INES­TA­BI­LI­DAD LA­BO­RAL Y BRU­XIS­MO

En­tre un 10 por cien­to y un 30 por cien­to de la po­bla­ción ge­ne­ral su­fre es­ta pa­to­lo­gía, aun­que só­lo la mi­tad de los ca­sos lle­gan a ser bien diag­nos­ti­ca­dos y tra­ta­dos

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca

Ha­ce po­cos días la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Ame­ri­can

Jour­nal of Oto­laryn­go­logy, en un in­tere­san­te edi­to­rial, aler­ta­ba so­bre el lla­ma­ti­vo au­men­to de ca­sos de bru­xis­mo diag­nos­ti­ca­dos en los dos úl­ti­mos años. Los au­to­res con­clu­yen que la ines­ta­bi­li­dad la­bo­ral y eco­nó­mi­ca, re­pre­sen­ta­da a mo­do de des­pi­dos y ex­pe­dien­tes de re­gu­la­ción de em­pleo de los úl­ti­mos tiem­pos es la res­pon­sa­ble del in­cre­men­to, en más de un 40 por cien­to, de los pa­cien­tes con bru­xis­mo. Se tra­ta, pues, de un pro­ce­so pa­to­ló­gi­co muy a te­ner en cuen­ta en­tre los pro­fe­sio­na­les de la Me­di­ci­na La­bo­ral y los Ser­vi­cios de Pre­ven­ción.

El bru­xis­mo es un ac­to in­vo­lun­ta­rio de la mus­cu­la­tu­ra man­di­bu­lar que con­lle­va el apre­tar y re­chi­nar las es­truc­tu­ras den­ta­les. Es un pro­ce­so noc­turno y que­da cla­si­fi­ca­do den­tro de los trastornos del sue­ño co­mo una al­te­ra­ción del mo­vi­mien­to. Al ocu­rrir mien­tras se duer­me, la ma­yo­ría de los bru­xis­tas no sa­ben que lo son. Nues­tra ac­ti­vi­dad mo­to­ra oro­fa­cial se en­cuen­tra, fi­sio­ló­gi­ca­men­te, en ni­ve­les muy ba­jos du­ran­te el sue­ño, pe­ro su­fi­cien­tes pa­ra man­te­ner un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de la vía oral y fa­rín­gea. Pa­ra per­mi­tir, por ejem­plo, la de­glu­ción del ex­ce­so de mu­co­si­dad noc­tur­na. Los even­tos bru­xis­tas res­pon­den a con­trac­cio­nes fuer­tes, e in­clu­so rít­mi­cas, en el re­chi­nar de los dien­tes. Se de­no­mi­na bru­xis­mo cén­tri­co al apre­ta­mien­to y ex­cén­tri­co al que se pro­du­ce por fro­ta­mien­to de las es­truc­tu­ras den­ta­les. El bru­xis­mo diurno se re­la­cio­na con há­bi­tos co­mo mor­der­se los la­bios o co­mer­se las uñas, en­tre otros. La sin­to­ma­to­lo­gía es muy am­plia y di­ver­sa. Los sig­nos más evi­den­tes apa­re­cen en el pe­río­do de vi­gi­lia. Se pue­de en­con­trar do­lor en la re­gión man­di­bu­lar y en los oí­dos, ce­fa­leas, ri­gi­dez fa­cial y al­te­ra­cio­nes bu­co­den­ta­les con des­truc­ción del esmalte y la den­ti­na que fa­vo­re­cen la pér­di­da de pie­zas den­ta­rias. Pue­de apa­re­cer, tam­bién, sen­si­bi­li­dad den­tal al frío, el ca­lor y los ali­men­tos dul­ces. El diag­nós­ti­co di­fe­ren­cial ha de es­ta­ble­cer­se con otras cau­sas de des­gas­te y le­sio­nes den­ta­rias, co­mo pue­de ser la en­fer­me­dad gin­gi­val,

pro­ce­sos bac­te­ria­nos y ero­sio­nes quí­mi­cas. El do­lor oro­fa­cial de­be di­fe­ren­ciar­se de pro­ce­sos co­mo las neu­ral­gias, las mi­gra­ñas, y las si­nu­si­tis. Mu­chas teo­rías se han des­cri­to pa­ra ex­pli­car la apa­ri­ción del bru­xis­mo, sin em­bar­go, la ma­yo­ría de ellas su­gie­ren un ori­gen mul­ti­fac­to­rial. Hay fac­to­res in­trín­se­cos en re­la­ción a las ma­lo­clu­sio­nes den­ta­rias, mal­for­ma­cio­nes ar­ti­cu­la­res y óseas. Al­gu­nos es­tu­dios mues­tran aso­cia­cio­nes fa­mi­lia­res que im­pli­ca­rían un com­po­nen­te ge­né­ti­co en su apa­ri­ción. La fi­sio­lo­gía del sue­ño ha si­do am­plia­men­te es­tu­dia­da en la búsqueda de las cau­sas pa­ra es­te tras­torno. Sin em­bar­go, las va­ria­cio­nes in­di­vi­dua­les son muy gran­des co­mo pa­ra po­der lle­gar a de­ter­mi­nar un úni­co pa­trón pre­dis­po­nen­te. Lo cier­to es que el pa­trón de­fi­ni­do pa­ra un úni­co in­di­vi­duo, pue­de mos­trar al­te­ra­cio­nes muy lla­ma­ti­vas a lo lar­go de to­da su vi­da.

Exis­ten evi­den­cias de que el bru­xis­mo en ni­ños es di­fe­ren­te y con di­fe­ren­tes fac­to­res etio­ló­gi­cos que en los adul­tos. Es un pro­ce­so muy co­mún en ni­ños de 3 a 12 años de edad. Lo que aún se des­co­no­ce es el me­ca­nis­mo de tran­si­ción de un ni­ño bru­xis­ta a un adul­to bru­xis­ta. To­do un mun­do por ex­plo­rar. Sin du­da.

Den­tro de los fac­to­res psi­co­so­cia­les se ha lle­ga­do a cons­ta­tar la re­la­ción con el es­trés y la an­sie­dad. Hay al­gu­nos es­tu­dios que co­rre­la­cio­nan, con di­fe­ren­tes ni­ve­les de evi­den­cia, el es­trés diurno re­fe­ri­do por un pa­cien­te con la ac­ti­vi­dad elec­tro­mio­grá­fi­ca que pue­de ser me­di­da en un es­tu­dio du­ran­te el sue­ño. Otros es­tu­dios han exa­mi­na­do los ni­ve­les de ca­te­co­la­mi­nas en pa­cien­tes con bru­xis­mo, con­clu­yen­do que la epi­ne­fri­na y la do­pa­mi­na tie­nen fuer­te re­la­ción con su apa­ri­ción, apo­yan­do el con­cep­to de que el es­trés emo­cio­nal es un fac­tor im­por­tan­te en el desa­rro­llo del bru­xis­mo. En re­la­ción al tra­ta­mien­to, se han uti­li­za­do tra­di­cio­nal­men­te pro­tec­to­res den­ta­les o fé­ru­las con el ob­je­ti­vo de evi­tar el bru­xis­mo du­ran­te el sue­ño, y po­der pre­ve­nir los da­ños que se pue­den oca­sio­nar en los dien­tes y en la ar­ti­cu­la­ción tem­po­ro­man­di­bu­lar. A to­do ello se pue­den unir ejer­ci­cios de re­la­ja­ción, apli­ca­ción de ca­lor lo­cal, evi­tar co­mer ali­men­tos du­ros y dul­ces y otras recomendac­iones pa­ra con­se­guir dor­mir bien. Se acon­se­ja es­ta­ble­cer há­bi­tos que per­mi­tan con­ci­liar bien el sue­ño co­mo to­mar una ducha ca­lien­te an­tes de dor­mir, no ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co an­tes de acos­tar­se, evi­tar el ca­fé y el al­cohol.

Otras op­cio­nes pa­san por los sis­te­mas de or­to­don­cia pa­ra ajus­tar el pa­trón de mor­di­da y ali­near ade­cua­da­men­te los dien­tes. Si na­da de ello fun­cio­na, exis­ten re­cur­sos qui­rúr­gi­cos apli­ca­bles de ma­ne­ra in­di­vi­dua­li­za­da y per­so­nal.

Ca­da vez son más nu­me­ro­sos los em­pre­sa­rios sen­si­bi­li­za­dos con el he­cho de que la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral se pue­de ver con­di­cio­na­da por la ca­li­dad de vi­da de sus tra­ba­ja­do­res que, en mul­ti­tud de oca­sio­nes, son so­me­ti­dos a si­tua­cio­nes de ex­ce­si­vo es­trés. Más aún en tiem­pos de pre­ca­rie­dad la­bo­ral.

Por ello, a tra­vés de los Ser­vi­cios de Me­di­ci­na La­bo­ral se han pues­to en mar­cha cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción pa­ra la bue­na sa­lud bu­co­den­tal e, in­clu­so, en­tre los más in­no­va­do­res, se desa­rro­llan pro­yec­tos pa­ra el Es­tu­dio del Sue­ño. El ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio es brin­dar al tra­ba­ja­dor to­das las he­rra­mien­tas que per­mi­tan un ex­haus­ti­vo es­tu­dio que po­der des­cu­brir que el pro­ble­ma oro­fa­cial y bu­co­den­tal vie­ne da­do por el há­bi­to bru­xis­ta. Al ser un ac­to in­vo­lun­ta­rio, es di­fí­cil de pre­ve­nir y, por ello, es im­por­tan­te acu­dir a re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas pa­ra lo­grar un diag­nós­ti­co pre­coz y evi­tar po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios.

THINKSTOCK

THINKSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.