pa­sa­do del 40 por cien­to al 37 por cien­to. Por gé­ne­ro, las mu­je­res pre­sen­tan unas ex­pec­ta­ti­vas in­fe­rio­res a las de los hom­bres.

Mu­chos han pa­sa­do por al­to un da­to muy im­por­tan­te. El 61 por cien­to de los que dis­po­nen de bue­nas opor­tu­ni­da­des pa­ra un cam­bio la­bo­ral, desean lle­var­lo a ca­bo por una es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial que no les ofre­ce nin­gún ti­po de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal a pe­sar de me­re­cer­lo. Co­mo mu­chos di­cen, el ta­len­to se lle­ga a sen­tir in­có­mo­do y la sa­lud se re­sien­te. Nun­ca ol­vi­de­mos que el or­ga­nis­mo hu­mano só­lo es ca­paz de man­te­ner­se sa­lu­da­ble si lo­gra­mos un equi­li­brio, aun­que sea su­til, en­tre to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la vi­da. Sin du­da, el mun­do la­bo­ral es una de ellas.

Ha­ce unos me­ses, el Lon­don Con­sul­ting group, en una am­plia re­vi­sión anual a ni­vel in­ter­na­cio­nal, po­nía de ma­ni­fies­to la ten­den­cia, en tiem­pos de cri­sis la­bo­ral, ha­cia la per­ma­nen­cia de pro­fe­sio­na­les en una mis­ma em­pre­sa guia­da por el sen­ti­mien­to de se­gu­ri­dad, con­fun­dién­do­lo con fi­de­li­dad y com­pro­mi­so ins­ti­tu­cio­nal.

Vi­vi­mos en tiem­pos con va­lo­res con­fu­sos, en los que cues­ta pre­miar las for­ma­cio­nes aca­dé­mi­cas ex­ce­len­tes y el ta­lan­te mo­ti­va­dor. Ya lo di­jo el gran eco­no­mis­ta fran­cés Jean Bap­tis­te Say y es que “una de las ma­yo­res prue­bas de me­dio­cri­dad la­bo­ral es no acer­tar a re­co­no­cer el pres­ti­gio pro­fe­sio­nal y la for­ma­ción de otros”.

En el mun­do an­glo­sa­jón se ha acu­ña­do el tér­mino happys­hif­ter, que en­glo­ba a los pro­fe­sio­na­les que prio­ri­zan la fe­li­ci­dad en el em­pleo a tra­vés de la pro­mo­ción la­bo­ral, vien­do pre­mia­dos los lo­gros y re­ci­bien­do apo­yo pa­ra em­pren­der nue­vos pro­yec­tos. Sin ol­vi­dar la con­fian­za de los car­gos su­pe­rio­res y di­rec­ti­vos in­me­dia­tos, el res­pe­to y el or­gu­llo de per­te­nen­cia. La Unión Eu­ro­pea, tras la II Con­fe­ren­cia de Em­pleo Jo­ven, es­tá tra­ba­jan­do con los Es­ta­dos miem­bros, con una par­ti­ci­pa­ción enor­me­men­te ac­ti­va por par­te del Mi­nis­te­rio de Em­pleo es­pa­ñol, los sin­di­ca­tos y las em­pre­sas, pa­ra in­cluir en los ser­vi­cios de Se­gu­ri­dad e Hi­gie­ne en los cen­tros de tra­ba­jo, me­di­das que per­mi­tan re­co­no­cer y pre­miar la ex­ce­len­cia pro­fe­sio­nal. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ad­vier­te del agra­va­mien­to de pa­to­lo­gías cró­ni­cas ta­les co­mo la hi­per­ten­sión ar­te­rial, la dia­be­tes o la hi­per­co­les­te­ro­le­mia, en per­so­nas in­fra­va­lo­ra­das pro­fe­sio­nal­men­te.

Con el ob­je­ti­vo de me­dir el im­pac­to so­bre la sa­lud de los em­plea­dos del desa­rro­llo y re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal, se han rea­li­za­do al­gu­nos es­tu­dios em­pí­ri­cos, don­de las es­tra­te­gias de

un en­torno sa­lu­da­ble y me­di­das pa­ra re­te­ner el ta­len­to em­pre­sa­rial se im­plan­ta­ron ha­ce ya al­gu­nos años. Uno de los es­tu­dios más re­le­van­tes es el rea­li­za­do por The Na­tio­nal Ins­ti­tu­te for Oc­cu­pa­tio­nal Sa­fety and Health (Niosh), so­bre un mi­llón de tra­ba­ja­do­res, lo que apor­ta una con­si­de­ra­ble sig­ni­fi­ca­ción y ro­bus­tez es­ta­dís­ti­ca. Los re­sul­ta­dos ofre­cen da­tos fia­bles so­bre el im­pac­to de los pro­gra­mas de pro­mo­ción pro­fe­sio­nal y com­pen­sa­ción en las em­pre­sas, me­jo­ran­do los ni­ve­les de ab­sen­tis­mo y pro­duc­ti­vi­dad así co­mo un des­cen­so en los cos­tes me­dios eco­nó­mi­cos.

El fu­tu­ro de la pre­ven­ción la­bo­ral pa­sa, co­mo se ha afir­ma­do en múl­ti­ples oca­sio­nes, por la im­plan­ta­ción de pro­gra­mas de bie­nes­tar que es­tén a dis­po­si­ción de los em­plea­dos y sus fa­mi­lia­res. In­clu­yen ase­so­ra­mien­to nu­tri­cio­nal, ven­ta de co­mi­da sa­lu­da­ble en el lu­gar de tra­ba­jo, clubs y cen­tros de ac­ti­vi­da­des fí­si­cas y de­por­ti­vas y me­di­das con­tra el ta­ba­quis­mo. En Reino Uni­do, al­gu­nas em­pre­sas han co­men­za­do a in­cluir en sus pro­gra­mas de bie­nes­tar me­di­das pa­ra eva­luar el gra­do de sa­tis­fac­ción pro­fe­sio­nal de sus em­plea­dos. Anual­men­te se ofre­cen pro­mo­cio­nes de ni­vel, con­so­li­da­ción de com­ple­men­tos y me­jo­ras en el pues­to de tra­ba­jo. El Co­mi­té de Eva­lua­ción y Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal, in­te­gra­do por re­pre­sen­tan­tes de los ser­vi­cios di­rec­ti­vos, ge­ren­cia­les, re­cur­sos hu­ma­nos y man­dos in­ter­me­dios ana­li­zan la for­ma­ción, tra­yec­to­ria y lo­gros de ca­da uno de los em­plea­dos. El pro­ce­so es au­di­ta­do por un ser­vi­cio ex­terno que ga­ran­ti­za la ob­je­ti­vi­dad de las elec­cio­nes. Na­die que­da ex­clui­do, pues a to­dos co­rres­pon­de­rá un gra­do de com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca o de con­so­li­da­ción en el pues­to de tra­ba­jo.

El bench­mar­king in­ter­na­cio­nal mues­tra que exis­te un in­te­rés cre­cien­te por con­ser­var y fo­men­tar el ta­len­to pro­fe­sio­nal a cual­quier ni­vel, al tiem­po que sur­ge un enor­me cam­po de ac­ción y me­jo­ra. Es res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­rial la pro­mo­ción la­bo­ral de sus em­plea­dos.

El em­pre­sa­rio ha­brá de te­ner en cuen­ta di­ver­sos as­pec­tos im­por­tan­tes. Es ne­ce­sa­ria una eva­lua­ción pre­via que per­mi­ta co­no­cer el ni­vel y ca­pa­ci­ta­ción de ca­da uno de los in­te­gran­tes de una plan­ti­lla. Hay que po­ner en mar­cha me­ca­nis­mos de sen­si­bi­li­za­ción e in­for­ma­ción pa­ra los tra­ba­ja­do­res en ma­te­ria de ob­je­ti­vos y pro­duc­ti­vi­dad per­so­nal. Se ha de con­tar con re­cur­sos pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des for­ma­ti­vas de los em­plea­dos. Y, por su­pues­to, de­ben evi­tar­se me­di­das que pue­dan se per­ci­bi­das co­mo dis­cri­mi­na­to­rias. Ade­más, to­da es­tra­te­gia de ges­tión pro­fe­sio­nal en el en­torno la­bo­ral de­be te­ner muy en cuen­ta las cues­tio­nes re­la­ti­vas a la con­fi­den­cia­li­dad res­pec­to a la in­for­ma­ción per­so­nal.

GETTY

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.