Far­main­dus­tria y Sa­ni­dad: un pac­to pa­ra sal­var los mue­bles

Se tra­ta de un pac­to de mí­ni­mos que al me­nos, pa­ra los la­bo­ra­to­rios, sal­va una si­tua­ción insostenib­le. El pre­cio pa­ga­do pa­ra ello es al­to. Se apro­ba­rán an­tes los me­di­ca­men­tos, pe­ro ten­drán el pre­cio más bajo de to­da la Unión Eu­ro­pea

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

La bue­na sin­to­nía per­so­nal en­tre la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ana Ma­to, y la pre­si­den­ta de Far­main­dus­tria, El­vi­ra Sanz, ha si­do sin du­da fun­da­men­tal en el pac­to que fir­ma­ron es­ta se­ma­na am­bas ins­ti­tu­cio­nes. El acuer­do, re­co­gi­do por am­bas par­tes co­mo un pro­to­co­lo de co­la­bo­ra­ción, ase­gu­ra que la Ad­mi­nis­tra­ción com­par­te el ob­je­ti­vo de que las in­no­va­cio­nes de me­di­ca­men­tos lle­guen a Es­pa­ña en el me­nor pla­zo po­si­ble y en con­di­cio­nes de equi­dad en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. La pa­tro­nal, por su par­te, afir­ma ser cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio. Co­mo es­ce­ni­fi­ca­ción de una bue­na sin­to­nía, el pac­to ha cum­pli­do su ob­je­ti­vo. La mi­nis­tra lo­gra un nue­vo acuer­do con el sec­tor, el úni­co que le fal­ta­ba, tras lle­gar a pac­tos pa­re­ci­dos con to­dos los pro­fe­sio­na­les -mé­di­cos, en­fer­me­ros y far­ma­céu­ti­cos-. Far­main­dus­tria sa­ca por su par­te la ima­gen de ser un sec­tor alia­do y fiel del sis­te­ma. Pe­se a los pro­ble­mas que aca­rrea el sec­tor, la pa­tro­nal se ha preo­cu­pa­do -so­bre to­do des­de la lle­ga­da a la pre­si­den­cia de El­vi­ra Sanz- de tras­la­dar un men­sa­je de búsqueda de acuer­do cons­tan­te. Far­main­dus­tria quie­re huir de la que­ja cons­tan­te y del pe­si­mis­mo. El re­sul­ta­do es es­te pac­to -de mí­ni­mos- fir­ma­do el pa­sa­do mar­tes. Ha ha­bi­do ce­sión por las dos par­tes y en él, el Mi­nis­te­rio se com­pro­me­te a ace­le­rar la apro­ba­ción y fi­nan­cia­ción de los úl­ti­mos me­di­ca­men­tos. La si­tua­ción es­ta­ba em­pe­zan­do a ser insostenib­le pa­ra las com­pa­ñías in­no­va­do­ras. Va­rios fár­ma­cos con­tra el cán­cer lle­va­ban ca­si dos años es­pe­ran­do el vis­to bueno -y el pre­su­pues­to- de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra en­trar en el sis­te­ma español, tras ha­ber si­do apro­ba­do ya en ca­si to­dos los paí­ses eu­ro­peos im­por­tan­tes. Pa­ra la in­dus­tria, so­bre to­do las mul­ti­na­cio­na­les, es cla­ve es­te as­pec­to. El pre­cio pa­ga­do pa­ra ello es al­to. Se apro­ba­rán an­tes los me­di­ca­men­tos, pe­ro ten­drán el pre­cio más bajo de to­da la Unión Eu­ro­pea. Tan­to en los hos­pi­ta­les co­mo en las far­ma­cias. Hay que re­cor­dar que el pre­cio de los fár­ma­cos en Es­pa­ña ya es in­su­sual­men­te bajo. El pre­cio me­dio de los me­di­ca­men­tos dis­pen­sa­dos en el mer­ca­do far­ma­céu­ti­co español, en com­pa­ra­ción con los paí­ses de la Eu­ro­zo­na, es un 20 por cien­to in­fe­rior a la me­dia eu­ro­pea. Só­lo Por­tu­gal, Es­lo­va­quia y Es­to­nia es­tán por de­ba­jo de no­so­tros. Des­de lue­go no es la so­lu­ción ideal pa­ra los la­bo­ra­to­rios, pe­ro la si­tua­ción de re­tra­so en las apro­ba­cio­nes -349 días- era insostenib­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.